Temas del día
Estás leyendo

El último vals de T.O.

ZONA ROJA

Esta es una casa de locos por la NFL desde 2009.

Autor: Mariano Tovar

El último vals de T.O.

Terrell Owens llegó a la NFL con un año de retraso. El 29 de enero de 1995 los 49ers de Steve Young ganaron sin despeinarse la XXIX Super Bowl a los San Diego Chargers. Él acababa de terminar su última temporada como receptor en Chattanooga, una universidad del montón de la ‘Southern Conference’.

.

Fue elegido en tercera ronda del draft de 1996 (pick 89). Fue un draft con receptores increíbles. Keyshawn Johnson, Terry Glenn, Marvin Harrison, Eric Moulds, Amani Toomer, Mushin Muhammad, y algunos otros grandes WRs fueron elegidos por delante de él. Su universidad no ayudaba a conseguir un número alto, pero él era la joya oculta de aquel año. Se fue a San Francisco, el templo del juego aéreo, la casa de Steve Young y Jerry Rice.


Owens04

T.O. vivió sumergido en los equipos especiales hasta que Jerry Rice, en 1997, sufrió una lesión que le hizo perderse gran parte de la temporada. Fue el momento de Owens, pero el de los 49ers había pasado. Las conmociones cerebrales retiraron a Young (curiosamente, Aikman, su gran rival en los 90’, tuvo que retirarse por la misma razón) y Jeff García se convirtió en el QB titular de los buscadores de oro.

.

Pero no voy a seguir hablando del T.O. receptor. Prefiero hablar del T.O. espectáculo, del T.O. broncas, del T.O. políticamente incorrecto.

.

Muy pronto las tuvo picudas con Jeff García y con Mariucci, head coach de aquellos 49ers. Entre 2000 y 2003 la situación se fue volviendo poco a poco insostenible. T.O. lanzaba exabruptos a los micrófonos casi todas las semanas, pero, a la vez, conseguía números mágicos. Cada año se movía entre las 1.300 y las 1.400 yardas y la quincena de touchdowns.

.


T.O. no sólo anotaba. T.O. era espectáculo en si mismo. Picardía, atrevimiento, originalidad… T.O. celebraba un touchdown en el estadio de los Cowboys abriéndose de brazos en medio de la Estella central del campo. T.O. se sacaba un bolígrafo del calcetín en la end zone y autografiaba el balón con el que acababa de anotar, para luego regalárselo aun amigo que le esperaba en la banda. T.O. era diversión asegurada. Un tipo rebelde, como ese matón que existe en casi todas las aulas de los institutos, pero con la diferencia de que él sacaba siempre matrícula. ¿Quién puede controlar a un gamberro empollón?

.

Y es que detrás de sus excentricidades, de sus golpes de ingenio, de sus declaraciones fuera de lugar, vive un profesional inigualable. Nadie se machaca en pretemporada, ni prepara los partidos, ni estudia el libro de jugadas, ni busca sus límites hasta la frontera del dolor como lo hace T.O. Nadie se recupera de una lesión con la rapidez de T.O. Muy pocos aman el football americano con la intensidad con que lo hace T.O.

.

Porque T.O. quiere un anillo de campeón. Y lo quiere con la mayor ansia con que se puede desear algo. Lo de Gollum, ¡una gilipollez! T.O. entra en Internet y contempla fascinado los anillos de cada una de las ediciones y no puede entender cómo es posible que ninguno habite en su dedo anular. T.O. ha enfocado toda su carrera, todas sus declaraciones, todas sus extravagancias, a un único objetivo: ganar una Super Bowl.

.

Y con ese propósito se fugó a los Eagles. No sin antes dejar una bomba de las suyas en la entrepierna de Jeff García, al que acusó en Playboy de ser homosexual, mientras le proponía que le cediera a su mujer, Carmella Decesare (Playmate del año 2004), para que la modelo pudiera descubrir de una vez lo que es un hombre.

.

Owens llegó a los Eagles como la pieza que le faltaba a Philadelphia para conquistar el anillo. Desde el principio demostró todo su poderío y acumuló yardas, touchdowns y protagonismo. Pero en la jornada 14 Roy Williams le fracturó el peroné y le destrozo el tobillo. Los Eagles eran máximos favoritos para llegar a la Super Bowl, aunque T.O. no podría jugarla.

Owens03


Pero T.O., en una recuperación milagrosa, llegó a tiempo para disputar la gran final contra los Patriots. Los médicos dijeron que estaba poniendo en riesgo su futuro profesional, pero él veía más cerca que nunca la oportunidad que esperaba desde niño. Tocaba el anillo con la punta de los dedos. ¡Mi tesoooooooro! Él hizo todo lo posible en una final que se convirtió en una batalla de otro tiempo, pero los Patriots le arrebataron lo que más quería. Unas declaraciones de McNabb, afirmando que al final del partido estaba cansado y que por eso había bajado su rendimiento, le enfrentaron a muerte con el QB. ¡Mientras el sufría como un perro y ponía en peligro su salud, por ganar el anillo, McNabb decía que estaba cansado!

.

Desde ese día la relación entre McNabb y T.O. estuvo enrarecida. Ambos acumulaban ego, pero la prensa protegía al QB y tergiversaba cada declaración de T.O. El jugador, manifiestamente mal pagado, insistió durante la siguiente temporada en conseguir un sueldo acorde con su categoría, pero los Eagles aprovecharon la demanda para minar más el prestigio del receptor antes de despedirle.

.

