Competición
  • Europa League
  • Euroliga
Euroliga
Khimki Moscú KHI

-

Alba Berlin ALB

-

Fenerbahce FNB

-

Anadolu Efes IST

-

Maccabi TEL

-

CSKA CSK

-

 

Roger Federer
Sumit Nagal
1 Set 2 Set 3 Set 4 Set 5 Set
4 6 6 6 -
6 1 2 4 -

US OPEN

Federer tuvo que remontar ante Nagal para entrar en el Masters

Federer perdió el primer set ante el desconocido indio Sumit Nagal, que aún no ha ganado un partido ATP, y estará por 17ª vez en las ATP Finals. Dzumhur, su próximo rival.

Roger Federer se complicó bastante la vida en su primera cita del US Open 2019. Y eso que unos días antes había dicho que llegaba al último Grand Slam con las mejores sensaciones que había experimentado en mucho tiempo. No lo pareció este lunes en la Arthur Ashe cuando perdió el primer set ante el desconocido indio de 22 años y 190º del mundo, Sumit Nagal. No se sabe si el parecido razonable del apellido del muchacho con el de su peor enemigo, Rafa Nadal, influyó en el extraño comportamiento que tuvo el suizo en un partido en el que acabó remontando para ganar por 4-6, 6-1, 6-2 y 6-4 en 2h:29.

Sea como fuere, Federer pasó a segunda ronda (se cruzará con el bosnio Dzumhur, que apeó al francés Benchetrit) y se clasificó para el Masters, las ATP Finals de Londres en las que estará por 17ª en su excelsa carrera. Era difícil pensar que el helvético cayera en primera ronda de un torneo en el que nunca le ha ocurrido eso (19-0) y sabiendo que desde Roland Garros 2003 su marca en partidos inaugurales ahora es un 62-0.

Nagal, que aún no ha ganado ningún partido ATP (0-5) se enfrentaba a Federer, cuyo registro es un tremendo 1.224-266). Pero el muchacho le echó valor para levantar un quiebre en contra en la primera manga, ponerse por delante haciéndole uno al maestro y aguantar la presión con 5-4 y saque para resolver un 15-40 en contra y apuntarse un parcial que recordará toda su vida. Si hubiera podido evitar el break en el segundo juego del siguiente set, probablemente otro gallo le hubiera cantado. Pero perdió su saque y a partir de ahí el de Basilea se tranquilizó e hizo lo necesario para abatir al bueno de Nagal, que con Nadal, de momento, tiene de parecido sólo el apellido.