Formula E Coche Formula E

FÓRMULA E | SANYA EPRIX

Vergne renace y continúa con la locura: sexto ganador diferente

El vigente campeón puso fin a su mala racha logrando su primera victoria de la temporada al aprovechar un error del 'poleman' Rowland.

Sanya (China)

Dicen que el que avisa no es traidor. Ya lo dijo el día anterior: "Esta carrera tiene que ser mi punto de inflexión". Ahora es fácil saber el deseo que pidió Jean-Eric Vergne al Daruma que le regalaron mientras le pintaba un ojo. Desde que llegó a Sanya tenía claro que ese paraíso chino en casa de Techeetah iba a ser solo para él, por eso quitó a Rowland la pulsera del todo incluido que había conseguido en la Superpole y se la quedó él. Puso fin a su calvario de tres carreras sin puntos dando continuidad a la locura de esta temporada siendo el sexto ganador diferente en seis citas.

El semáforo tardó en funcionar, pero cuando lo hizo dio comienzo a una carrera en la que no tardaron en llegar las sorpresas: Nasr, Vandoorne y el que hasta ahora lideraba el campeonato, Bird, no llegaron a completar ni dos vueltas. Mientras, ajeno a todo eso, Rowland mantenía su posición de privilegio por delante de Vergne y Da Costa en una salida más limpia de lo que podría imaginarse viendo lo estrecho del trazado. La habilidad de rodar a toda velocidad por un Scalextric rodeado de muros sin tocarse también da puntos.

Sin la capacidad de encontrar el ritmo para romper la carrera, a Rowland se le acumulaban las preocupaciones en forma de coches que iban rodando pegados a él uno detrás de otro. Di Grassi le permitió respirar algo cometiendo un error que borró a unos cuantos, pero seguía teniendo en sus retrovisores esa mancha dorada y negra que representaba al campeón renacido con más hambre que nunca. Vergne demostraba que sus intenciones eran firmes y presionaba al Nissan en cada frenada.

Pasado el ecuador de la carrera, hasta seis rivales seguían respirando en la nuca de Rowland, pero el británico se iba creciendo a medida que pasaban las vueltas y veía que ni Vergne ni nadie podía meterle rueda. Tenía en el circuito a su mayor aliado, pero en la Fórmula E nadie perdona un error… Basta pasarse un poco de frenada para que te metan la cuchillada, y JEV lo hizo sin piedad. El francés volvía a oler las mieles de la gloria y quien quisiera apartarle de ella tendría que hacerlo a lo grande.

Viendo al campeón comenzar las hostilidades, el resto dio por acabada la tregua y empezaron a enseñar el morro, a exprimir a los rivales contra los muros y a volver a ofrecer un buen muestrario de toques. Uno de ellos acabó con Sims en un muro y la bandera roja ondeando. Se quedó anclado en mitad de la pista, era el séptimo abandono ('Nelsinho', Paffet y 'Pechito' también estaban ya KO). Pero la tensión no acabaría ahí, era un previo de lo que esperaba en la reanudación con diez minutos, más una vuelta, por delante. Carrera al sprint.

Con los 'modos ataque' activados volvieron los adelantamientos arriesgados, como el de Lotterer a Abt por ser cuarto, y momentos de tensión, pero ninguno como la investigación a Vergne por no respetar el Safety Car. Mientras Frijns jugaba a los bolos con Di Grassi y Buemi completaba una gran actuación (del pit lane al sexto), JEV cruzaba la meta con la certeza de que está de vuelta: su investigación quedó en reprimenda. Es tercero a 8 puntos del nuevo líder Da Costa (en el podio tras Rowland). Ya habia pintado el otro ojo...

Clasificación de la carrera en Sanya.

La séptima carrera de la temporada será el 13 de abril en Roma.