TURISMO

Los pueblos más bonitos de Cataluña en 2021: ¿cuáles son los que tienen más encanto? 

Villas marineras de postal, poblaciones medievales y núcleos con un gran valor histórico y natural: estos son los pueblos catalanes que merecen una visita relajada.

0
  • los pueblos más bonitos de Cataluña

    Besalú (Girona)

    La villa de Besalú está situada en un importante y tradicional cruce de caminos al este de la Garrotxa. Bisuldunum, su nombre original, era una fortaleza entre dos ríos: el Fluvià, al sur y el Capellades, al norte. Besalú fue sede de un importante condado independiente. Cuenta con un conjunto histórico-artístico medieval considerado como uno de los más bien conservados de Catalunya. Forman parte de este conjunto la antigua iglesia del monasterio de Sant Pere del siglo XII, la iglesia de Sant Vicenç del siglo XII, la fachada de la antigua iglesia hospital de Sant Julià del siglo XII; la casa de Cornellà, y la sala gótica de la Cúria Real. Destaca toda la judería, y en especial el Miqvé o casa de baños rituales. El majestuoso puente románico sobre el río Fluvià también es digno de mención.

    FOTO: Maria Geli i Pilar Planagumà

    1 / 9

  • los pueblos más bonitos de Cataluña

    Cadaqués (Girona)

    Para la mayoría de cadaquesencs es especial, pero para quién no es cadaquesenc es más que especial, para muchos es una isla y para otros es lejano, para quién vive todo el año es parte de su vida y para quién viene de vacaciones es como su casa... muchas son las sensaciones, experiencias y valores que Cadaqués ofrece. Con una población que roza los 3.000 habitantes, su economía se fundamenta en el turismo, una actividad que año tras año se consolida como el principal motor económico del pueblo.

    FOTO: Wikipedia

    2 / 9

  • los pueblos más bonitos de Cataluña

    Calella de Palafrugell (Girona)

    Antiguas casas de pescadores con coloridos porticones, callejuelas que unen el mar con la iglesia, arcos desde los que se contemplan pequeñas islas que parecen hormigas, pequeñas playas familiares y tranquilas calas bajo acantilados rojos y pinos de un verde intenso. Calella de Palafrugell es la esencia del Mediterráneo. Es imprescindible paasear por el núcleo histórico de Port Bo y contemplar el mar desde Les Voltes.

    FOTO: catalunya.com

    3 / 9

  • los pueblos más bonitos de Cataluña

    Castellar de n'Hug (Barcelona)

    Castellar de n'Hug no puede negar su vinculación con el Parque Natural del Cadí-Moixeró. Los prados de alta montaña y los bosques albergan con celo la vida de rebecos y ciervos, zorros, garduñas, jabalíes, tejones y rapaces en pleno vuelo. El respeto que el pueblo ha demostrado a lo largo de su historia por la arquitectura popular, con piedra, madera y tejas, ha generado uno de los pueblos más bellos de Cataluña; pasear por sus calles es todo un descubrimiento.

    FOTO: catalunya.com

    4 / 9

  • los pueblos más bonitos de Cataluña

    Tossa de Mar (Girona)

    Situada entre la ciudad de Barcelona y la frontera francesa, Tossa es una antigua población de pescadores con un gran bagaje histórico, hoy convertida en conocido destino turístico de la Costa Brava. Aquí encontraréis toda la información necesaria para descubrir y disfrutar Tossa de Mar. Es un verdadero museo al aire libre. Sus vestigios prehistóricos dan paso a una Turissa romana, a una Tursa medieval y a una Tossa moderna convertida primero en refugio de artistas e intelectuales y más tarde en generosa anfitriona de turistas y visitantes.

    FOTO: Pako Osorio

    5 / 9

  • los pueblos más bonitos de Cataluña

    Pals (Girona)

    Pals es una de las villas más pintorescas de la Costa Brava, gracias a un núcleo antiguo de origen gótico que ha recuperado todo el esplendor después de una cuidada y completa restauración. El pueblo se encuentra situado en la cima del Puig Aspre, y el término municipal llega hasta la costa, con una larguísima playa, ideal para la práctica de deportes acuáticos. Son característicos del entorno de Pals los campos de arroz, herederos del entorno pantanoso que había antiguamente y que dan un encanto añadido. El Pedró, núcleo histórico de origen gótico, con unos rincones y una esencia medievales, es la parte más atractiva del municipio, que ofrece otros lugares de interés como los paisajes de los antiguos campos de arroz y las dunas.

    FOTO: catalunya.com

    6 / 9

  • los pueblos más bonitos de Cataluña

    Peratallada (Girona)

    Encumbrado sobre una roca, se alza Peratallada, uno de los núcleos medievales más importantes de Cataluña. Se trata de un magnífico conjunto arquitectónico presidido por un elegante castillo y rodeado de murallas y un foso, que ha sabido preservar perfectamente su antiguo aspecto feudal de calles estrechas y tortuosas, con entrantes y salientes. Aunque el origen de la villa es incierto, el topónimo de Peratallada está ya documentado del siglo X. Existen varias cavidades y surcos practicados en la roca viva, en diferentes sitios del recinto, que pueden responder a una población tal vez romana o prerromana. Como mínimo se sabe que Peratallada ya existía en la época altomedieval.

    FOTO: Jordi Gamero

    7 / 9

  • los pueblos más bonitos de Cataluña

    Rupit (Barcelona)

    Rupit es un encantador pueblo medieval enclavado teatralmente en un entorno natural espectacular, dentro del municipio de Rupit i Pruit. La piedra de las casas, las calles, las plazas y los puentes de la población parecen dialogar con la roca de los riscos y los bosques del Collsacabra que le sirven de contexto. Pasear y descubrir sus rincones es como viajar en el tiempo cuatro o cinco siglos al pasado, en un trayecto que permite encontrar la esencia de la tradición local.

    FOTO: Oriol Clavera

    8 / 9

  • los pueblos más bonitos de Cataluña

    Taüll (Lleida)

    Taüll es un encantador pueblecito de casas de piedra situado en un entorno natural pirenaico de primer orden, encaramado en el célebre valle de La Vall de Boí. Los paisajes del Parc Nacional d'Aigüestortes i Estany de Sant Maurici (Parque Nacional de Aigüestortes y Lago de Sant Maurici) son fabulosos, además de un escenario ideal para las actividades de turismo activo y los deportes de montaña, pero todavía los superan las iglesias románicas de Santa María y de San Clemente, ambas del siglo XII y declaradas Patrimonio de la Humanidad.

    FOTO: catalunya.com

    9 / 9