Ferrer: “Nishikori, Dimitrov y Bernard Tomic ya son relevos”

Indian Wells

Ferrer: “Nishikori, Dimitrov y Bernard Tomic ya son relevos”

Ferrer: “Nishikori, Dimitrov y Bernard Tomic ya son relevos”

David González

Por balance de victorias-derrotas (18-1, tres torneos ganados), David Ferrer es el mejor tenista de 2015 en la ATP. Por puntos (’Race’) es tercero del año.

¿Qué es lo que está pasando aquí? Lleva la misma secuencia que en 2012, pero ahora se le echan encima los 33 años... y parece que no hay quien pueda con David Ferrer.

—No lo esperaba, ni mucho menos me lo esperaba de esta manera. No son tampoco el mismo contexto ni las circunstancias de 2012. He puesto mucha ilusión y confianza en el nuevo sistema de trabajo con Paco Fogués y supongo que esa ilusión y confianza me han ayudado. Yo siempre salgo a darlo todo y cuando se trabaja tan duro... vienen estas mejoras. Estoy contento. Espero que todo siga así.

—Fogués no estuvo en su tercer título del año, en Acapulco, aunque usted se lo dedicó, todavía sobre la pista...

—Paco había terminado una serie de tres semanas seguidas junto a mí. Era lo acordado, y allí estaba mi hermano Javier. Nada de particular.

—Kei Nishikori venía de ganarle cinco veces seguidas (y en Australia, única derrota de Ferrer en 2015), parecía tenerle tomada la matrícula y de repente... va el Ferru y le pasa por encima al Principito japonés.

—Nishikori siempre es muy duro. En Australia me pasó por encima. Quedé un poco tocado de aquel partido. Me hizo pensar, buscar soluciones. Vi que algunas de las otras derrotas recientes de 2014 habían sido en partidos muy igualados y que podrían haber caído del otro lado. Acapulco también era algo más lento que Melbourne. Así que buscamos una solución: empezar a mover a Kei desde el principio un poco más por su derecha. Siempre dándolo todo y a buen ritmo. Salió bien.

—Ya ha ganado tres torneos en 2015. De ellos, dos en pista dura o rápida. Lo hemos hablado: da la sensación de que aunque David Ferrer creció y se crió para el tenis en pistas de tierra, hay algo en su juego que se complementa mejor con la pista dura. ¿Qué es?

—Puedo decir que actualmente prefiero más la pista rápida. Me viene mejor jugar en dura y es porque la bola me corre más, anda más y sin tanto esfuerzo como en tierra. Yo tengo buenos golpes planos, creo, y en dura puedo utilizar siempre ese juego plano... con el beneficio de acortar los puntos y no someterse a tanto desgaste físico. Miro con mucha ilusión y motivación a lo que pueda pasar en Indian Wells y Miami.

—Usted dijo no hace mucho que cada vez le costaba más recuperarse tras los grandes esfuerzos. Sin embargo, ahora es el primero, desde Lendl en 1985, que gana dos torneos en semanas consecutivas sobre superficies diferentes: Rio y Acapulco. ¿Longevidad...?

—Hay una serie de factores que, si te cuidas y los aprovechas, influyen bastante en que los tenistas más maduros aguanten más. Uno es la figura del fisio, cada día más importante. Necesitas un fisioterapeuta individualizado y que te conozca bien para la prevención de lesiones y toda la preparación. Si prestas máximo cuidado a tu programación más la preparación fìsica, y también te preocupas de las mejoras que pueden ir dando los materiales... todos son factores que, si los aprovechas, ayudan a mantener y prolongar la carrera.

—Sea como sea, por ahí arriba siguen los Cuatro Fantásticos, Djokovic, Federer, Nadal, Murray... y también navega David Ferrer. No se ve demasiado relevo... aunque ahora parece que Nishikori ya está ahí.

—Cierto que la gente viene madurando más tarde de lo que nosotros, los de mi edad, veníamos haciéndolo. Pero sí que el propio Nishikori y también Dimitrov ya van a estar casi siempre en top ten o rozándolo los diez primeros. También veo a Tomic y a los otros dos jóvenes australianos, Kyrgios y Kokkinakis. Ellos y varios más ocuparán el top ten en dos o tres años. Ya son relevos. Se verá.

—Dijo en Acapulco que esperaba que Nishikori llegara a ser el número uno. ¿Correcto?

—Nishikori tiene la capacidad para llegar a ser número uno. Sí, claro que puede serlo.

—Cumple 33 años en tres semanas. ¿Hasta cuándo podrá mantener este ritmo?

—Intento no pensar en cuanto tiempo podré estar entre los mejores, simplemente voy día a día. Mi ilusión es estar a buen nivel este año... y el año que viene: en 2016 me gustaría jugar en la Olimpiada.

—En fin y en su programación, ¿queda todavía sitio para la Copa Davis? ¿Lo ha pensado?

—Tras Rio y Acapulco me tomé un pequeño descanso. Y he preparado Indian Wells y Miami. La Copa Davis queda muy lejos. No, no he hablado con nadie

0 Comentarios

Normas Mostrar