FAMOSOS

La conversación entre Juan Ortega y el padre de Carmen Otte que provocó la espantada

Según ha revelado Leticia Requejo en ‘TardeAR’, la mala relación entre el torero y su casi suegro saltó por los aires cuando el señor Otte le echó en cara su tardanza en hincar la rodilla.

Actualizado a
Carmen, la cardióloga que se iba a casar con el torero Juan Ortega y que acabó plantada en el altar

De vez en cuando asoman a la prensa rosa acontecimientos que rebosan atemporalidad y reflejan la inestabilidad de aquellos sucesos que son cotidianamente definidos como “del amor”. El último ha sido el protagonizado por el torero Juan Ortega, quien ha dejado plantada a su pareja, Carmen Otte Alba, en el altar. La ceremonia iba a tener lugar en Jerez de la Frontera con más de 500 invitados. Todo estaba listo para el ‘sí, quiero’. Todo, menos el novio.

A medida que transcurren los días van saliendo a la luz nuevas pistas, nuevos datos, nuevos motivos que buscan explicar la espontaneidad de lo ocurrido. Cómo alguien que se enfrenta a un toro puede huir de un casamiento. Según ha destapado Leticia Requejo en TardeAR, el detonante de la decisión fue la explosión de la tensión que mantenía el diestro con la familia de la novia, materializada en una conversación que mantuvieron el propio Juan Ortega con su casi suegro, el padre de Otte.

“Habéis conseguido lo que queríais”

Requejo dio la información a golpe de lectura. “No querrás tanto a nuestra hija cuando has tardado tanto en pedirle matrimonio”, iniciaba el primer mensaje del padre de la novia. “¿Cómo? Pero si al final habéis conseguido lo que queríais. Habéis conseguido que nos casemos cuando habéis querido y como habéis querido”, zanjaba el torero.

No era una conversación aleatoria, sino contextualizada en un supuesto enfrentamiento familiar. Sólo en ese caldo de cultivo podría entenderse la decisión de Ortega. “Esta relación dura siete años, pero en todas las decisiones han estado detrás los padres de ella. En concreto, el padre de ella”, ha revelado Requejo.

Posteriormente, la periodista daba algunas pinceladas que recorren el difícil cuadro de la pareja: “Juan se ha visto sometido por él. Cuando se fueron a vivir a Sevilla juntos, al señor Otte le pareció mal. Ha habido problemas entre las dos familias porque hace un año quería que él le pidiera matrimonio y estaba tardando mucho”.

El paradero de Juan Ortega

Otra de las incógnitas que ha rodeado este asunto ha sido la del paradero de Ortega. Y sobre esa cuestión han ahondado en Y ahora Sonsoles, donde Beatriz Cortázar ha contado en exclusiva que “el torero se ha refugiado precisamente con las personas que más le pueden entender en este momento, que es en casa de sus padres”.

La propia Cortázar ha hecho hincapié en que “no está viendo absolutamente anda” y que permanece “aislado en su mundo interior”. Además, ha compartido que sus padres fueron los primeros que se enteraron de su voluntad, traducida en una decisión que ha dejado a todo un país de piedra y a una novia confundida esperando en el altar.

Normas