Gaming Club
Regístrate
españaESPAÑAméxicoMÉXICOusaUSA
Forspoken

Forspoken

Análisis

Análisis de Forspoken en PS5. Un mundo de magia... ¿con magia?

Analizamos el nuevo título de acción y rol de los creadores de Final Fantasy XV, una nueva IP que promete mucho, ¿está a la altura?

Actualizado a

Frey Holland no pasa por una buena racha. La protagonista de Forspoken, la nueva IP de Luminous Productions, ha padecido una infancia difícil y llena de vicisitudes. Sus encontronazos con la Justicia la han llevado a presentarse varias veces ante la jueza, pero su situación está a punto de cambiar. Un misterioso portal la conducirá desde Nueva York hasta las desconocidas tierras de Athia, donde experimentará el despertar de sus habilidades mágicas.

La joven Frey, huérfana y rechazada por la sociedad, aparece repentinamente en un mundo que no reconoce. Ruinas de construcciones medievales se erigen aquí y allá, rodeadas de naturaleza y de restos de una civilización en retroceso. Desconcertada, la muchacha se sorprende cuando descubre que un brazalete parlanchín le aprisiona la muñeca. Cepo, bautizado así por Frey, tuvo forma corpórea en el pasado, por lo que anhela volver a su estado original. De palabra hilarante y mordaz, las conversaciones entre ambos forjan una relación muy peculiar.

El título se sumerge de lleno en el género Isekai, que se caracteriza por presentar a un personaje del planeta Tierra, que por una u otra razón acaba dando con sus huesos en un universo paralelo. Forspoken parte de esta premisa y confecciona una epopeya heroica con sus luces y sus sombras: acción, rol, parkour y mundo abierto se mezclan para crear una experiencia que nos da una de cal y una de arena.

El Desgrarro de Athia

Las protectoras de Athia eran conocidas como Tantas, cada una de ellas al frente del gobierno de una de las regiones. Dotadas de poderes mágicos, eran amadas y veneradas por su pueblo. Sin embargo, una ola de corrupción se apoderó de ellas, las tierras empezaron a tornarse yermas y casi todos los animales y humanos sucumbieron al Desgarro. No perecieron, se convirtieron en muertos vivientes.

Para cuando Frey pone los pies en Athia, la podredumbre ha contaminado casi todo el territorio. Cipal, el último baluarte de la humanidad, está a punto de ser engullido por el mal que lo acecha. Solo la muchacha posee las habilidades necesarias para hacer frente a la amenaza que se cierne sobre la ciudad.

Ampliar

El poder de Frey despierta sospechas entre los habitantes de Cipal. Algunos consideran que el demonio se encuentra en su interior, una sospecha que indigna a la protagonista. Y es que lejos de ser una heroína clásica, la joven rechaza ser definida como tal, pues en un principio su único objetivo es hallar la forma de regresar a Nueva York. El conflicto anida en el interior de un personaje que nunca se ha sentido querido ni aceptado por los demás, aunque su estancia en Athia tal vez cambie su forma de ver las cosas.

A nivel argumental, los guionistas han escrito una historia pasable, cargada de humor y de secuencias épicas. El contexto, lo que rodea a Athia y a las Tantas, es más interesante que la trama argumental en sí, que en ciertos puntos cae incluso en lo absurdo. Frey, por su parte, es una protagonista con un pasado trágico que arrastra su condición de huérfana: recela de la gente y está resentida por haber sido abandonada por sus padres biológicos. Desde esta perspectiva, los escritores la han provisto de una serie de características que le han hecho ser como es en Nueva York. En Athia descubrirá su verdadera naturaleza, pero el conflicto está presente en todo momento.

La historia se narra a través de diálogos, escenas cinemáticas y documentos que hallamos al explorar el mundo. Lo que nos ha llamado la atención para mal es que los fundidos en negro entre secuencias o conversaciones son de otro tiempo, rompen el ritmo y emborronan un aspecto visual muy cuidado por lo demás. L

Ampliar

Combate y parkour, los dos elementos clave

La obra de Luminous Productions es ante todo un juego de acción. A pesar de que introduce mecánicas RPG, la base es el combate en tiempo real. A diferencia de otros títulos de acción, Frey no porta armas, ataca y se defiende con su magia.

Encontramos dos tipos de hechizos: los de ataque se centran en el aspecto ofensivo, mientras que los de apoyo alteran las condiciones de los enemigos. Estos hechizos (más de 100 en total) se asignan a una rueda rápida. A medida que progresamos en el juego, es posible mejorarlos, adquirir más o desbloquear nuevos sets de encantamientos. Hubiera estado bien, eso sí, poder asignar más cantidad de hechizos a la rueda.

Ampliar

Las luchas en Forspoken se caracterizan por su rapidez. Podemos lanzar hechizos, cargarlos para que sean más potentes, esquivar y contraatacar, siempre teniendo en cuenta que los enemigos disponen de distintas fortalezas y debilidades. Gracias a Cepo, si pulsamos el botón en el momento preciso podremos activar el contraataque; en caso de que un enemigo haya caído tendremos la opción de rematarle. Si bien en momentos puntuales se genera cierto caos, el combate es divertido y satisfactorio, sobre todo contra los jefes finales, todos ellos bien diferenciados para que el jugador ponga en práctica sus propias estrategias.

A medida que avanzan las horas se produce un desgaste de ideas, algo que se nota en el abuso de las oleadas de enemigos. Aun así, el combate se mantiene lo suficientemente sólido y fresco durante toda la partida.

