Competición
  • Champions League
  • Mundial de Clubes

COPA DAVIS

Emoción, lágrimas y lealtad en el bando serbio tras la derrota

El capitán Zimonjic y Krajinovic lloraron, Troicki se derrumbó ("Hundí al equipo") y Tipsarevic intentó consolar a sus compañeros en la rueda de prensa: "No me habéis fallado".

Emoción y lágrimas en la rueda de prensa de Serbia
Alex Pantling Getty Images

La rueda de prensa de Serbia tras caer en cuartos de final de la Copa Davis ante Rusia se preveía seria, pero fue realmente emotiva por las reacciones de un grupo de jugadores que se mostraron completamente abatidos, igual que su capitán, el exdoblista Nenad Zimonjic, uno de los protagonistas del único título del equipo balcánico, el que conquistó en Belgrado en diciembre de 2010.

También estaban Djokovic, Tipsarevic y Troicki, que en aquella ocasión fue decisivo al ganar el último punto de la eliminatoria contra Francia y que está vez se autodefinió como villano tras perder el el dobles junto a Nole: "Ahora tengo la peor sensación de toda mi carrera, nunca la había tenido tan mala, ni siquiera en mi vida. Hundí al equipo y lo siento mucho. Me líe en momentos cruciales. Estoy muy enfadado conmigo mismo. Dios me ha quitado lo que me dio cuando fui el héroe la vez que acabamos campeones", dijo completamente desencajado, mientras sus compañeros negaban con la cabeza. Djokovic, que no quiso revelar lo que le había dicho a su compañero de dobles para intentar consolarlo, tiró de filosofía: "El tenis no es solo ganar o perder, no jugamos por eso. Queremos ganar en la vida y disfrutamos de lo que hacemos. Dicho esto, por supuesto que afecta al humor, y duele, duele mucho. Ahora estoy exhausto y con ganas de irme de vacaciones", dijo Nole.

Después intervino Zimonjic, que casi no pudo hablar y no logró contener las lágrimas en el momento de agradecer el trabajo y el compromiso de los jugadores "en el final de la generación de oro" de Serbia: "Ganamos y perdemos como equipo", no importa cuántos partidos gane o pierda cada jugador. Me hizo feliz ser jugador, amigo y ahora capitán de estos muchachos. Espero que haya otra generación con algunos de los que están aquí y Novak como líder". Muchos periodistas aplaudieron la sinceridad de los serbios y Tipsarevic, que se retira este año y a quien querían dedicarle otra Ensaladera, quiso hacer una declaración: "Me preguntan qué es lo mejor de mis 20 años de carrera. Lo mejor es que este deporte te hace puñeteramente duro. Son estas emociones, cuando quieres suicidarte tras días como este y luego luchas contra el viento. Compañeros, no acepto vuestras disculpas, porque ninguno me habéis fallado durante estos 20 años. No estoy de acuerdo contigo, Viktor. Dios no te ha quitado nada, tú nos trajiste este último punto. En este equipo, todos son mis hermanos y les doy las gracias". Mientras escuchaba, Krajinovic, derrotado ampliamente horas antes por Rublev, también lloró y se secó las lágrimas con la camiseta, mientras Troicki escondía la cabeza para ocultar su pesar.