FERNANDO ALONSO

El día que Alonso cumplió el sueño de todo un país

Hoy se cumplen 15 años de la consecución de su primer título mundial de Fórmula 1 en Brasil.

  • Clive Rose

    El objetivo más anhelado

    El momento de la rabia, de la felicidad desatada, ese mítico ‘Toma, toma, toma…’ que emo-cionó a todo un país y simbolizó la consecución de su primer título mundial de Fórmula 1. Fer-nando Alonso terminaba tercero el GP de Brasil en Interlagos después un año casi perfecto, con siete victorias y ocho podios, cuatro segundos y cuatro terceros. Subió el cajón todas las carreras que pudo acabar, excepto Mónaco y Hungría, con un abandono y la carrera de India-nápolis que no corrió por los neumáticos Michelin. Ese día de hace tres lustros fue el más joven en conseguir proclamarse campeón de F1. “En las últimas vueltas, comencé a escuchar muchos ruidos en el coche. Solo cuando vi la bandera a cuadros pude permitirme sentirme feliz”, dijo aquel 25 de septiembre de 2005.

    FOTO: Clive Rose (Getty Images)

    1 / 10

  • Mark Thompson

    Malasia, el comienzo de todo

    Un par de temporadas antes, Alonso ya había sorprendido al mundo con su primera pole en Malasia y en el año de su primer título lograría también su primer triunfo en el circuito de Sepang. Arrancó desde la pole, abandonaba a su compañero Fisichella, que había ganado en Australia, y completaban el podio Trulli y Heidfeld. Por primera vez en la historia, un español lideraba el Mundial. Fernando ganaría también la tercera carrera en Bahrain.

    FOTO: Mark Thompson (Getty Images)

    2 / 10

  • Vladimir Rys

    Contra la leyenda de Schumacher

    “Uno de los pistones del propulsor RS25 estaba seriamente dañado en su cabeza desde el GP de Bahrain. Para que aguantara la carrera de Imola, decidieron inutilizar casi en su totalidad el funcionamiento del cilindro afectado, que perdía compresión de forma radical. Es decir, que Alonso ganó a Schumacher con un cilindro menos de los diez de su coche y un altísimo riesgo de rotura”. Así contaba AS la gesta del asturiano en aquella apasionante carrera. Más tarde, Alonso logró otra de sus victorias más recordadas en San Marino, aguantando vuelta tras vuelta las once que Schumacher intentó sin éxito superar al español. Era una suerte de en-trega del testigo del ‘Kaiser’ a la promesa que ya era una realidad, aunque en 2006 volverían a luchar por el título.

    FOTO: Vladimir Rys (Bongarts/Getty Images)

    3 / 10

  • Clive Mason

    Nace la ‘Alonsomanía’

    Con un circuito de Barcelona absolutamente entregado al piloto español, la Alonsomanía y la marea azul tomaron las gradas. Alonso luchó hasta el límite contra el McLaren-Mercedes de Kimi Raikkonen, pero finalmente terminó segundo tras un problema con uno de sus neumá-ticos. Esos compuestos de Michelin, en cualquier caso, y cómo se adaptó Fernando a ellos fueron claves para su éxito.

    FOTO: Clive Mason (Getty Images)

    4 / 10

  • Mark Thompson

    Sin podio en Mónaco

    En Mónaco se quedó fuera del podio por primera vez en el año, cuarto después de que un accidente le hiciera perder tiempo en boxes. Pero llegó Nurburgring y en el GP de Europa ganó con una de sus geniales remontadas. Salía sexto, pero desde el inicio fue ganando posi-ciones con su Renault azul hasta lograr la victoria, presionando a Raikkonen hasta provocar el error del finlandés, que sufrió un accidente.

    FOTO: Mark Thompson (Getty Images)

    5 / 10

  • BAZUKI MUHAMMAD

    Su primer fallo en Canadá

    Iba líder, buscaba la victoria, pero esta vez llegó el error humano. Siete vueltas después de que abandonara por un fallo mecánico su compañero Fisichella, Alonso se fue largo tras la curva cuatro de Montreal y chocó contra el muro. Llegó a boxes, pero tuvo que retirarse. Y en la novena del año, Indianápolis, no participó por problemas de seguridad con los neumáticos Michelin, lo hicieron solo los seis pilotos de Bridgestone. Un espejismo en un año sensacio-nal…

    FOTO: BAZUKI MUHAMMAD (REUTERS)

    6 / 10

  • Vladimir Rys

    De regreso a Europa y al éxito

    La carrera de Francia, en casa de Renault, fue un éxito total para Alonso en Magny Cours, salía en la pole y logró una victoria, como diría un clásico, sin paliativos. Kimi, su gran rival ese año, arrancaba decimotercero, pero solo pudo llegar al segundo puesto. En Silverstone sería se-gundo, mientras que en Alemania lograría el triunfo en una de esas carreras en las que se demostraba que el motor Mercedes era más rápido que el V10 del Renault, pero menos fia-ble.

    FOTO: Vladimir Rys (Bongarts/Getty Images)

    7 / 10

  • Mark Thompson

    Templado hasta el éxtasis final

    A partir de Alemania, Alonso no volvería a ganar, ni en Hungría, (su peor resultado del año con un undécimo puesto tras el toque con el coche de Ralf Schumacher), siendo segundo en Turquía, Italia y Bélgica. Así llegó a la cita decisiva de Brasil, donde podía proclamarse cam-peón matemáticamente. Fernando logró la pole y Raikkonen le tenía que quitar cinco puntos para arrebatarle el Mundial. En carrera Fernando vio que los McLaren eran significativamente más veloces y se conformó con ser tercero tras Kimi y Montoya.

    FOTO: Mark Thompson (Getty Images)

    8 / 10

  • Mark Thompson

    El resultado necesario

    Raikkonen ganó, pero solo le robó dos puntos al genio astur gracias a su tercera posición. Y llegó el éxtasis, el momento para el que había luchado toda su vida y con el que hizo feliz a todo un país. Parecía una utopía, pero se convirtió en una realidad. Y es que siempre, siem-pre, hay que luchar por los sueños.

    FOTO: Mark Thompson (Getty Images)

    9 / 10

  • Lalo Yasky

    La locura en Oviedo

    Unos vaqueros, una camisa blanca y un chaval asturiano de veinticuatro años que, desde ese momento, se convertía en una leyenda del deporte. Fernando Alonso señalando a una multi-tud en Oviedo, banderas azules al aire celebrando un imposible, que un piloto español logra-se el título mundial de Fórmula 1. Hasta ese momento solo un podio en la prehistoria de la F1 por el Marqués de Portago; ahora, tras Alonso, aún esperamos la victoria de otro español en un gran premio… y ojalá que nuevas coronas.

    FOTO: Lalo Yasky (WireImage)

    10 / 10

Webs de PRISA

cerrar ventana

© DIARIO AS, S.L.