NewslettersRegístrateAPP
españaESPAÑAchileCHILEcolombiaCOLOMBIAusaUSAméxicoMÉXICOusa latinoUSA LATINOaméricaAMÉRICA

MOTOGP | MARTÍN

“Estaba obsesionado con ganar”

El subcampeón de la clase reina repasa su año en el ‘El Hormiguero’. “Aún me duele mucho Indonesia, sin esa caída hubiese ganado el Mundial”, reconoce.

Actualizado a
Jorge Martín, en 'El Hormiguero'.
El Hormiguero

Después de desconectar unos días tras el final de MotoGP en Valencia en el que Francesco Bagnaia se alzó con el título de la categoría reina tras pelear con él durante toda la temporada, Jorge Martín fue el primer invitado de la semana de ‘El Hormiguero’ de Antena 3. En su visita, el madrileño de San Sebastián de los Reyes dio un repaso a su temporada sobre la Ducati del equipo Prima Pramac, que estaba presente en el plató, y habló de los siguientes temas:

Final de temporada: “No lo perdí (el título) en la última carrera. Ha sido un año muy largo y ha pasado de todo, he estado más cerca, más lejos... Pero mi objetivo al comienzo del año era un ‘top-3′ y hay que verlo todo desde el principio, así que estoy feliz del año que he hecho”.

Presión: “La última carrera la disfrute mucho porque había mucha afición. Me dije que iba a disfrutar pasara lo que pasase. Lo pasé peor de Tailandia a Qatar porque estaba obsesionado con ganar y muy borde con mi equipo, no estaba disfrutando. Ha sido un año complicado, no empecé como esperaba, pero luego cogí ritmo. Cuando veía que algo no iba bien, me ponía muy tenso”.

¿Borde con su equipo?: “Es lo peor, es como tu familia. Pero en esas carreras había mucha presión y estaba muy encima de ellos en cuanto veía algo”.

Toque con Márquez en Cheste: “Es la primera vez que lo veo. Fue un momento complicado. Al levantar la moto hice que se fuera al suelo. Me supo fatal porque era su última carrera con Honda, pero me sorprendió su actitud, porque me dijo que él hubiera hecho lo mismo. Es el mejor de la historia, quería un casco suyo y lo intercambiamos a los dos días”.

Buen rollo con los pilotos: “Sinceramente, solo me llevo bien con Aleix, es una relación de casi hermanos porque me cuida mucho desde los 16 años. No pretendo ser amigo de los demás, no adelantó igual a Aleix que a los demás, pienso: ‘O te quitas o te quito’. Soy muy respetuoso porque nos estamos jugando la vida, pero voy a tope”.

Tocar con el hombro el suelo: “Tengo un estilo peculiar porque soy pequeño y no puedo hacerlo de otra forma, si quiero que la moto gire me tengo que tumbar mucho. Cuando antes gires, antes aceleras”.

Lecciones del año: “He dado un gran paso del año pasado a este, porque me caía bastante y he aprendido esa constancia. Lo que aún me duele mucho es la carrera de Indonesia. Iba liderando con tres segundos y, seguramente, con ese resultado hubiese ganado el Mundial. El sentirme tan superior en ese momento, el querer ‘humillarlos’ por así decirlo, me hizo fallar. He aprendido que puedes ganar la carrera por un segundo o dos décimas, los puntos son los mismos”.

Actitud: “Hay mil cosas que pensar. En una carrera hay mucha gestión, no solo darle al gas. Tengo que pensar la gestión y la estrategia. Por eso ahora en los esprints he ganado tanto, porque es velocidad pura e instinto y es mi punto fuerte. Soy una persona muy competitiva. Tengo que ganar a todo… dentro de una lógica. En Qatar me tocó una rueda defectuosa, acabé el décimo y fue muy difícil. Pero fui yo el que tuve que alegrar a mi equipo porque estaban muy tristes, me sorprendí en el buen sentido”.

Futuro: “El año que viene me veo peleando por el campeonato, me veo campeón, pero eso requiere poner muchas cosas juntos. Habrá mucho nivel, cada año sube. ¿Tener suerte? Al final te la buscas con trabajo y dedicación”.

Sigue el canal de Diario AS en WhatsApp, donde encontrarás todas las claves deportivas del día.

Normas