NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MUNDIAL SBK

Razgatlioglu sonríe con la BMW

El turco ya liberado de Yamaha prueba la M 1000 RR en Portimao, circuito al que dio 11 vueltas en su primera toma de contacto: “Estoy feliz”.

Actualizado a
Razgatlioglu sonríe con la BMW

El fichaje de Toprak Razgatlioglu por BMW ha sido uno de los fichajes del año en el Mundial de Superbike. Un movimiento que agitó a la parrilla y que creó un efecto dominó en el que Jonathan Rea heredó su Yamaha, Axel Bassani recogió la Kawasaki del seis veces campeón y Michael Ruben Rinaldi llegó a la Ducati del Motocorsa que deja su compatriota tras abandonar el equipo oficial, al que sube Nicoló Bulega.

Con todas las piezas colocadas en sus destinos, el turco era el único que aún no había probado su nueva montura, por restricciones contractuales. Pero el subcampeón de 2022 y 2023, liberado de Yamaha, ya ha podido completar sus primeros kilómetros con la M 1000 RR. “En la primera vuelta, simplemente estaba sonriendo”, explica Toprak tras una primera toma de contacto de 11 vueltas a Portimao. El trazado portugués es de reciente recuerdo para Razgatlioglu, ya que en el penúltimo fin de semana del World SBK vivió una trepidante batalla contra Álvaro Bautista, resuelta en favor del bicampeón en sus tres envites. Así que la comparación con su anterior moto, sale rápida y así explica las diferencias: “Sobre todo en la salida de las curvas. Conozco muy bien mi vieja moto tras cuatro temporadas, pero en la salida de la última curva sentí una potencia increíble”. Precisamente en ese último viraje de la última vuelta, perdió dos veces contra el talaverano, que le adelantó una vez por dentro y otra, por fuera.

“Esta moto sigue siendo más rápida. Tuve que adaptar la frenada porque me paraba mucho. El freno motor retenía mucho. De todos modos, en cada vuelta fui mejorando, entendiendo la moto y la tracción. La conexión del acelerador es mucho mejor. Estoy muy contento y tenemos muchas partes por probar”, continúa Razgatlioglu, quien, para finalizar, resume la jornada de pruebas: “Estoy muy contento porque en cada vuelta voy mejorando y aprendiendo el estilo de la moto. Necesito mi estilo, pero en las curvas lentas ahora me siento mejor. Y dentro del equipo me siento muy cálido y todos son muy buenas personas, así que estoy feliz por esto”.

Y BMW espera seguir haciendo feliz a su nueva estrella, y para ello prepara una actualización del motor y otras piezas no especificadas por la fábrica con la que esperan dar un paso adelante. Los próximos test de Jerez esperan y allí pondrán en liza todas las novedades que tengan disponibles. Todo con un objetivo, que no es otro que luchar por el Mundial. “Hay que dar esos pasos porque nuestro momento tiene que llegar. Tenemos las herramientas para hacerlo y ahora es el momento”, afirma un confiado Shaun Muir, director del equipo BMW.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas