JUSTICIA

El abogado de Rafael Amargo, sobre su estancia en prisión: “Dice que va a hacer una serie de Netflix”

Jaime Caballero, letrado del bailaor, ha sorprendido a los periodistas en la puerta de la prisión al asegurar que Amargo se encuentra muy cómodo en la cárcel.

Actualizado a
Europa Press

Ya han pasado más de 72 horas desde que Rafael Amargo entrase en la cárcel de Soto del Real. Había incumplido las condiciones de libertad que le fueron impuestas tras su detención el pasado verano y, al considerar la Fiscalía que eso entrañaba peligro de fuga, se ha decidido optar por una prisión preventiva para el bailaor. Su abogado, Jaime Caballero, que debe ir midiendo los próximos pasos, ha visitado la prisión en la que se encuentra el granadino después de tres días de incertidumbre. Y allí, en la puerta, frente a los medios, ha destapado lo “encantado” que está Amargo.

“Lo he visto muy bien. Francamente bien”, ha resumido el letrado en primera instancia, justo antes de confesar que la comodidad del bailaor, que ha sorprendido a todos, tampoco ha pasado desapercibida para él: “está en el módulo de ingreso pendiente todavía de que lo clasifiquen y dice que se encuentra perfectamente, que no tiene ningún tipo de problema de salud ni nada, y yo me he quedado sorprendido. Francamente, sorprendido en positivo”.

“Ya está rodeado de amiguetes”

Caballero también ha aportado algunos datos sobre cómo se desarrollarán los próximos días, así como las preferencias que tiene Amargo sobre aquello en lo que tiene poder de decisión. “Este fin de semana podrá recibir la visita de su familia, si es que quiere que vengan; aunque él en principio no quiere que venga nadie, dice que prefiere estar así. No quiere que su padre sufra y que tenga que verle ahí dentro”, ha revelado el letrado.

Rafael Amargo llegando a la prisión de Soto del Real / Europa Press
Ampliar
Rafael Amargo llegando a la prisión de Soto del Real / Europa PressEuropa Press TVEuropa Press

Pese a que sea esta su voluntad, el bailaor estaría, tal y como confirma su abogado, mejor que bien. “Acabo de hablar con él y me dice que ni siquiera toma nada para dormir y que la mayoría de los compañeros en admisión están tomando pastillas y medicación para poder dormir, y él duerme perfectamente”, ha revelado. Por si fuera poco, la comodidad se ha hecho persona en los patios de la prisión: “ya tiene en el módulo amigos, ya está rodeado de amiguetes y de aquí a nada estará bailando”.

Síntoma de su buen estado es que todavía conserva el buen humor. “Dice que está encantado y que va a hacer una serie de Netflix con su experiencia en la cárcel”, ha vacilado el letrado. Aunque en un principio se temió por su salud mental al internarle en una celda, finalmente el abogado ha insistido en que es ahí y no en un hospital donde quiere permanecer un Rafael Amargo que será juzgado el próximo mes de abril por la presunta venta de estupefacientes en el castizo barrio de Malasaña y su consecuente delito de salud pública.