ATP FINALS

Djokovic, a semifinales con una demostración de fuerza

El serbio pasó por encima de Rublev en 68 minutos y está clasificado matemáticamente para los cruces como primero de grupo tras la baja de Tsitsipas.

Turín
0

Una máquina. Es lo que fue Novak Djokovic este miércoles en la segunda jornada del Grupo Verde en las ATP Finals. El serbio pasó por encima de un desdibujado Andrey Rublev, que pagó la novatada de enfrentarse por primera vez al número uno del mundo, que está ya en semifinales (es la 10ª vez que las alcanza en el torneo) tras ganar por 6-3 y 6-2 en 68 minutos. La victoria, unida a la baja de Stefanos Tsitsipas por lesión, le dieron el pase matemático a los cruces y como primero de la clasificación, por lo que su rival el sábado por un puesto en la final no será Daniil Medvedev, líder del Grupo Rojo.

Djokovic, que supera ya a Ivan Lendl en número de victorias en el Masters con 40 (sólo tiene por delante a Federer, que acumula 59), protagonizó una actuación exquisita al servicio, con un 87% de puntos ganados con primeros, después de su despiste inicial en el primer juego del partido, cuando encajó un break que supo recuperar más tarde.

Pese a esa buena intención del arranque, Rublev “no jugó a su mejor nivel”. Lo dijo Nole en su análisis de un partido, que pese a esa circunstancia, le deja muy contento. Desde el 3-3 de la primera manga, el parcial favorable al balcánico fue de 9-2. Entretanto, hizo gala se su elasticidad con un par de defensas increíbles. Ganó con mucha tranquilidad y sin apenas desgaste. Tampoco lo tendrá seguramente cuando se enfrente el viernes a Cameron Norrie, sustituto de Tsitsipas, en un duelo que será intrascendente para él. Rublev sí que se la jugará contra Ruud. El ganador pasará.

Está contento y se le nota. Suma 50 triunfos (27-1 en Grand Slams) en 2021, no es para menos. Al final del partido firmó le regaló una camiseta nueva a un niño, firmó muchos autógrafos, se hizo decenas de fotos con los móviles de los aficionados y hasta dejó que uno de ellos le besara. Un pequeño baño de multitudes que, por lo que se ve, le hacía falta y con el que repartió felicidad.

Resultados, clasificaciones y calendario.