Owens02

T.O. viajó a Dallas, donde rápidamente se convirtió en el jugador clave. Nunca olvidaré sus lágrimas, bajo aquellas gafas de sol negras, tras caer derrotado por los Giants en play-off. Lloraba porque había perdido su última oportunidad, porque veía como el anillo, su tesoro, se le escapaba como el agua entre las manos. Él ya no era el chico joven y atrevido que celebraba los touchdowns en el centro de la estrella, o que se reía del baile prepartido de Ray Lewis. Era un receptor maduro, que quería dejar atrás su pasado, que estaba harto de que los medios tergiversaran sus palabras y buscaran siempre enfrentarle a sus compañeros y entrenadores. El año pasado, convertido en un fantasma de si mismo, fue despedido de los Cowboys y se marchó a Buffalo, su particular cementerio, en busca de una muerte digna.

.

T.O. ahora mide sus palabras. Y no se atreve a responder a las preguntas espinosas. “¿Qué queréis que responda? Diga lo que diga lo vais a tergiversar”. T.O. consiguió el domingo 197 yardas y un touchdown en nueve recepciones. Pero como le ha ocurrido siempre, la alegría no fue completa. Los Bills fueron derrotados en la tarde en que T.O. bailaba su último vals.

.

T.O. ha sido el más grande, el más divertido, el último trasgresor real de una NFL cada vez más políticamente correcta. Pero también ha sido un niño vapuleado por casi todos. Yo siempre le he defendido y le he admirado. Me encanta T.O. El jugador que ha ansiado con más anhelo el anillo de campeón. Ese anillo que nunca estará en su dedo. Terrell, no dejarán que tu nombre se inmortalice en Canton, pero muy pocos merecen tanto como tú estar en el Hall of Fame, porque muy pocos han amado y le han dado tanto como tú al football americano. 

.

mtovarnfl@yahoo.es

.


11 Comentarios

Mostrar
avatar

Ivan

Me ha encantado! yo tambien soy un fan de T.O

11/23/2009 10:56:39 PM

avatar

Ivan

Me ha encantado! yo tambien soy un fan de T.O

11/23/2009 10:56:39 PM

avatar

Pacheco

Totalmente de acuerdo, muy polémico pero muy bueno y sobretodo, desequilibrante. Demasiado perseguido por la prensa para conseguir sacarle algun titular escandalizador. Espero que nos deje algun que otro partidazo o almenos algun jugón de los suyos. Debería haberse quedado en Dallas, al igual que Chad ''Ochocinco'' que, le ha salido bien el quedarse.

Pd: Que bueno que es Orton. Un saludo Mariano.

Pacheco

11/23/2009 10:57:33 PM

avatar

rubens

gracias por este artículo, me ha gustado mucho. y qué más se puede decir de Terrel Owens... que grandes aquellas celebraciones sobre la estrella de Dallas jejeje.

11/24/2009 12:20:42 AM

avatar

ochocinco

tengo que reconocer que has estado sembrado en este artículo!! cuando yo pienso en T.O. inmediatamente pienso en el receptor mas grande de la historia , momentos y partidos memorables , con esa prepotencia suya sabiendose el mejor y demostrandolo en la cara de los rivales!! Aun hoy es dominante y te aseguro mariano, y espero que el año que viene hagas un comentario, que si el año que viene firma por un equipo con aspiraciones se saldrá!! es el MEJOR!!! solo decir que con ochocinco me aficionaron aun más a este deporte y pese a que soy de los eagles a él se lo perdono todo. Como diría T.O. : WHO CAN MAKE A PLAY ? I CAN !!! GRANDEEEEE!!!

11/24/2009 02:52:45 AM

avatar

edu

el articulo es buenisimo,totalmente de acuerdo con el poderio fisico y el amor de owens por el football.

como opinion personal me gustaria aportar que a este jugador le ha faltado la madera de lider,creo que es lo que le ha hecho ser desplazado de equipos importantes continuamente hasta acabar en bills

11/24/2009 08:04:00 AM

avatar

payone

perdon por el offtopic, pero kris brown esta demandando otra mencion en el blog

11/24/2009 11:04:18 AM

avatar

Marcos

Con T.O. nunca te aburres, eso está garantizado.

En Dallas le echamos de menos, viendo el fraude que está resultando Roy Williams.

11/24/2009 03:56:45 PM

avatar

victor

Buen articulo me ha gustado mucho. TO y 85 son Wr que solo te gustan si estan en tu equipo pero nadie puede negar que han sido unos cracks.

11/25/2009 12:52:22 PM

avatar

Jony

cracks!! tu y TO! recuerdo un reportaje hace años cuando yo tendria unos 16 años o asi (ahora 23) de transworld sport (no estoy seguro) en el q salia un jugador de football (yo por aquel entonces no tenia ni idea) al q le hicieron una particular apuesta. decian que lo agarraba todo y le retaron a agarrarse a las asas de un bote hinchable (como los de los niños) y le ponian atado a una lancha a dar vueltas a toda leche. pues el tio se solto y se empezaron a reir de que no habia podido aguantar. pero cuando sale del agua el tio... sale tan campante enseñando las asas diciendo q se habian roto. q crack! imaginaros la cara de los q le habian retado, jajaja. sobra decir q este tio es TO! yo no tenia ni idea de esto pero me quede con su nombre. si alguien encuentra el video por algun lado q lo suba

11/25/2009 01:05:07 PM

avatar

Kurtwarner

Este tipo de personajes no deberia envejecer nunca....

grande Terrel

11/25/2009 07:19:57 PM