JUAN JIMÉNEZ | A LA ÚLTIMA

30.000 euros o la vida

Las suspicacias del contubernio de los Tebas se fueron al infierno después de un penalti por mano digital que cocinó desde el VAR el andaluz Milla Alvendiz.

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.