NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAargentinaARGENTINAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOperúPERÚusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

ACTUALIDAD

El khat, la ‘cocaína africana’, se expande por España

Originaria de África, se consume al masticar sus hojas o en infusión. Sus efectos alucinógenos son similares a los producidos por las anfetaminas.

Actualizado a
El 'Khat', la cocaína africana que se abre paso en España. Foto (Guardia Civil).

La detención del excónsul finlandés en Barcelona ha centrado toda la atención. Este hombre ha sido acusado de tráfico de drogas, concretamente, por su presunta posesión de la droga ‘khat’. Conocida como ‘Catha edulis’ y originaria de África, se consume al masticar sus hojas o mediante infusión.

Además, tanto en Europa como en Estados Unidos existe una amplio número de variantes sintéticas que son más peligrosas. Etiopía, Kenia y Yemen son algunos de los países africanos donde más se cultiva esta droga cuya comercialización está prohibida en casi todos los países europeos, además de Estados Unidos y Canadá. En el caso de España, se conoce esta planta desde el año 2014, año en que fue prohibida en Reino Unido. El Plan Nacional de Drogas ya dio cuenta de su consumo en 2018.

Por otra parte, en el año 2016, en Madrid los agentes de la Policía Nacional hallaron una maleta repleta de esta planta. “Son como espárragos trigueros en mal estado”, definió una empresa de mensajería madrileña a la Policía cuando se encontró con la maleta.

De hecho, en África el consumo está permitido y bien visto. En el continente africano justifican dicha decisión a los “efectos medicinales” y a la “ayuda para la contemplación religiosa”, especialmente en Etiopía. Sin embargo, su consumo sólo se permite para los hombres, mientras que las mujeres de los países africanos citados anteriormente, sólo pueden ocuparse la cosecha e incluso participar en la venta de la planta, pero en ningún caso de su consumo.

El khat se caracteriza por la presencia de dos principios activos, la catinona y la catina. Precisamente la denominación de ‘cocaína africana’, viene de los efectos alucinógenos que provoca el consumo de esta droga, y que son similares a los producidos por las anfetaminas. En cuanto a sus efectos, quienes han consumido esta droga aseguran que, a nivel psíquico, produce sensación de estimulación y euforia. Es decir, se sienten más felices y despiertos.

Su consumo provoca ansiedad y agresividad

Sobre los efectos psicológicos que deja el consumo de esta droga, según recoge un artículo publicado en la biblioteca virtual ‘SciELO España’, el khat trae consigo “un síndrome que potencia la acción estimulante central por los efectos simpaticomiméticos de la droga”.

En algunos casos, la ansiedad y la agresividad son sus efectos más inmediatos. Por otro lado, la citada biblioteca virtual advierte de posibles efectos cardiovasculares como un aumento de la presión sanguínea, del ritmo del corazón y de la temperatura. También menciona efectos endocrinos, ya que puede causar hiperglicemia en pacientes diabéticos si consumen esta droga. La inflamación de la boca o de los dientes también se encuentran entre las posibles consecuencias.

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?