1 DE NOVIEMBRE

Celebraciones del Día de Todos los Santos en España

Repasamos algunas de las fiestas, tradiciones y costumbres más arraigadas de nuestro país
Premios Emmy 2017

Celebraciones del Día de Todos los Santos. Foto: Wikipedia

El 1 de noviembre, Día de todos los Santos, recordamos a los seres queridos que ya no nos acompañan y visitamos sus tumbas para llevarles flores frescas. Pero esta fecha también es un día de celebración y tradiciones que se han mantenido a lo largo de los siglos en todos los rincones de España.

Estas son algunas de las costumbres más arraigadas:

Canarias: la noche de Finaos

Los canarios celebran una tradición llamada la Noche de los Finaos en la que todos los miembros de la familia se reúnen en casa para recordar a sus muertos.

Según la costumbre, la abuela o la madre cuentan anécdotas de los familiares fallecidos mientras todos meriendan los frutos y licores típicos de la época: manzanas, castañas asadas, vino dulce, anís…

Pasado el tiempo la tradición salió a las calles de los pueblos donde se celebra con hogueras, música y baile. En algunas localidades como San Mateo, San Nicolás, Ingenio, Valsequillo o Teror, aún es se ven los ranchos de ánimas que pasan por las casas tocando sus guitarras y tambores pare recoger dinero que irá destinado a la celebración de misas por los difuntos.

Noche de Finaos. Foto: Wikipedia

Galicia: Samaín

La noche de Todos los Santos los gallegos celebran Samanín o Samhain, una tradición heredada de los celtas que celebraban el fin de la temporada de cosechas y la llegada del “Año Nuevo Celta” cada 31 de octubre.

En esta noche en la que el límite que separa el mundo de los muertos del de los vivos desaparece la tradición era decorar las casas con terroríficos adornos, meter velas en las calabazas para ahuyentar a los espíritus malignos.

Actualmente, en muchas aldeas gallegas los familiares salen a los cementerios a rezar por las almas de sus difuntos a la luz de las velas. Las mujeres limpian las lápidas y las llenan de flores durante el día.

En Samaín se celebra también el magosto: La fiesta consiste en realizar una hoguera y, una vez hay brasas, se castañas y se cuentan historias junto al fuego.

El magosto o castañada es una fiesta tradicional en el norte de España, por lo que también se da en Cantabria, Cataluña, Aragón, Asturias, las provincias leonesas que se celebra entre el 1 y el 11 de noviembre. Es también muy popular en Portugal, donde se llama magusto.

Magosto. Foto: Wikipedia

País Vasco: Gaztañerre Eguna

O lo que es lo mismo, la fiesta de la castaña asada. Una tradición gastronómica que reúne a familia y amigos para celebrar una merienda-cena donde no faltan los caracoles en salsa, motokil (masa de harina de maí) y ,como no, las castañas.

Antiguamente era una fiesta en la que solo participaban los hombres pero hoy en día es una celebración para todos. El gaztañarre eguna se ha trasladado de las casas a los restaurantes y bares de los pueblos donde homenajean así a sus difuntos.

La tradición está muy arraigada en los en municipios de Eibar, Ermua o Soraluze.

Alcalá de Henares: Don Juan Tenorio

Cada noche del 31 de octubre se reúnen en la localidad madrileña de Alcalá de Henares miles de personas para ver la representación de la obra de José Zorrilla "Don Juan Tenorio".

El espectáculo se lleva a cabo al aire libre, en cinco espacios distintos de la Huerta del Palacio Arzobispal es Fiesta de Interés Turístico Regional desde el año 2002.

La obra también puede verse en otros teatros madrileños durante las fiestas que llegan en esta comunidad con los típicos huesos de santo y los buñuelos de viento.

Extremadura: La Chaquetía

Los extremeño celebran su día de la Chaquetía donde niños y jóvenes son los protagonistas. Reunidos en le monte junto a sus amigos comennueces, castañas, almendras, higos y dulces caseros como el membrillo o las bollas.

Según la tradición, mientras los mayores estaban reunidos alrededor de unas migas o unas gachas, los niños salían por las calles del pueblo cantando canciones populares para pedir todos estos frutos otoñales, con los que después organizan su merienda campestre, a los vecinos

Localidades como Zafra, Torreorgaz, Mérida o Puebla de Alcocer aún mantienen esta tradición.

Cataluña: la castanyada

Esta fiesta cuyo origen es un antiguo ritual funerario del siglo XVIII tiene a la castaña asada como protagonista. Los catalanes celebran con esta tradición la estación del otoño y honran a sus muertos.

Castayada. Foto: Wikipedia

En sus orígenes, las familias se reunían alrededor de la mesa para recordar a sus difuntos mientras comían frutos típicos del otoño y panellet (dulces de mazapán y cubiertos de piñones) que actualmente inundan los escaparates de las pastelerías catalanas y que se acompañan de vino dulce de moscatel.

Los campaners, que tocaban las campanas de las iglesias durante toda la noche en memoria de los fallecidos y la castanyera, una mujer que vende castañas asadas calentitas envueltas en papel de periódico son las dos figuras más típicas de esta fiesta que también se celebra en Valencia, las Islas Baleares y Aragón.

Panellets. Foto: Wikipedia

Cádiz: la fiesta de Tosantos

Los gaditanos no salen disfrazados únicamente durante sus famosos carnavales. En su fiesta de Tosantos personas, animales y hasta las verduras del mercado son disfrazados.

Los puestos de los mercados municipales Central y Virgen del Rosario participan en el Concurso de Exornos recreando escenas cómicas con muñecos hechos con verduras, carnes, persacados y frutas con las que critican a políticos y personajes famosos.

Espectáculos musicales, conferencias y degustaciones completan esta fiesta en la que tampoco faltan castañas, las nueces y los dulces típicos de estas fechas.

Soria: Bécquer y El Monte de las Ánimas

Los sorianos rinden homenaje en la noche de los muertos a Gustavo Adolfo Bécquer y su obra “El Monte de las Ánimas” una leyenda de terror que transcurre en un monte de Soria.

Títeres gigantes, monjes templarios, esqueletos y otros espetros se reúnen el 31 de octubre en las calles de la ciudad bajo la luz antorchas y candiles hasta llegar al puente de piedra, lugar donde nace el Monte de las Ánimas para llevar encender una hoguera y llevar a cabo la lectura de la mítica leyenda.

Los más valientes caminarán después por las brasas creadas por la hoguera, mientras cientos de lámparas de papel son enviadas hacia el cielo.