Gaming Club
Regístrate
españaESPAÑAméxicoMÉXICOusaUSA

Cómic

‘Kill or be killed’, reseña. Anatomía del justiciero

De nuevo Ed Brubaker y Sean Philips ofrecen un magistral relato ambientado en el mundo del crimen.

Actualizado a
Kill or be killed

Ed Brubaker y Sean Philips son, con todo merecimiento, los reyes del cómic negro en la actualidad, son muchas ya las obras que esta pareja ha conseguido colocar entre las más altas del género: ‘Criminal’, ‘Fatale’, ‘The Fade Out’, ‘Reckless’, ‘Incógnito’… y ‘Kill or be killed’. De entre todas ellas esta última es probablemente la mejor estéticamente y la que mejor disecciona los bajos fondos del crimen y de la sociedad americana,

La miniserie de 20 números, que en su día se publicó en grapa en Image, retoma la figura del justiciero solitario, tan popular en el cine (‘Death Wish, `The Equalizer’, ‘Venganza’, ‘Rolling Thunder’…) y en el cómic (The Punisher’, Kick-Ass, Green Arrow…), pero desde una perspectiva más analítica tanto social como psicológicamente.

Kill or be killed
Ampliar

Moderno Fausto

Brubaker construye otra vez el relato a través de figuras que se alejan de lo políticamente correcto. Su protagonista, Dylan, es un perdedor: un estudiante que bordea la treintena, sin trabajo ni futuro y con varios intentos de suicidio. Tras el último un demonio se le aparece y le dice que le ha salvado la vida, a cambio tendrá que ir matar una persona malvada cada mes.

El primer gran interrogante que deja caer Brubaker es si nos encontramos ante un enfermo mental, teoría que va alimentando con páginas en las que el protagonista desarrolla situaciones que solo se dan en su imaginación, o estamos ante un moderno Fausto, en la que Dylan encuentra su sitio en el mundo al vender su alma al diablo.

Kill or be killed
Ampliar

Realista

Uno de los puntos más interesantes del cómic es cómo Dylan se va sumergiendo en un espiral de violencia que engulle a todo su mundo y se lleva por delante todo. Brubaker se toma su tiempo en construir el asesino, pasa de un joven inexperto incapaz de encontrar a sus presas a convertirse en una pesadilla para el crimen que está buscado tanto por la mafia como por la policía. Aquí Brubaker plantea el clásico dilema entre una justicia inoperativa que no alcanza a los delincuentes y una venganza que termina llevándose por delante criminales e inocentes.

El guionista incluye de manera orgánica todos los problemas que sufre la sociedad americana: pobreza, drogas, pederastia, prostitución, racismo, mafia, delitos monetarios… Intenta siempre desvelar qué hay tras ellos: una infancia de abusos, una falta de esperanza en su país... a pesar de ello en ningún momento trata de justificar a los personajes, pero no les presenta como un negro absoluto, algo que sí hace con el demonio que impulsa a Dylan.

Kill or be killed
Ampliar

El mejor Philips

Sean Philips es un excelente dibujante, uno de los mejores del momento, pero en este trabajo va un paso más allá, rozando la perfección. Hace un despliegue extraordinario de construcción de las páginas, con estructuras rupturistas que convierten cada escena en una obra de arte llena de detalles y de puntos para fijarse. Vuelve a mostrar sus habilidades como anatomista y como creador de escenas de acción. Consigue mostrar al lector la ciudad que se esconde tras las luces y los escaparates, le traslada a callejones oscuros donde huele a basura y miedo.

Kill or be killed
Ampliar

Conclusión

Kill or be killed’ es una de las grandes obras de una de las mejores parejas que ha dado el cómic. Lo tiene todo: una historia potente que engancha desde la primera viñeta, un dibujo extraordinario y varios niveles de lectura. La edición del ómnibus de Panini es todo un lujo. Un cómic imprescindible.

Kill or be killed
Ampliar

Ficha

  • Guion: Ed Brubaker
  • Dibujo: Sean Philips
  • Formato: Tapa dura 18 x 27,5 cm.
  • Páginas: 624 color
  • ISBN: 9788411508247
  • Fecha: 23-11-2023
  • Editorial: Panini
  • Precio: 60€