MASTERS 1.000 CINCINNATI

El tenis también para: suspendida la jornada de hoy

El Masters 1.000 de Cincinnati sigue los pasos de la NBA y cesará su actividad este jueves. Naomi Oaska renunció a jugar como protesta por la desigualdad racial.

0
El tenis también para: suspendida la jornada de hoy
JASON SZENES EFE

Las protestas surgidas en Estados Unidos a raíz de un nuevo acto de abuso policial contra la población negra, en este caso el tiroteo a Jacob Blake, han llegado de lleno al deporte, y el tenis no se ha quedado al margen. Los primeros en parar la competición fueron los jugadores de los Milwaukee Bucks, seguidos por toda la NBA. Otras ligas como la MLB, la MLS o la WNBA también decidieron suspender algunos de sus encuentros.

Ahora, el movimiento llega al tenis. Primero, Naomi Osaka anunció que no jugaría su partido de semifinales. Unas horas después, la organización del Masters 1.000 de Cincinnati anunció la cancelación de los partidos que deberían disputarse a lo largo del jueves. El torneo se terminará de disputar, puesto que la competición se reanudará el viernes.

"Como deporte, el tenis está tomando colectivamente una postura contra la desigualdad racial y la injusticia social que ha sido empujada al primer plano en Estados Unidos. La USTA, el ATP Tour, y la WTA han decidido reconocer este momento en el tiempo pausando los partidos del torneo Western & Southern Open de este jueves 27 de agosto. El juego se reanudará el viernes 28 de agosto", rezaba el comentario en el que se anuncia la suspensión de la jornada.

Tras la cancelación de los partidos en la NBA y varias ligas más, Naomi Osaka, ex número uno mundial y ganadora de dos Grand Slam, anunció a través de su cuenta de Twitter que no disputaría el partido programado para este jueves, en el que se iba a enfrentar a la belga Elise Mertens por un puesto en la final del Masters 1.000 de Cincinnati. 

Osaka, de raza negra pues su padre es originario de Haití, nació en Japón, aunque desde los tres años reside en Estados Unidos y comparte la nacionalidad japonesa con la norteamericana. Desde el asesinato de George Floyd a manos de la policía, Naomi ha sido una de las tenistas más involucradas en las reivindicaciones raciales. Participó en un vídeo de ATP y WTA condenando el racismo, criticó duramente a Isner por un comentario del jugador, y en una carta abierta expresó su sentir sobre lo sucedido en Estados Unidos.

La japonesa siguió los pasos de otras estrellas del deporte y optó por plantarse, y finalmente todo el Masters 1.000 de Cincinnati ha acompañado su decisión. Este es el comunicado íntegro en el que Naomi Osaka anunciaba que no jugaría las semifinales del torneo:

Hola. Como muchos ya sabréis, tenía programado jugar mi encuentro de semifinales este jueves. Pero, antes de atleta, soy una mujer negra. Y como mujer negra siento que hay problemas mucho más importantes que necesitan atención inmediata, en lugar de verme jugar al tenis. No espero que ocurra nada drástico por el hecho de que no juegue, pero si puedo abrir un diálogo en un deporte de mayoría blanca, considero que es un paso en la dirección correcta. Presenciar el continuo genocidio de gente negra a manos de la policía me está revolviendo las tripas, honestamente. Estoy agotada de tener un hashtag nuevo cada pocos días, y estoy extremadamente cansada de tener esta conversación una y otra vez de nuevo.

¿Cuándo será suficiente? #JacobBlake, #BreonnaTaylor, #ElijahMcclain, #GeorgeFloyd.

Las primeras reacciones en el circuito a estas palabras no tardaron en llegar. El croata Milos Raonic, al término de su partido de cuartos de final en el que venció a Krajinovic, se enteró de la decisión de Osaka y apoyó a la tenista. "Un verdadero golpe, creo que eso es lo que hace el cambio. Para realmente hacer una diferencia, tiene que haber una unión de atletas. Se trata de dar un pequeño paso y luego buscar dar el siguiente pequeño paso", comentó Raonic.