25N

#MyGameMyName2022, contra el acoso machista en los esports

Movistar vuelve con la campaña My Game My Name, que visibiliza el acoso que sufren las mujeres dentro del ámbito del deporte electrónico.

"Qué malas sois las mujeres en los videojuegos, coño", "Mujer, vete a la cocina", "Puta lavadora". Estos son algunos de los insultos recopilados durante el experimento que forma parte de la campaña #MyGameMyName, con la que Movistar denuncia el acoso machista que sufren las mujeres en el ámbito de los esports. El pasado 2019 Movistar había lanzado una primera edición de esta campaña y, cuatro años más tarde, evalúa cómo ha avanzado la situación. En Meristation asistimos a la presentación del evento y a una mesa redonda en la que las participantes relatan su experiencia. Con motivo del 25N, en el que los anuncios sobre la violencia sexista causan revuelo y en una época marcada por episodios lamentables en la industria, son necesarias las iniciativas que buscan crear un espacio más sano para los jugadores.

"Por ser mujer"

#MyGameMyName cuenta con la participación de jugadores profesionales y creadoras de contenido reconocidas en la industria, como Jen Herranz, Gemita, Mery Soldier, Leviathan, Laurita Chicle y Sugus Susana, quienes comparten sus experiencias en el lado amargo de las partidas multijugador. La campaña se presenta a través de una rueda de prensa conducida por Clara Estrada Laura Nogales "Molda", productora de la iniciativa, y con el testimonio de Leviathan, Laurita Chicle, Sugus Susana, Eider Díaz, Yago Panzuela "Goes", Laura Cuesta Cano y RachelXGin.

"Es cierto que insultan a todo el mundo, pero los insultos dirigidos a chicos van de su habilidad en el juego, mientras que los que recibimos nosotras son por ser mujer", comparte Leviathan, creadora de contenido especializada en Valorant. En el mismo vídeo apreciamos cómo en partidas de máximo dos horas todas las jugadores se encontraron con insultos que buscan degradarlas como mujeres. Desde reproducir estereotipos como "vete a la cocina" o "hazme un sándwich" (calcado de la cultura anglosajona) a "cómeme la polla, guarra".

Goes, junto con otros participantes masculinos, se sentó codo a codo con compañeras para presenciar cómo era el desarrollo de una partida multijugador si llevas un avatar o nick femenino, y en efecto no le costó encontrar actitudes deleznables. El streamer considera que es importante que los hombres rechacen actitudes misóginas. Jen Herranz en el vídeo habla también de la responsabilidad del creador de contenido y de que, al ser un referente, nuestro comportamiento online influye en nuestro público.

"No dejes que ellos ganen"

Cuando nos ponemos a jugar es porque deseamos pasar un rato agradable y divertido, y encontrarnos con un entorno hostil hace que nos replanteemos a vivir esa experiencia. "Yo creo que todas hemos pasado por esa época en la que hemos acabado cerrando el juego y no querer a volverlo a abrir, y muchas habrán dejado de jugar por estas malas experiencias, comparte Gemita. Jen Herranz señala que ya no juega a títulos competitivos online, a menos que se trate de una partida organizada entre amigos. Laurita Chicle recomienda silenciar el chat para evitar comentarios desgradables y evitar así que desconocidos nos arruinen el día, si bien esta no es la solución definitiva al problema de fondo.

Eider Díaz, responsable de comunicación de Movistar Riders, destaca cómo la educación es la base para construir una sociedad más igualitaria. "Esos insultos son síntoma de un entorno en el que falla la educación, y esta no es sólo responsabilidad del centro educativo, sino también de los padres. Laura Cuesta, especialista en educación digital, subraya que los videojuegos no son culpables de estas actitudes. "Detrás de alguien que fomenta el acoso online hay alguien con una autoestima muy pobre y una serie de carencias detrás". Cuesta, además, anima a los padres a que supervisen a sus hijos cuando se conectan a jugar.

Un cambio lento, pero positivo

Pero, ¿qué ha cambiado entre My Game My Name de 2019 y 2022? "Los insultos son los mismos", afirma Molda. "Pero sí hay una evolución en cuanto a que ahora las mujeres son más visibles, otras más se animan a jugar y ya no se esconden tras apodos neutros o masculinos". La creadora de contenido Mery Soldier afirma que siente que mujeres como ella han allanado el camino a otras nuevas y cómo es importante ser un referente que anime a crear un entorno más positivo. Por otro lado, Leviathan denuncia el papel cómplice de los compañeros que, al presenciar un comportamiento machista, deciden callarse en lugar de apoyar a la agredida o tomar medidas contra el agresor. Eider destaca que no es la misma responsabilidad la del agresor que la del cómplice, si bien debemos ser conscientes de nuestro rol a la hora de rechazar frontalmente ciertas actitudes.

En My Game My Name asistimos de nuevo a una historia conocida, la de jugadoras que saben que el entorno online no es siempre el más acogedor, cuando el videojuego debería unirnos. Molda, además, destaca con pena que hay jugadoras que no han querido participar por miedo a represalias por parte de su audiencia, y temor incluso a perder oportunidades laborales. Sugus Susana ha asegurado que siempre que habla de feminismo pierde seguidores, si bien lo ve como "una limpieza, porque no quiero que esa gente me siga". Leviathan se muestra firme y asegura que ella tampoco quisiera trabajar con marcas que no querrían trabajar con ella.

Avanzamos despacio, pero hacia una dirección correcta. My Game My Name no sólo va de denunciar, sino de transmitir un mensaje esperanzador. Mujeres como Mery Soldier, Jen Herranz, Leviathan, Sugus Susana, Gemita y tantas otras se han convertido en referentes del deporte electrónico. Todas coinciden en que es esencial reportar y visibilizar los comportamientos machistas, y cuidar la propia salud mental y, sobre todo, no sucumbir a la presión misógina y no abandonar nuestro espacio.

 

 

 

 

League of Legends

  • PC
  • Acción
  • Estrategia

League of Legends, el título de debut de Riot Games para PC, es un juego estrategia y acción de corte free-to-play ambientando en un universo fantástico en el que dos equipos de hasta 5 campeones cada uno luchan en batallas en tiempo real por el control del nexo.

League of Legends