US OPEN

Kyrgios llama "corrupta" a la ATP y después se disculpa

El australiano criticó duramente al organismo durante la rueda de prensa posterior a su victoria ante Steve Johnson en primera ronda del US Open.

Nick Kyrgios celebra su victoria ante Steve Johnson en primera ronda del US Open en el USTA Billie Jean King National Tennis Center de Flushing Meadows, New York City.
MATTHEW STOCKMAN AFP

Desde hace tiempo se ha hecho habitual que Nick Kyrgios sea la comidilla de un modo u otro en el circuito tenístico, tanto dentro como fuera de la pista. El australiano alterna grandes actuaciones, como la de su estreno en el US Open ante el local Steve Johnson (6-3, 7-6 (1) y 6-4), con sonados petardazos como el que protagonizó en Cincinnati hace unas semanas, cuando insultó, escupió y se negó a darle la mano al juez de silla tras caer ante el ruso Khachanov. Por ese comportamiento fue multado con 113.000 dólares (unos 102.000 euros).

Tras su triunfo en la primera ronda del Grand Slam neoyorquino, al que acudió con permiso de los organizadores pese a que la ATP sigue considerando la posibilidad de suspenderle por lo que ocurrió en el Masters 1.000 del estado de Ohio, le preguntaron a Kyrgios en rueda de prensa qué le parecía la sanción: “La ATP está bastante corrupta de todas formas. No estoy preocupado en absoluto”. Por estas declaraciones, el díscolo aussie podría ser apartado de futuras competiciones, porque con él ya llueve sobre mojado y no es la primera vez que monta este tipo de números. Por supuesto, no le hizo gracias que le recordaran el incidente de Cincinnati y se revolvió: "¿Por qué estamos hablando de algo que sucedió hace tres semanas cuando acabo de eliminar a alguien en la primera ronda del US Open?".

Por su incidente durante el partido ante Khachanov, Kyrgios fue castigado por obscenidad audible, abuso con la pelota, abuso verbal hacia el árbitro, abandono de la cancha y cuatro cargos de conducta antideportiva. La multa podría ser mayor incluso, porque la ATP investiga aún si lo que sucedió durante el juego y después de él puede ser objeto de medidas adicionales según el código de ofensas mayores de los jugadores.

Kyrgios no se arredra. De hecho, en su comparecencia ante los medios el martes, se encaró con un periodista. “¿Alguna vez has insultado a alguien? No eres un deportista de élite”, respuesta ante la cual otro reportero le dijo si creía que tenía derecho a hablar mal por el hecho de serlo. “Sólo digo que la gente se frustra”, aseveró Nick.

Ayer, el tenista de Camberra trató de disculparse en las redes sociales: “No fue la selección correcta de palabras y mi intención era señalar el doble rasero que existe más que hablar de corrupción. Entiendo que mi comportamiento es controvertido y me pone en problemas, a veces con razón. Pero el asunto es que a otros que se comportan igual o de forma parecida no se les sanciona. No soy perfecto y sé que merezco sanciones y multas en ocasiones, pero espero consistencia y justicia en todos los ámbitos, y eso no pasa. Cuento con el apoyo de Chris Kermode (presidente de la ATP) y yo le apoyo a él, por eso quería aclarar mis comentarios sin dejar de mantener mis creencias acerca de esos dobles estándares”. Hoy, Kyrgios jugará ante el francés Hoang con los focos apuntándole.

Tsitsipas, también a disgusto

Stefanos Tsitsipas protagonizó el otro incidente reseñable de la segunda jornada al discutir con el juez de silla del partido en el que perdió contra el ruso Rublev, porque este le avisó por recibir supuestamente instrucciones de su padre y entrenador. “Tienes algo contra mí, no sé lo que es. Seguramente porque eres francés. Todos vosotros sois raritos”, le dijo. “Fue muy incorrecto conmigo. Yo no escuché nada. Me estaban animando y él insistía en que me hablaban”, explicó el griego sobre el árbitro Damien Dumusois.