Cerolímites

El blog del deporte Outdoor, los Viajes de Aventuras y el estilo de Vida Activo.

Autor: Eduardo Salete
POR
Eduardo Salete Twitter

Cero Límites

Compresión neumática intermitente

El corredor Mo Farah presentó la semana pasada el último lanzamiento de Therabody para la recuperación en los entrenamientos: Las botas neumáticas RecoveryAir.

Compresión neumática intermitente

La semana pasada Therabody lanzó su equipación de compresión neumática intermitente, RecoveryAir, de la mano de sir Mo Farah, uno de los mejores corredores de 5000 y 10000 metros. El plusmarquista de los 1500 metros se une a todo un elenco de deportistas que se han enganchado a las equipaciones de preparación y recuperación como el golfista profesional Collin Morikawa, el futbolista Trent Alexander-Arnold, el jugador de baloncesto Paul George, y equipos deportivos profesionales como el Real Madrid y el AC Milan, entre otros.

Compresión Neumática Intermitente

Mo Farah en una sesión con RecoveryAir.

No es una tecnología nueva, y no se desarrolló pensando en los atletas. En la década de los 90, el departamento de medicina física y rehabilitación del Hospital Universitario Cooper de Nueva Jersey atendía pacientes con problemas de circulación terribles. Para aliviar las dolencias la directora Laura Jacobs comenzó a idear un sistema neumático que funcionase como los músculos de las pantorrillas que actuan como pequeños corazones retornando la sangre y el flujo linfático hacia el corazón.

El aparato de terapia por compresión neumática intermitente Recovery Air, tiene aspecto de armatoste complicado, pero en realidad es muy sencillo. Son dos medias, de los pies a las ingles, que incorporan cámaras de aire en espiral. Estas medias o botas, se conectan a un compresor de aire que controla el tiempo de masaje, los ciclos y la presión a la que se llenarán las cámaras (la versión Pro está controlada por una Inteligencia Artificial por conexión bluetooth que gestiona varios programas de masaje).

Una vez iniciada la sesión de masaje, el compresor comienza a repetir ciclos en los que infla las botas, comenzando desde los pies hasta las ingles, para producir presión, y las desinflán. Con esto se pretende que la inflamación provocada por un ejercicio intenso en los músculos descienda ayudando al sistema linfático a transportar líquido de los músculos al torrente sanguíneo y a la vez limpiar esta de metabolitos generados durante la actividad.

Y hasta aquí la teoría que se ha comprobado funciona en personas con mala circulación periférica, pero que la ciencia deportiva aún no ha podido hallar los beneficios fisiológicos de la terapia por compresión neumática intermitente (CNI). Hay que tener en cuenta que los deportistas, sobre todo deportistas como sir Mo Farah, si de algo carecen es de mala circulación, sus músculos son bombas de precisión con los que pulverizan récords ¿Cómo van a necesitar una ayuda extra para que los músculos mantengan una circulación óptima? Un estudio de la Universidad Estatal de Cleveland del 2020, sometió a 10 corredores de fondo a realizar dos carreras de 20 millas al 70 % del VO2 máx, durante cinco días consecutivos, y después fueron tratados con un dispositivo de compresión neumática. Se pretendía ver como estos masajes afectaban a la reducción de la proteína C reactiva (producida por el hígado como respuesta a la inflamación) y el dolor muscular de aparición tardía. Los investigadores no encontraron diferencias significativas entre los corredores que utilizaron el aparato de masaje y los que no.

Sin embargo, que el uso de terapia por compresión neumática ayuda a la recuperación después de actividades intensas y prolongadas es algo que no le sacas de la cabeza a la mayoría de los deportistas profesionales. La lista de atletas como sir Mo Farah o equipos profesionales de la NBA como los Phoenix Suns que los utilizan con rutina casi religiosa, no para de crecer. “RecoveryAir ha supuesto una diferencia enorme en mi entrenamiento. Mucha gente no sabe lo importante que es la recuperación para prevenir lesiones y rendir mejor. La personalización y la accesibilidad de los productos Therabody y el descubrimiento de qué es lo que funciona para cada uno hace que la recuperación sea apetecible.” - Declara el corredor británico. La mayoría de los expertos en fisiología del deporte aseguran que estos masajes tienen un efecto mucho mayor en la psicología del deportista que en su recuperación fisiológica, lo que explicaría la adicción emocional de los profesionales del deporte a la terapia neumática.

Prueba de RecoveryAir

Después de un fin de semana por la sierra donde realice una ruta de 32 Km con desnivel acumulado importante, llegué a casa con unas piernas propias del museo del dolor muscular de aparición tardía, sobre todo con unos gemelos y bíceps femoral que parecía iban a explotar como un cristal al fuego. Así que, moviéndome como un caminante de The Walking Dead, decidí darme una sesión con RecoveryAir (versión aficionado, sin Inteligencia Artificial).

Prueba Recovery Air.

Disponerse para el masaje no tiene la mayor complicación. De hecho, el equipo entero una vez guardado ocupa muy poco espacio. Me fui a una hamaca del jardín, me calcé las botas neumáticas, conecté estas al compresor, fijé la sesión según las recomendaciones de la guía (Para una primera sesión 30 minutos a ciclos de presión de 40 mmHg -presión media-), me tumbé y presioné inicio.

El compresor comenzó por inflar las cámaras de los pies, y la primera en la frente. Fue como si Terminator me cogiese del empeine y apretase con su mano metálica (exageración periodística del autor, no fue para tanto). La sensación no fue dolorosa pero no muy agradable. Cuando el pie estuvo completamente aprisionado, las cámaras de los gemelos empezaron a inflarse, y entonces la sensación dio un giro de 180 grados. La presión fue muy agradable. Acto seguido saltaron las cámaras de las rodillas y subí un nivel de placer. Para cuando las cámaras de muslos se habían inflado ya estaba en el nirvana.

Los ciclos duran un minuto más o menos. Cuarenta y cinco segundos de compresión, 15 segundos de desinflado. Al tercer ciclo la presión sobre los pies ya no molesta, aunque nunca se convirtió en algo agradable para mí. Y sobre ese mismo ciclo, la relajación física y mental fue completa. La sesión de treinta minutos se asemejó mucho a una sesión de meditación. A diferencia de otros aparatos de automasaje que requieren, aunque mínima, una participación activa, con el RecoveryAir puedes desentenderte del todo y disfrutar pasivamente.

Después de la sesión con las botas neumáticas me di una ducha. La sensación de energía fue evidente. La desaparición del dolor en la mayor parte de las piernas también. Esa misma noche el descanso fue más profundo y a la mañana siguiente, aunque los gemelos seguían ladrando un poco, rodillas y muslos estaban como nuevos. Es muy posible que la Universidad Estatal de Cleveland indique que todo el beneficio que aporta la terapia por compresión en atletas sea psicológico, de percepción subjetiva, pero para mí, solamente con el placer físico y la relajación mental que se experimenta durante el masaje, ya justifica las sesiones de presoterapia. Si luego además te ayuda a recuperarte, miel sobre hojuelas.

Mi conclusión es que es una ayuda fantástica para los atletas sometidos a entrenamientos periódicos largos e intensos o para deportistas aventureros que se apuntan a carreras raids de varios días como el Maratón des Sables.