Sin Cadena

"La vida es como montar en bici. Debes moverte para mantener el equilibrio” (Charles Schulz)

Autor: Víctor Martín Molina
POR
Víctor Martín Twitter

SIN CADENA

"En el juego de La Vuelta, como en la bici, no hay casualidades"

Hablamos con Mikel Arriolabengoa, vencedor de la Liga Sin Cadena, y descubrimos a un loco de la bici, ávido lector de literatura ciclista, y cicloturista

"En el juego de La Vuelta, como en la bici, no hay casualidades"

Como ya comenté en la entrada anterior, me parecía interesante sacar aquí al blog al vencedor de la Liga de Biwenger y AS que terminó la semana pasada. ¿Por qué? Pues porque creo que alguien que gana un juego de estos tiene un conocimiento de este deporte que tal vez los demás puedan aprovechar si lo leen. Y en el caso de Mikel Arriolabengoa (Aramaixo, Álava, 1989) estamos ante un verdadero loco del ciclismo y del cicloturismo. Aficionado a los juegos, a los libros de ciclismo y a todo lo que rodea a este deporte.

P: Por ir empezando. ¿Eres muy aficionado a este tipo de juegos tipo fantasy, porras y demás?

R: De siempre. Recuerdo empezar con el Tour Fantástico de Marca. Íbamos de vacaciones con la familia y me acuerdo de ir a por el cupón, que había que mandarlo por correo. Mirar los precios de los corredores con mi hermano, hacer el equipo y luego seguirlo. Nunca nos ‘comimos’ nada, porque nos tiraba mucho el corazón y la tierra. Metías a varios Euskaltel pensando que iban a estar delante y… bueno, qué le vamos a hacer. Era la época de Armstrong y Ullrich. Y luego el Tropela, que en Euskadi es conocidísimo y desde hace bastantes años también lo es en toda España, desde la primera edición.

P: Mítico ese Tropela. Hay que estar encima para hacerlo bien ahí.

R: Es verdad que es muy exigente. Yo pago una pequeña cuota de ayudante de lujo, porque los que hacen el juego no cobran nada, y así se les echa una mano. Y entre otras ventajas, te mandan un correo cada vez que abren una porra o cuando van a cerrarla. Eso me ha salvado más de una ‘in extremis’. Pero es que lo de los juegos y las porras aquí es común.

P: Yendo a la Liga Sin Cadena. Has ganado con autoridad, y llegaste a ir en el Top20 nacional –de 17.000 participantes- pero acabaste perdiendo algunos puestos. ¿Dónde se escaparon y dónde lograste ventaja?

R: El gran fallo que he tenido, sobre todo en la Liga oficial, han sido los capitanes. Un día tenía a Carapaz y ganaba Roglic, otro día al revés. Luego tuve en algún momento a Gino Mäder y empezó a dar más puntos cuando lo quité. También quité a Roglic para meter a Sam Bennett –de capitán además- en un día llano, ganó… y lo descalificaron. Ahí me cayeron muchos puntos. Ventaja, tener a Roglic y Carapaz me dio un plus, y meter a Dan Martin también me hizo ganar muchos.

P: ¿Esto es más difícil de lo que parece? Es decir, ¿se necesita mucho conocimiento para estar arriba en este tipo de juegos?

R: Siempre. Esto es sólo un divertimento, está claro, pero es como el ciclismo de verdad. Aquí no hay casualidades. En la Liga oficial, con miles de participantes, sí puede que hubiese gente que entrase y luego no le hiciera caso. Les puede salir una etapa buena en la que queden arriba, pero en la general no hay trucos. Ver ciclismo y estar encima. En la liga del blog, por lo menos la parte alta de la clasificación se ve que es gente que sigue este deporte y sabe de él. De hecho, es verdad que yo he sacado puntos al segundo, pero si miras el Top10 de nuestra Liga, estarían en la zona alta de la Liga grande. En mi caso, hacía los dos equipos iguales.

P: Te has llevado un maillot de LaVuelta. ¿El año que viene llevarás el dorsal 1?

R: Por supuesto. Si hay Liga Sin Cadena, defenderemos el título. Y si AS quiere hacerlo del Giro, el Tour y la Vuelta intentamos el triplete (risas). Mira, a veces me hubiese gustado que estuvieran en activo los ciclistas míticos de épocas anteriores. ¿Imaginas cuánto valdría Eddy Merckx en esa época?

P: Vayamos a la vida real. ¿Sueles practicar el cicloturismo?

R: Sí, sí. De hecho desde pequeño siempre he andado en bici. Vivía en un pueblo pequeño y para ir a cualquier sitio nos movíamos en bici. Luego a los 12 años empecé un poco más en serio, competí en cadetes y junior. Después paré por estudios y trabajo, y en mi último año sub23 volví a la competición. Pero era más por el gusto de salir en las carreras que veía de pequeño que por intentar llegar a nada.