Ampliar

El sistema de progresión es bastante ligero: subida de nivel y experiencia a invertir en los hechizos. Las características de Frey se mejoran también con los atuendos, aunque solo se pueden modificar las capas y los collares. Si recogemos los materiales necesarios podremos reforzarlos para mejorar la magia y la vida. Además, hay una serie de ventajas asignables que nos ayudan a resistir a cambios de estado, por ejemplo. También es posible craftear objetos como las pociones, que usamos en batalla para curarnos.

Una de las cosas más satisfactorias de Forspoken es desplazarse por el mundo utilizando parkour. Con apenas dos botones, Frey salta, corre y asciende por terrenos escarpados. No hay mecánica de escalada como tal, pero nos podemos valer de un hechizo de agarre para que el personaje se balanceee o si impulse hacia arriba. Como cabría esperar, ejecutar estos movimientos consume los puntos de resistencia, por lo que habrá que estudiar el terreno y elegir la ruta más plausible.

Ampliar

Anquilosado en mecánicas del pasado

A la vista, Forspoken es un juego de nueva generación. Incluso a los mandos, el combate y el parkour proporcionan grandes momentos al jugador, y eso sin hablar del viaje rápido, casi instantáneo. Por desgracia, no todos los elementos del juego se perciben actuales.

No es tanto que el mundo abierto esté lleno de puntitos o que se perciba vacío, sino que las actividades dentro de ese mundo son desafíos poco apetitosos: combate contra un enemigo antes de que se consuma al tiempo, intérnate en “laberintos” de línea recta, desbloquea refugios o elimina la corrupción de los monumentos para mejorar las estadísticas de Frey.

Ampliar

Las misiones secundarias se nos antojan flojas. Después de perseguir a un gato por tercera vez o de aceptar un encargo del enésimo personaje que busca algún objeto en particular (con enfrentamientos de por medio, naturalmente), enseguida queda claro que no hay mucho más que rascar. Conversaciones por lo general poco gratificante que aportan poco al personaje y que en ocasiones frisan el tedio.

En las impresiones finales que publicamos hace unos meses ya señalamos que las mecánicas de sigilo del tercer episodio nos habían parecido de época pretérita. Es quizá un ejemplo muy claro de todo lo que está mal en Fosrpoken, aunque en este caso se trate de una mecánica que solo sale una vez en todo el juego. Ocurre lo mismo con las persecuciones, como las de Assassin's Creed 2, un juego de hace más de una década.

Ampliar

Gráficamente espectacular

El motor gráfico Luminous Engine es una tecnología que se concibió para Final Fantasy XV. La idea de Square Enix era utilizarlo en otros proyectos como Kingdom Hearts III o Final Fantasy VII Remake, pero ambos se rediseñaron en Unreal Engine 4. Todo parecía indicar que el motor quedaría en desuso. Por fortuna, el estudio decidió rescatarlo de cara al desarrollo de Forspoken: los resultados saltan a la vista, es uno de esos juegos que dan sensación de nueva generación. Al verlo en movimiento, queda patente que no podría funcionar en PS4 o Xbox One.

Una protagonista detallada al máximo que se mueve en un mundo gigantesco y vertical repleto de elementos y de naturaleza. Las animaciones de Frey, el movimiento de la capa al batido de la brisa...

Ampliar

En combate, los efectos de luz destacan por encima de todo, llenan la pantalla de fuegos artificiales de todos los colores. Se le pueden criticar algunas texturas o los rostros de algún que otro NPC, pero en líneas generales estamos ante un producto que aprovecha el hardware de PS5.

Forspoken funciona muy fluido en el modo rendimiento, no tanto en la configuración de fidelidad gráfica o en el de el trazado de rayos. Tratándose de un juego de acción, que el juego corra a más fotogramas es una ventaja.

Un último apunte: el juego ha sido localizado al español con la calidad habitual de las traducciones de Square Enix, pero no doblado a esta lengua.

Conclusión

Forspoken es un juego de acción con gráficos de nueva generación que nos ha gustado por su combate y por el parkour. Su impresionante despliegue visual queda eclipsado parcialmente por una serie de decisiones de diseño controvertidas: un mundo abierto “de puntitos” lleno de actividades que tal vez contente a los completistas, pero que no tienen alma ni aportan casi a la historia ni la figura de la protagonista. Los fundidos en negro, la simplona presentación de los diálogos o la breve sección de sigilo en el episodio 3 son ejemplos claros de diseño anticuado, de otro tiempo. Quitando esos problemas, que no son menores, la obra de Luminous Productions es un producto notable porque el combare funciona bien y es muy divertido, máxime en las batallas contra jefes finales

Lo mejor

  • Un sistema de combate divertido y variado
  • Las impresionantes batallas contra los jefes finales
  • El desplazamiento por el mundo utilizando parkour
  • Gráficamente de nueva generación

Lo peor

  • Las misiones, tareas y desafíos secundarios son poco atractivos
  • Diseño de algunas mecánicas muy anticuado
  • Mundo abierto vacío y desaprovechado
  • En algunos puntos abusan de las oleadas de enemigos
7.3

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas. Cómpralo sin miedo.

Análisis de Forspoken en PS5. Un mundo de magia... ¿con magia?
Borja Ruete

Redactor Meristation

Normas

Para poder comentar debes estar registrado y haber iniciado sesión. ¿Olvidaste la contraseña?