SU NOMBRE

La prometida de Nadal nunca fue Xisca, sino Meri Perelló

La joven, llamada por la prensa Xisca, en realidad era conocida en su círculo cercano como Meri, por eso ahora ha "cambiado".
Las parejas que ha tenido Jennifer López

La novia de Nadal nunca fue Xisca, sino Meri Perelló
Rindoff Petroff/Suu Getty Images

Rafa Nadal ha conseguido alzarse con su duodécimo Roland Garros y ha continuado aumentando su leyenda como el rey de la tierra batida. El balear ha arrasado un rival tras otro sobre el polvo de ladrillo de la pista Philippe Chatrier de París, en la gran final a Dominic Thiem y la prensa ha vuelto a poner en el foco su vida privada, un ámbito que Rafa siempre ha querido tener más reservado.

Al tenista de Manacor siempre le ha acompañado en la grada su pareja, la joven Xisca Perelló, con la que mantiene una sólida relación desde hace más de 12 años y con la que se casará el próximo otoño. Aunque en la actualidad se la empieza a conocer como Meri Perelló.

La joven siempre se ha mantenido en un discreto segundo plano, sin querer situarse nunca en primera plana mediática ni formar parte de la fama de Nadal. Quizás por eso es un personaje tan enigmático para la prensa del corazón.

La prensa la bautizó como "Xisca"

Aunque nunca han ocultado su relación, la pareja sí que ha sabido separar su vida privada de la imagen pública que rodea al mejor tenista español de la historia. En estos días, algunos medios se preguntan dos cosas sobre ellos: por qué no se casan y por qué ella ha "cambiado" de nombre.

Sobre lo primero, quizás es porque simplemente no ven necesario pasar por el altar para contentar a la prensa cuando llevan 12 años de relación. Sobre lo segundo, en realidad la "culpa" no es de la joven, sino de los medios de comunicación.

Siempre la han llamado Meri, y no Xisca

Desde que Nadal empezó a triunfar en la ATP, la prensa se refirió a María Francisca Perelló como "Xisca". Pero en realidad, el círculo más cercano a la joven, incluyendo el tenista, siempre se han referido a ella como "Meri".

Por eso, ahora que se la empieza a llamar de esa forma también a nivel mediático para referirse a ella, algunos se preguntan a qué se debe el cambio de apodo, pero en realidad es motivo de la incorrecta denominación que la prensa la atribuyó en un primer momento.