La dormilona

Por tres, por cuatro o saliendo por la puerta, el pádel ha llegado para quedarse como deporte profesional. Por ello, y porque lo mejor está por venir, este blog nace para analizar, valorar e informar sobre la actualidad del mundo de la pala. Pasen a la pista.

Autor: Alberto Bote

LA DORMILONA

El Top 3 de contraparedes laterales

Sanyo Gutiérrez, Juan Lebrón o Uri Botello son protagonistas de algunos de los mejores golpes de World Padel Tour.

Sanyo Gutiérrez realiza un golpeo en la final del Valencia Open.
WPT

Es, seguro, uno de los golpeos más complicados en el pádel y, a la vez, uno de los recursos más espectaculares. La contrapared lateral es un arte que pocos utilizan, muchos menos dominan y que solo algunos elegidos convierten en todo un arte.

Y es que el pádel está marcado por el perímetro que rodea a la pista. Quizá el jugar entre cuatro paredes, muros o cristales es la característica más determinante de este deporte que mueve masas y conquista territorios allá por donde va y que marca tanto su desarrollo como su propio carácter y genética.

Por ello, es habitual jugar con la pared. Aprender a dejar pasar la pelota en defensa, desenvolverse con el rebote de pared, el giro en las esquinas o la contrapared para defender son algunos de los hitos más importantes en los que el jugador interacciona con el cristal -elemento cada vez más predominante-, pero existe uno más bello, estético y, a veces, diferencia.

La pared o cristal lateral es utilizada, por normal general, para la defensa. Más concretamente para recibir el servicio, dejar que una pelota que toca en el fondo y tiene un efecto que cierra nos de una mayor posibilidad de salida o, al contrario, para que cuando la pelota tienda a abrir pueda tocar el cristal de fondo. Pero se puede utilizar para más. Para mucho más.

La lateral -como muchos la denominan popularmente- puede ser también un elemento que utilizar a favor para atacar la pelota, sorprender al rivales y, de paso, arrancar los aplausos de todos aquellos que estén viendo el punto.

Por ello hoy en La Dormilona recopilamos el top-3 de contraparedes laterales.

3 - Uri Botello - Valladolid Open 2019

Rematar y ganar el punto, es difícil. Rematar contra la pared lateral y ganar el punto, es casi imposible. Y ese casi lo firmó Uri Botello hace apenas un par de años en una acción ya mítica.

Y es que el jugador español iba a sorprender al mundo del pádel con una sublime jugada que se aleja mucho de su perfil resiliente, trabajador y guerrero con un remate lateral que, sin duda, es una de las mejores contraparedes jamás vistas por concepto, ejecución y definición.

Corría el Valladolid Master 2019 cuando Uri -jugador querido donde los haya- iba a sorprender a sus rivales, Campagnolo y Bergamini, y su propio compañero, Javi Ruiz, con una genialidad en forma de remate que es mejor degustar.

2. Juan Lebrón y Sanyo Gutiérrez - Valencia Open 2021

Probablemente sea el punto más fantasioso de la historia del pádel moderno. Dos genios inspirados utilizando recursos imposibles y un final inesperado a la altura del mejor partido de pádel actual.

Y es que el encuentro entre Ale Galán y Juan Lebrón, los actuales números uno del mundo, y Fernando Belasteguín y Sanyo Gutiérrez, la pareja dos, era el más esperado del año y no iba a defraudar a nadie por ritmo, calidad, variantes y desenlace.

Pero, de todo el encuentro, quedará para la hemeroteca un instante. Corría el tercer set cuando Juan Lebrón, en un alarde de creatividad, realizaba un remate contra la pared lateral para coger desprevenido a Sanyo Gutiérrez. El argentino, que leería bien como la pelota iba a morir en el fondo respondería con una contrapared aún mejor que no podría devolver el gaditano.

1. Sanyo Gutiérrez - México Open 2019

Para muchos -la mayoría- es el mejor punto de la historia del pádel. Así, con este cartel, se presenta en este top-3 de contraparedes laterales la acción más emblemática protagonizada por Sanyo Gutiérrez.

El genio de San Luis es, con toda seguridad, uno de los jugadores más talentosos y creativos que han pisado una pista de pádel y culpable, entre muchos otros, del boom que está viviendo en todo el globo terráqueo.

De su cada vez más extensa, prolífera y enriquecedora obra dentro del 20x10, hay una jugada que resume a la perfección quién es Sanyo Gutiérrez. Por concepto, situación, confección, momento y desenlace. Una genialidad a la altura de muy, muy pocos elegidos.

Sería en la final del México Open 2019 cuando Sanyo iba a alcanzar la cota de mito con un ‘willy’ lateral forzado que dibujaría un perfecto passing cruzado para sobrepasar a Juan Lebrón, que había venido a cerrar el centro, logrando un imposible.