Sin Cadena

"La vida es como montar en bici. Debes moverte para mantener el equilibrio” (Charles Schulz)

Autor: Víctor Martín Molina
POR
Víctor Martín Twitter

SIN CADENA

Propósitos y retos de año nuevo para 'Sin Cadena' en 2021

Cumplimos tres años en el blog y por eso quiero que el año que comienza sea un salto de calidad a la altura de los lectores que, por suerte, cada vez son más

Propósitos y retos de año nuevo para 'Sin Cadena' en 2021
EFE/ Ángeles Visdómine

Pocas cosas hay más clásicas que un propósito de año nuevo. Y más cuando hemos dejado atrás ese 2020 que en enero nos parecía a todos muy gracioso por el numerito, pero llevamos desde abril queriendo que termine de una puñetera vez. El 2021 es, sin duda, el año de la esperanza, aunque sepamos que tal vez cuando acabe todavía no hayamos salido del todo del túnel. Pero sí se espera que sea, al menos, el año en el que vayamos viendo la luz al final cada vez más cerca.

Estamos ya a día 10, y con la tercera ola de la pandemia inundando ya los telediarios. O lo estaba, porque una tormenta de nombre Filomena -¿a quién se le ocurren, por amor de Dios?- ha cubierto media España de blanco incluyendo Madrid, y ahora el coronavirus ha pasado al minuto siete u ocho de los informativos. El caso es que, pese a que ya ha pasado más de una semana, el primer post del año es bueno para enumerar las buenas intenciones que se pretenden desarrollar a lo largo del mismo.

Antes de nada, quiero aprovechar para desear a todos los lectores de este blog un Feliz 2021. Nunca he tenido muy claro, por otra parte, hasta cuándo sigue estando bien hacerlo. Es decir, hasta cuándo ‘pega’ saludar con un ‘feliz año’. Por intuición suelo poner la frontera en la víspera de Reyes. Como que apagas los ecos de la Nochevieja y luego ya coges el roscón. Pero bueno, eso. Que espero que sea un año próspero para todos… y que os mantengáis a salvo.

También os tengo que dar las gracias por la acogida que le dais al blog. Y porque, para ‘Sin Cadena’, 2020 ha sido un gran año. Todavía faltan unas cuantas semanas para cerrarlo, porque este blog empezó su andadura en el mes de febrero de 2018. Pero los datos de audiencia y visitas son una pasada en comparación con los dos años anteriores. Y no puedo más que estar agradecido.

Dicen que año de nieves, año de bienes. Yo soy de Málaga, para nosotros la nieve es casi como los unicornios. Y en cambio tenemos un sistema montañoso al que llamamos Sierra de las Nieves, y en las historias que nos cuentan los más viejos a los que somos de mi zona se habla de la Casa de la Nieve. Y probablemente hoy todas esas montañas van a amanecer nevadas, con lo que las excursiones de madrileños a Navacerrada se van a quedar en una broma comparado con el éxodo que van a hacer los paisanos aquí a los montes.

Para este 2021, personalmente me propongo estar a la altura de todos vosotros. Quiero darle un salto de calidad al blog para que pueda seguir creciendo. Creo que esto ha llegado a un punto en el que toca dar un pequeño salto, y además de contenidos nuevos también he decidido predicar con el ejemplo y ponerme a entrenar. Llevo desde principios de noviembre y con continuidad hasta las fiestas navideñas, en las que por superstición –sí, por superstición- no me gusta salir en bici. En cuanto ‘Filomena’ se marche, volveremos a dar pedales.

Poco a poco iréis viendo de lo que hablo, porque tampoco quiero prometer cosas que luego el tiempo no me deje cumplir. Pero si todo va medianamente bien, habrá nuevos contenidos donde daremos una vueltecita de tuerca al blog. Y, si el Covid nos deja, también contaré en primera persona alguna que otra prueba en la que volveré a ponerme el dorsal. También traeremos a este espacio a gente que de una forma u otra ha querido relacionar su vida a la bicicleta, sobre todo a quienes la utilizan para divertirse o ponerse en forma, y que trasladan a otras facetas de su vida lo que aprenden al subirse en ella.

No sé hacer las cosas si no es de corazón y con la intención de que os agrade, pero sin por ello perder la personalidad y esencia de lo que ha sido este espacio. Y también, por supuesto, que hagáis toda propuesta que consideréis oportuna para traer al blog. Siempre he entendido esto como un lugar abierto. Ese es el reto: mantenerlo así, ahora que cada vez somos más. Muchas gracias a todos, y que de verdad este enero de nieves se acabe transformando en un año de bienes. ¡A por el 2021!