P: ¿Pocas intenciones de llegar a pro?

Nada. Yo ya en juveniles sabía que no iba a estar arriba, que el ciclismo profesional no sería mi sitio. Me tocó competir contra Ion Izagire, Mikel Landa, Sicard, Gari Bravo… todos ellos. Bueno, más que competir tomaba la salida. Cuando ellos empezaban a competir yo ya no estaba. Luego el año de sub23 me crucé también con Omar Fraile. Entonces los veías y pensabas en lo rápido que iban. Ahora los ves ahí y compruebas que, efectivamente, tu sitio no era ese y el suyo sí.

P: O sea, que más bien el gusto de salir en algunas carreras. ¿Como cuáles?

R: En Euskadi hay carreras que no son profesionales, pero sí despiertan mucho interés entre los aficionados. Valenciaga o Aiztondo, de la Copa de España. En Valenciaga, de hecho, no salí porque empecé con fiebre dos días antes y no me recuperé. En Aiztondo sí. O la Subida a Gorla. Hacía lo que podía, pero disfruté muchísimo de entrenar para competir ya con una edad en la que sabes muy bien lo que estás haciendo. Luego, a mitad de año, entre el trabajo y preparar oposiciones ya lo dejé del todo. Desde entonces, cicloturismo nada más.

P: Y en lo referente al cicloturismo, ¿eres de salir solo y poco más, o también te asomas por las marchas y Gran Fondo?

R: A mí las marchas me gustan, pero las hago para disfrutar. Obviamente para eso tienes que tener un mínimo de condición física. Hice la QH, pero creo que mucha gente se la toma, al menos por mi zona, con obsesión por hacer tiempo. Está claro que cada uno puede ir como quiera y no es culpa del organizador, pero el ambiente es demasiado “de carrera” para mi gusto. La que más me gusta es la Irati Xtrem, y otra que he hecho dos veces la Marmotte Pirineos. Es durísima, pero cada uno va a su ritmo y ese terreno te deja en tu sitio. Son 180 kilómetros con 5.000 de desnivel.

P: Detrás de cada marcha suele haber una aventura. ¿Alguna vez has tenido

R: Pues mira. Una de las Marmotte, estaba de vacaciones en Mojácar (Almería), llevé la bici y entrené un día sí y dos no, para mantener la condición que ya tenía. Luego era directo: volver a casa cruzando el país, coger la furgo y a la marcha, que era a los dos días. Cuando íbamos para Francia, se nos rompe la furgo en la frontera. Esperamos el taxi de la aseguradora, que nos devolvió a casa y tuvimos que volver a ir. Fueron 16 horas en coche. Pero que lo volvería a hacer. Luego en la Larra-Larrau un año, bajando Pierre San Martin, hubo una tormenta tremenda con granizo y de todo. No paraba y tuvimos que suspender.

En corto

- Una ruta: Una en los Pirineos. Luz Saint-Sauveur, subes Tourmalet, bajas, Horquette, bajas a Arrau, subes Aspin y luego Tourmalet del otro lado. Es muy potente, igual salen más de 3.000 metros. Pero es todo verde y sin tráfico.

Y por la zona de Vitoria, donde vivo, la Vuelta al Pantano. Salen unos 45 kilómetros, es sencillo y apenas tiene 200 metros de desnivel. Para los que estén empezando es la mejor. Cuando ya estás algo entrenado, en hora y poco la tienes hecha.

- Un puerto: Te diría Tourmalet desde Saint-Mary de Campan. Y si es por aquí, por la zona, tengo varios. Pero me quedaría con Urkiola.

- Un corredor: Luis Ocaña. Y de los actuales, Mikel Nieve.

- Una etapa que recuerdes: Obviamente yo no vivía, pero he leído y visto mucho sobre el Tour de Flandes de 1977, por la historia que hay detrás. No es que fuera el ocaso, pero Merckx ya estaba en la parte final de su carrera. Atacó y detrás venían De Vlaeminck y Maertens. Hablaron entre ellos de cazar, pero Maertens cambió de bici en el Koppenberg, que no se podía, y le dijeron de la organización que podía seguir en carrera pero no entraría en la clasificación. Así que se puso a tirar de De Vlaeminck, que luego ganó después de cazar a Merckx y soltarlo. Esto te dice mucho de aquella época, de las rivalidades que había.

De las recientes, tengo dos: la primera de Landa en Neila, que me pareció una animalada lo que hizo y cómo le ganó a Cobo. Además, un Cobo que luego vimos que se llevó la Vuelta, lo que le da más valor. Y el Tour de Flandes en el que Cancellara dejó sentado a Boonen.