FAMOSOS

La teoría sobre el verdadero gran amor de Aless Lequio: “Fue una persona que trabajó en Telecinco”

La periodista Beatriz Cortázar asegura que no fue Carolina Monje ni tampoco Raquel Rodríguez, sino otra persona vinculada a la cadena.

Actualizado a
La teoría sobre el verdadero gran amor de Aless Lequio: “Fue una persona que trabajó en Telecinco”

El lanzamiento de El chico de las musarañas, el libro que empezó Aless Lequio y terminó Ana Obregón, ha permitido conocer más detalles de la vida del joven que falleció de forma temprana con tan solo 27 años. En uno de los pasajes escrito por la presentadora se puede leer que es posible que Carolina Monje no fuera el gran amor de la vida de su hijo y este jueves la periodista Beatriz Cortázar lo ha confirmado durante su participación en El programa de Ana Rosa. Esta ha agregado además que tampoco fue Raquel Rodríguez, otra novia de Aless que se menciona en la obra.

Aquella historia de amor se acabó cuando el joven se fue a estudiar a Estados Unidos y lo que esa joven supuso para él solo lo sabe la gente que de verdad le conocía. Y esta persona trabajó en esta cadena”, expresó esta misma mañana en Telecinco. Su historia juntos, eso sí, no terminó por completo y a distancia siguieron manteniendo “una buenísima relación y mucho cariño”.

La carta de Aless Lequio ¿a su verdadero amor?

Aless Lequio y Carolina Monje se conocieron a finales de 2018 y la joven se convirtió en un gran apoyo para el hijo de Ana Obregón durante su enfermedad. Pero supuestamente Aless no se refiere a ella en ningún momento en las líneas que escribió para su libro, lo que ha aumentado una ola de rumores que se ha visto alimentada por la extensa carta que sí figura en la obra.

“Te escribo porque no te conozco. Si te conociera, las teclas de mi ordenador tendrían tanto polvo acumulado que mis frases serían un sinsentido, pero no es el caso. Hoy mis palabras pecan de elocuencia. Vivo anclado a la posibilidad de conocerte, pero ya no sé si lo haré en lo que me queda de vida. Ojalá estas palabras puedan crear un pedacito de realidad para poder llevarme el boli a la cama pensando que al menos existe en mi imaginación. Dentro de mí”.

Tengo cáncer, pero lo peor de todo, tengo miedo. Ya no sé si algún día seré capaz de sentir cómo eres y lo que podríamos llegar a ser, pero lo que sí puedo hacer ahora, en este mismo momento, es transmitir cómo no eres y, por lo tanto, acercarme un poquito más a la idea de lo que serías. Sé que no eres el amor de mi vida, porque serías la vida entera. Porque seríamos uno. Porque sería para siempre”, sentenció.