Temas del día
Estás leyendo

Copa de Campeones; éxito del Sevilla y once ideal del torneo

Siempre Cantera

O ganamos o aprendemos, nunca perdemos

Autor: Aritz Gabilondo

Copa de Campeones; éxito del Sevilla y once ideal del torneo

El Sevilla es el nuevo rey juvenil de España después de alzarse con la Copa de Campeones disputada en Lepe al batir en la gran final al Espanyol por 1-0. El tanto de Jairo Morillas desniveló la balanza del lado sevillista y premió el enorme rigor táctico y buen hacer defensivo de un conjunto muy trabajado y equilibrado. Es la primera vez que la entidad hispalense conquista este título, lo que refuerza la sensación de que el fenomenal trabajo que está haciendo con la cantera tiene ahora también el reconocimiento de los resultados en su equipo juvenil de División de Honor. Varios jugadores sevillistas han brillado y están en lo que, a nuestro juicio, podría ser el once ideal del torneo. Sería el siguiente:

Sergio Rico (portero, Sevilla, 1993)

Toda una garantía bajo palos, sólo ha encajado un gol en todo el torneo -aquel concedido ante el Sporting en semifinales- y precisamente en ese partido se convirtió en el héroe sevillista al detener varias tiros decisivos que clasificaron al Sevilla para la final. Muy seguro.

Arroyo (lateral derecho, Espanyol, 1994)

Alejado cada vez más del puesto de central y convertido ya en un pundonoroso lateral derecho con recorrido y fuerza para subir, pero también buenos argumentos para defender. Se vio implicado en las rotaciones de de su entrenador en los laterales, aunque jugó con ímpetu en los momentos decisivos. 

Bonilla (central, Espanyol, 1993)

Fijo e indiscutible en el eje de la zaga perica, llegó incluso a desplazar al reconocido Rubén Duarte hacia el lateral izquierdo. Jugó todos los partidos como titular y demostró el por qué de su buen final de temporada. Bien colocado, quizá algo blando en el cuerpo a cuerpo. 

Dani (central, Sevilla, 1993)

Incomensurable en la zaga sevillista, inexpugnable por alto y muy seguro a la hora de defender, sin complicarse cuando se vio presionado, ha sido otra de las notas destacadas dentro del buen esquema táctico de los de Diego Martínez. Gran partido en la final.

Menéndez (lateral izquierdo, Sporting, 1994)

De nuevo entre lo más granado de un Sporting con Álex Serrano, Álvaro Bustos, Abdou Karim, Juan Mera o Raúl López como otras referencias. Menéndez entendió bien cuándo subir y dejó muy buenos detalles ante la Real en cuartos. Otro lateral izquierdo más en la prolífica lista de Mareo.

Beto (mediocentro, Sevilla, 1994)

Un coloso en el mediocampo sevillista. Fue un muro contra el que chocaron los rivales en todos los partidos. A su buena condición física añadió una excelente colocación e intuición. Originario de Guinea Bissau, aunque captado de un equipo almeriense, fue el encargado de levantar la copa.

Miravent (mediocentro, Espanyol, 1994)

Talentoso mediocentro, manija de un Espanyol con muy buen trato de balón, llevó con su juego de toque a los pericos a remontar dos partidos muy complicados ante Barcelona y Atlético antes de llegar a la final. No excesivamente físico, pero sí lleno de calidad en la distribución.

Dani Márquez (mediocentro, Atlético, 1994)

Puso el orden y el criterio en un Atlético de Madrid con mucho arsenal ofensivo por delante de él: Iván Calero, Borja Galán, Oliver Torres, Ian González... No es fácil ser el jefe en esa situación pero él lo fue en cuartos ante Las Palmas y en buena parte de la semifinal ante el Espanyol.

Joaquín (mediapunta, Sevilla, 1993)

Delicioso medipaunta, uno de los jugadores sin duda del torneo. Dejó destellos de calidad siempre que tuvo el balón controlado y dio el pase preciso a Jairo Morillas en la final para certificar el título de su equipo. Desparpajo a raudales e imaginación que vale dinero. Fino futbolista.

Jaffar (delantero, Espanyol, 1995)

Otro de los futbolistas del torneo. Delantero de primer año de juvenil, poderosísimo en carrera, no muy alto pero sí con buena potencia de piernas, hizo goles en los cruces ante Barcelona y Atlético. Por su juventud y proyección, jugador a tener muy en cuenta. Destacó junto a él otro diamente, Rufo.

Jairo Morillas (delantero, Sevilla, 1993)

Espigado ariete del Sevilla que dio el título a su equipo con un gol decisivo en la final tras convertir con maestría un mano a mano en el momento decisivo. Técnicamente mejor dotado de lo que su altura puede indicar, un buen cuchillo para un Sevilla organizado y tácticamente perfecto.