WTA 1.000 | ROMA

Muguruza tira su partido contra la kazaja Putintseva

La española dejó escapar la victoria en su estreno cuando dominaba por 6-4, 5-4 y 30-0 a la kazaja, que le hizo decenas de dejadas a lo Alcaraz.

0
MADRID, SPAIN - MAY 01: Garbine Muguruza of Spain plays a forehand in her second round match against Anhelina Kalinina of Ukraine during day four of the Mutua Madrid Open at La Caja Magica on May 01, 2022 in Madrid, Spain. (Photo by Clive Brunskill/Getty Images)
Clive Brunskill Getty Images

Garbiñe Muguruza continúa negada. La española, que hace unos días se despidió en la segunda ronda del Mutua Madrid Open con una actuación horrorosa ante la ucraniana Ahnelina Kalinina, perdió a las primeras de cambio en el WTA 1.000 de Roma contra la kazaja Yulia Putintseva (27 años y 40ª del mundo), una rival que sólo la había ganado una vez, y por retirada, en tres enfrentamientos. Muguruza dominaba por 6-3, 5-4 y 30-0 y dejó escapar el triunfo con tres errores lamentables en el desempate del segundo set. En el tercero, apenas compitió (6-1), desfondada por las decenas de dejadas que le tiró Putintseva, sabedora de lo mucho que sufre Garbiñe, una tenista grande, cuando tiene que correr hacia adelante.

No está bien la caraqueña, que se saltó algunos torneos para tener un descanso que no le ha funcionado, y necesita averiguar los motivas que la han llevado a esta situación. En algunos momentos del partido, dio la impresión de que recuperaba el buen tono para emular sus buenas actuaciones en el Foro Itálico, donde fue semifinalista en 2016, 2017 y 2020. Pero se quedó sin recursos para contrarrestar el juego machacón de una rival que sólo le ganaba puntos con esas dejadas y con bolas altas que dificultaban la posibilidad de que Muguruza entrara con más precisión con el drive. En la red, no carbura y parece no encontrar la manera de mejorar. Sus oponentes lo saben y la atraen hacia esa zona en la que lo pasa realmente mal.

Putintseva, una jugadora muy fuerte y con un carácter endiablado (“Soy una gánster en la pista y un ángel fuera de ella”, reconoce), desfondó a la española con esa habilidad que está poniendo de moda Carlos Alcaraz y que no es fácil de ejecutar. De hecho, Garbiñe apenas utiliza ese recurso, como tampoco practica el revés cortado. Una combinación que jugadoras como Ons Jabeur están demostrando que funciona dentro de un circuito en el que predomina la potencia y la agresividad sin demasiado control. La escuela de la retirada Ashleigh Barty, vaya.

Tiempo para reaccionar

Será precisamente la tunecina, campeona el pasado sábado en Madrid, quien se enfrente a Yulia este jueves en octavos tras vencer por 7-5 y 6-2 a la australiana Ajla Tomljanovic. Muguruza, que está en una dinámica que recuerda a sus peores años, tiene una semana y media para intentar llegar decentemente (aunque es probable que ya no lo haga como top-10), y es muy capaz de hacerlo, a Roland Garros, donde fue campeona en 2016. Qué tiempos aquellos.