RALLY DE TURQUÍA

Los pinchazos acaban con Neuville, Loeb y Ogier

Los tres hombres de cabeza tuvieron que parar a cambiar rueda en el primer tramo de la etapa final y ahora es Evans el que acaricia el triunfo.

Los pinchazos acaban con Neuville, Loeb y Ogier

Carnicería en el Rally de Turquía. El tramo inicial de la última etapa ha dado un giro total al devenir de la cita otomana, ya que los hombres de cabeza han sido presa de los pinchazos, y ahora es Elfyn Evans, con el que nadie contaba, el que acaricia el triunfo. Thierry Neuville, Sebastien Loeb y Sebastien Ogier sufrieron el mismo problema, lo que ha colocado al galés como sólido líder.

La especial de Çetibeli, de 38 kilómetros, era el ‘desayuno’ que el Rally de Turquía tenía preparado para la jornada final. Y no ha defraudado. A su gran longitud, ya que es el tramo más largo del fin de semana, y sus rotos caminos, se han sumado la luz aún tenue del amanecer y el polvo en suspensión.

Y desde el primer momento ha comenzado a deparar sorpresas. El primero que sufría problemas era Ott Tanak, que se reenganchaba tras su abandono de ayer y perdía mucho tiempo al fallar los intercomunicadores y no escuchar bien las indicaciones de Martin Jarveoja, su copiloto. En el camino se han quedado Teemu Suninen que ha roto una rueda de su Ford, y Pierre-Louis Loubet, que ha sufrido una avería en su Hyundai.

Y a partir de ahí ha comenzado el festival de pinchazos: Esapekka Lappi, Kalle Rovanpera…hasta que ha llegado el turno de los líderes de la clasificación. Primero era Ogier el que paraba a cambiar rueda. “Un desastre. No es nuestro fin de semana”, decía al acabar. Pero poco después era el líder, Neuville, el que sufría el mismo problema. “Pensé que se había roto un amortiguador, pero era un pinchazo y tuve que parar a cambiar”, explicaba el belga. Y cuando parecía que Loeb tenía el camino libre hacia el triunfo, vivía lo mismo en sus carnes. “No sé dónde ha sido. Iba conduciendo con cuidado, sin tocar cuneta”.

El caso es que Evans se ha quedado sólo en cabeza, con los tres ‘tenores’ muy alejados, peleando en un cerrado duelo por la segunda plaza, separados por 5 segundos. Eso sí, todavía queda otra pasada por Çetibeli, por lo que aún puede pasar cualquier cosa.

Y, en medio de los dramas de cabeza, Jan Solans ha emergido en su categoría, WRC3, en la que ha marcado el mejor tiempo, remontando de una tacada del octavo puesto al quinto.