Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Vuelta a España
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
LaLiga Santander
Osasuna Osasuna OSA

-

Eibar Eibar EIB

-

LaLiga SmartBank
Oviedo Oviedo OVI

-

Lugo Lugo LUG

-

Serie A
Ligue 1
Angers Angers ANG

-

Metz Metz MTZ

-

Amiens Amiens AMI

-

Nantes Nantes NAN

-

Liga Portuguesa
Liga Holandesa
Willem II Willem II WII

-

FC Emmen FC Emmen EMM

-

Heracles Heracles HCL

-

Vitesse Vitesse VIT

-

Heerenveen Heerenveen HEE

-

Twente Twente TWE

-

Estás leyendo

España y el dopaje en el Europeo de Múnich

Carros de fuego

Un blog sobre atletismo y todo lo que lo rodea: historia, competición, actualidad, debate... Todo lo que te interesa del atletismo y que no podrás encontrar en ningún otro sitio.

Autor: Ángel Cruz

España y el dopaje en el Europeo de Múnich

 

España ganó quince medallas en los Europeos de Múnich 2002, el mejor resultado de su historia. Luego, ese éxito entonces indiscutible se ha ido empañando año a año.

Porque nada menos que cuatro atletas que subieron al podio en aquellos días mágicos tienen sobre los hombros el baldón del dopaje: Alberto García, 5.000, Julio Rey, en maratón, Antonio Jiménez Pentinel, en 3.000 metros obstáculos y Paquillo Fernández en 20 kilómetros marcha. Además, Reyes Estévez tuvo que declarar en la instrucción judicial de la Operación Galgo.

Es decir, el 26,6% de los atletas que ganaron medallas en la capital de Baviera tienen o han tenido sanciones por dopaje. Eso también es un récord. Muy triste, por cierto.

De las quince medallas, seis fueron de oro: Alberto García en 5.000, Chema Martínez en 10.000, Antonio Jiménez Pentinel en obstáculos, Paquillo Fernández en 20 kilómetros marcha, Marta Domínguez en 5.000 y Glory Alozie en 100 metros vallas. Tres fueron de plata: David Canal en 400, Reyes Estévez en 1.500 y Mayte Martínez en 800 metros. Y el resto, bronces: José Ríos en 10.000, Julio Rey en maratón, Martín Berlanas en 3.000 metros obstáculos, Yago Lamela en longitud, Juanma Molina en 20 km marcha y Jesús Ángel García Bragado en 50 km marcha.

España ocupó la tercera plaza en el medallero, tras Rusia (7 oros, 9 platas y 8 bronces) y Gran Bretaña (7 oros, una plata y 6 bronces), y por delante de Francia (4 oros, una plata y 2 bronces) y Grecia (4 oros y 2 bronces).

En la clasificación por finalistas (ocho primeros en cada prueba) la Selección también fue tercera (153 puntos), batida sólo por Rusia (225) y Alemania (185,5) y por delante de Gran Bretaña (138) y Francia (105,5).

Un éxito tremendo paulatinamente empañado, digo, aunque nadie pueda demostrar que los que se doparon después ya estaban dopados entonces. Ni yo lo afirmo, evidentemente. Pero el dato es claro y demuestra que España tiene un problema de dopaje que no se ha querido detectar.

Siguiendo con los Europeos: ya perdimos la medalla de José Luis Blanco en obstáculos y ya hemos perdido la de Marta Domínguez en Barceloan, en la misma especialidad femenina (en la imagen superior). Todo es un poco tremendo y sonrojante.

Y a mí no me consuela nada que Rusia tenga un problema aún mayor y que otros países, Kenia, básicamente, estén bajo serias sospechas. No me consuela en absoluto, aunque estemos a años luz de lo que sucede en el atletismo ruso.

Y a todo esto, juicio en Palencia. Marta denunció en su momento a la IAAF (que recurrió al TAS para castigarla) y a la RFEA (que la absolvió por el mismo caso) por dar publicidad a su pasaporte biológico. Veremos en qué acaba la historia, pero la sanción y el deshonor no se lo quita nadie a la atleta palentina.