1
2
3
Novak Djokovic
4
6
7
Roberto Bautista
6
4
6

MASTERS 1.000 CINCINNATI

Djokovic gana a Bautista y jugará su final ATP 114

El gran partido de Bautista no impidió el pase de Djokovic a la final de Cincinnati. Pese a sus molestias físicas y a ir por detrás en el marcador, el serbio no se entregó.

Roberto Bautista estuvo cerca de escribir este viernes en Nueva York una de esas páginas que hubieran sido inolvidables en la novela de su carrera. El español tuvo en la mano la victoria por cuarta vez consecutiva en pista dura ante uno de los mejores jugadores de la historia, el actual número uno, un caníbal que no renuncia a nada, por muy mermado que parezca: el gran Novak Djokovic. Pero la raza del serbio, su voracidad, lo impidieron (4-6, 6-4 y 7-6 (0)).

Tenía dolores en el cuello, la tripa revuelta, agotamiento... y aún así Djokovic no dejó escapar la posibilidad de igualar este sábado en la final de Cincinnati los 35 títulos de Masters 1.000 de Nadal (es el único que ha ganado los nueve). Nole jugará contra Milos Raonic (el canadiense venció por 7-6 (5) y 6-1 a Tsitsipas) su final ATP 114 en busca de su segundo trofeo en el torneo (lo levantó en 2018). Será a las 19:00 (#Vamos y Movistar Deportes).

A Bautista le queda el consuelo de haber hecho un gran campeonato, de quedarse cerca del top-10 de nuevo y afrontar con ilusión y esperanza el US Open que comienza el lunes. Chapeau. Su primer set fue magnífico. Llevó el ritmo del partido, y eso es mucho decir ante uno de los jugadores que mejor lo maneja de todo el circuito. El de Castellón tuvo paciencia para llevar al balcánico a intercambios largos que no le convenían y agotaban su paciencia, por lo que falló más de lo que en él es habitual. Pero no sólo contemporizó Roberto. Sacó más que bien, atacó cuando hizo falta y enseñó algunos buenos restos con los que logró romper dos veces el saque del líder del ranking. No se descompuso cuando tras el primer quiebre perdió su servicio. Siguió a lo suyo y con inteligencia montó trampas en la que Nole cayó con frecuencia. En fin, que dio un clínic de su estilo sobrio y rocoso.

A esas alturas de partido, Djokovic cabeceaba quejoso por su maltrecho cuello y para colmo, quizá por el efecto de los antiinflamatorios, empezó a molestarle el estómago. Después de sacar adelante con dificultades su segundo turno de saque en la segunda manga, el de Belgrado pidió tiempo muerto médico y recibió tratamiento pelín violento de fisioterapia, con mascarilla y visera, agobiante. Con ese aparente malestar continúo en la pelea, supuestamente mermado y con la mente puesta ya en estar en condiciones para el cercano US Open, pero con la calidad intacta. Viejo zorro. Así le llegaron dos bolas de break y la segunda no pudo salvarla Bautista (3-1). Nole consolidó su ventaja y llamó otra vez al fisio. Estrategia a falta de público, aunque hubo bastantes jugadores ociosos en la grada, varios españoles. Mucha dejada y movimiento. Rober peleó para salvar otra rotura y eso fue clave, porque inmediatamente después igualó el parcial con dos puntos memorables. En el segundo dejó tumbado al ogro. Y tercera salida del médico antes del 4-4. Ahora la fatiga le hacía verdadera mella y apretó Bautista, aunque con la pista cerrada por amenaza de lluvia, una circunstancia que siempre favorece a Nole, este cerró el parcial.

En el tercer set bajó el ritmo general. Y le vino bien a Bautista, que rompió el servicio de Djokovic para el 2-1 y saque. Sin embargo, le duró poco la alegría y su rival empató. El duelo se tornó en una especie de combate de boxeo de alto nivel con pocos errores, sobre todo por parte del ganador de 17 Grand Slams que no perdonó cuando tuvo ocasión y se lanzó a por el triunfo. Pero el partido tiraba a épico y Roberto lo niveló de nuevo. La magia del tenis. No se quedó ahí su reacción y un magnífico 4-0 le dio al menos la opción de un merecido desempate tras servir para ganar, aunque la victoria ante el mejor del mundo se le escapó. Y es que Djokovic no suele perder tie-breaks decisivos.

Resultados de la jornada.