El Retrovisor

El blog de Raúl Romojaro.

Autor: Raúl Romojaro

EL RETROVISOR

La maniobra ilegal de los motoristas que dejará de serlo

La DGT trabaja en un cambio de legislación para descongestionar determinas carreteras.

La maniobra ilegal de los motoristas que dejará de serlo

La motocicleta es un vehículo ágil y eficiente, ideal para las exigencias de la movilidad actual. Sobre su seguridad existen debates profundos, trivializar sobre el asunto me parece un atrevimiento inapropiado. Refiriéndonos en este caso a su protagonismo en la descongestión de la circulación, la Dirección General de Tráfico (DGT) acaba de realizar un anuncio que da respuesta a una vieja reivindicación de este colectivo.

El denominado ‘Grupo de Trabajo GT-52’ de la propia DGT lleva tiempo estudiando una serie de medidas que sirvan para proteger al que se considera un colectivo vulnerable, junto a los peatones y ciclistas. En este contexto ha sido en el que Jorge Ordás, subdirector de movilidad de la entidad, ha confirmado que se permitirá a los motociclistas circular por los arcenes en zonas de congestión.

El cambio legislativo se realizará a lo largo del próximo año (no se han concretado más detalles) y, mucha atención, no supondrá el uso indiscriminado de estos laterales de las carreteras. Se circunscribirá exclusivamente a zonas en las que, de forma frecuente, se producen atascos, como suelen ser los accesos a las grandes ciudades, definidas por la DGT en colaboración con los titulares de la vía, sean ayuntamientos o comunidades autónomas.

Aunque Ordás no se refiere explícitamente a ello, es de suponer que estas zonas de uso permitido de arcén aparecerán identificadas para que los usuarios sean conscientes de que pueden utilizarlas sin problemas. Por el momento el uso de los arcenes, aún siendo frecuente por muchos motoristas, está sancionado con multas de 200 euros. Además, la velocidad máxima en estos tramos no podrá exceder los 40 km/h. Según el subdirector de movilidad de la DGT en declaraciones a la revista corporativa de la entidad, el objetivo de la medida es “que las motos no circulen entre los coches, evitando situaciones de riesgo que se pueden crear”.

Guantes obligatorios

Otra medida importante que adoptará la DGT durante 2021 será la obligatoriedad para los motoristas (y sus acompañantes) del uso de guantes en carretera. Se trata de una decisión que ha provocado polémica entre determinados colectivos, que apelan a la liberta individual para rechazarla. Personalmente, estoy en total desacuerdo con esos argumentos peregrinos, para empezar porque por la misma regla de tres se debería repudiar el uso del cinturón de seguridad o del casco, algo inconcebible en una sociedad responsable y concienciada con las tragedias de los accidentes de tráfico.

De hecho, opino que la medida llega tarde y se me antoja tibia. Las consecuencias que una caída puede tener en las manos de un motorista son terribles y absolutamente comprobadas, así que desde hace mucho tiempo esta obligatoriedad del uso de los guantes (y desde luego homologados, no cualquiera) debería haberse impuesto. Y por supuesto no solo en carretera, un accidente en ciudad a velocidades incluso por debajo de los 30 km/h puede provocar lesiones graves en las manos, la zona del cuerpo que con mucha frecuencia es la primera en tener contacto con el asfalto, en una reacción instintiva de quién se cae aunque sea caminando.

Otra posibilidad que la DGT ofrecerá pronto a los usuarios de motocicletas será la recuperación de puntos del carnet mediante la realización de cursos de conducción segura, certificados convenientemente para garantizar la calidad de la enseñanza y las materias impartidas. Teniendo en cuenta su voluntariedad, el aliciente de recuperar puntos debería resultar clave para que sean más los motoristas que se animen a mejorar su conducción poniéndose en manos de profesionales que gestionen estas valiosas prácticas en un entorno seguro.