MOTOGP | MISANO 2 | PERFIL DEL CAMPEÓN

Quartararo, el niño prodigio que destacaba a lo Márquez

El primer ganador francés de la clase reina es hijo de cerrajero y peluquera, afincado en España desde los trece años y con pinta de campeón desde 2014.

Misano
0
Quartararo, el niño prodigio que destacaba a lo Márquez
Repsol Honda

Hoy a nadie puede sorprenderle que Fabio Quartararo sea ya campeón del mundo de MotoGP, el primero de la historia para el motociclismo francés en la clase reina. Este simpático chaval de 22 años, nacido en Niza el 20 de abril de 1999, iba camino del título ya la pasada temporada, la de la lesión de Marc Márquez, pero la falta de experiencia entonces le hizo perder fuelle en la segunda parte del campeonato. Aprendió de aquella segunda temporada en la clase reina y, este hijo de cerrajero y de peluquera, es ahora el justo vencedor de la temporada 2021, haciendo buenos los pronósticos de hace años que veían en él un campeón en potencia.

A su llegada al Mundial en 2015 ya había quien le veía como el nuevo Márquez, por el ímpetu que traía de un CEV que ganó en dos ocasiones. La primera de ellas, en 2013, por sorpresa, con un hierro como era la FTR Honda y gracias a una enorme carambola de resultados en la última carrera. Al año siguiente, ya en el poderoso Estrella Galicia de Alzamora, arrasó con un total de nueve victorias y dos segundos puestos. Su explosión hizo que se introdujera una norma por la cual los campeones del FIM CEV Repsol pudieran debutar en el Mundial antes de cumplir los 16 años, que era la edad mínima, y así él pudo hacerlo con 15 años, en Qatar 2015. Ya en su segunda carrera, subió al podio por vez primera en Austin, pero a partir de ahí llegaron más sombras que luces hasta su salto a MotoGP, donde realmente explotó dentro del Mundial.

Sin duda, no ayudó en el inicio de su carrera mundialista tanto cambio de equipo como tuvo. Su recorrido anterior a lograr la estabilidad en Yamaha fue éste: Estrella Galicia (Honda) y Leopard (KTM) en Moto3; Pons 40 (Kalex) y Boscoscuro (Speed Up) en Moto2; y Petronas Yamaha (dos años) y Monster Yamaha en MotoGP, al que llegó este año para relevar ni más ni menos que a Valentino Rossi, algo que no le ha pesado en ningún momento. Su salto a MotoGP parece arriesgado en ese momento, porque sólo contaba con una victoria en Moto2 y no se entendía que Yamaha no prefiriera darle una oportunidad a Álvaro Bautista en vez de a ese joven piloto que había sido más bluf que estrella en las categorías anteriores. Sin embargo, Fabio se adaptó a las mil maravillas a la M1 y ya en su primer año, aunque se le resistió la victoria, dejó el sello, logrando la pole más joven de la historia en MotoGP y varios podios. El año pasado llegaron sus primeras victorias y éste ha sido el más sólido y regular con diferencia.

Este niño prodigio es todo un diablo sobre ruedas al que le encanta el sobrenombre de El Diablo. Empezó a montar en moto a los cuatro años y desde muy pronto lució en el casco un diablo como el de Roberto Locatelli, campeón de 125cc en el año 2000 con un diablo en el casco que hizo suyo Quartararo con el tiempo. Su padre, Etienne, que fue campeón de Francia de 125cc, sabía que en Francia difícilmente su crío podría hacer carrera y se afincaron en España, en Altea, desde que tuvo trece años, para evitarse los largos viajes que se hacía antes hasta nuestro país para poder correr en él. Creció y se formó en los campeonatos españoles, con el apoyo de Wild Wolf (marca de bebidas energéticas) hasta sus primeros pasos mundialistas, con lo que el español lo domina prácticamente tan bien como el francés. En su origen hay también ascendencia siciliana, y es todo un cosmopolita, apasionado de la moda, muy usuario de las redes sociales y de gustos glamurosos. Ahora, además, es campeón del mundo de MotoGP, el sucesor de Joan Mir en el trono que venía siendo de Márquez hasta que llegó su lesión. Lo defenderá contra él y contra quien sea necesario en 2022 con todas sus fuerzas.