Actualidad

Ya tenemos nueva Mejor Película de la Historia del Cine según Letterboxd, y aunque lo parezca, no es una sorpresa

Ven y mira: Los Padrinos caen hasta el quinto y sexto puesto en una lista, como todas, que no dejará indiferente a nadie.

Ya se sabe, las listas las carga el diablo. Es imposible que una enumeración de Lo mejor de… lo que sea, deje contento a todo el mundo. En estas que Letterboxd ha actualizado la suya de 250 mejores películas de la Historia del Cine, y claro, se ha liado. Aquí analizamos algunos puntos interesantes al respecto.

El Signo de los Tiempos

Letterboxd, fundada en 2011, se ha ido ganado poco a poco el respeto de la comunidad cinéfila. En sus listas, votadas por sus miembros, no abundan las estridencias que encontramos en otros sitios como IMDB, donde se cuela tranquilamente el cine más mainstream de superhéroes (y ojo, que nos encantan los super, pero no hay perspectiva temporal en absoluto ahora mismo). No, aquí hay Cine, pensado y razonado, con el punto de mira más allá de las fronteras que marca la colina que luce el cartel de Hollywood.

Aunque sí que tiene alguna cosa extraña su lista de las 250 mejores pelis de todos los tiempos, como ese segundo puesto para una Parasitos de 2019 o el trece para Todo a la vez en todas partes, de este mismo 2022 (sí, lo sabemos, acabamos de criticar esto mismo más arriba, por eso no lo pasamos por alto) o bueno, Neon Genesis Evangelion: El fin de Evangelion en el 23 (¿?). En general, es un gusto encontrarse obras incuestionables del cine asiático (con apabullante presencia), europeo o sudamericano, así como joyas de la animación.

En su última actualización, aparece en el primer puesto de la lista Letterboxd la portentosa Masacre, ven y mira (1985), del director ruso Elem Klímov. Fue un encargo para conmemorar el cuarenta aniversario del triunfo de la Unión Soviética sobre el ejército nazi. Y pensaréis, ¿Una película de propaganda elegida como mejor película de la Historia del Cine?

  1. Masacre. Ven y mira (1985)
  2. Parásitos (2019)
  3. Harakiri (1962)
  4. O auto da compadecida (2000)
  5. El Padrino (1972)
  6. El Padrino Parte II (1974)
  7. La condición humana III: La plegaria de un soldado (1961)
  8. 12 hombres sin piedad (1957)
  9. Los siete samurais (1954)
  10. Cadena perpétua (1994)
  11. El viaje de Chihiro (2001)
  12. El infierno del odio (1963)
  13. Todo a la vez en todas partes (2022)
  14. El caballero oscuro (2008)
  15. Spider-Man: Un nuevo universo (2018)
  16. Estación Central de Brasil (1998)
  17. Un día de verano (1991)
  18. Yi Yi (2000)
  19. Uno de los nuestros (1990)
  20. Ciudad de Dios (2002)

A ver, si miramos las viejas listas que hace décadas clasificaban ese nuevo arte que resultó ser el Cine, solía darse un duelo a muerte entre los dos primeros puestos, que pivotaba según año entre Ciudadano Kane (1941) y El acorazado Potemkin (1925). Y ¡oh, sorpresa! La película del genio Eisentein fue un encargo del Estado Soviético para conmemorar el 20 aniversario de la Revolución Rusa.

Estamos convencidos de que no hay nadie que cuestione que el Acorazado es una absoluta Obra Maestra del Séptimo Arte. Una, además, que es de inmensa influencia en el cine posterior. Y es que importa poco el origen. Si Lenin y Stalin pusieron en marcha la Escuela Estatal de Moscú porque vieron en el incipiente cine un eficaz arma de propaganda, no es menos cierto que la mayor maquinaria de propaganda del medio se encuentra en Hollywood. Y sinceramente, da igual si eso nos da como resultado el máximo nivel que puede alcanzar un medio expresivo.

Así, el ensalzamiento en Letterboxd de la extrema dureza hasta lo insoportable y el Cine puro que encierra Masacre. Ven y mira, con su desgarrador grito antibelicista, responde a un zeitgeist que se está estableciendo en nuestra civilización en el presente siglo. El miedo y el aterrado respeto a la guerra y sus consecuencias, la posibilidad real del final de lo conocido y de nuestra propia existencia, el asomarnos a un vacío insondable, ponen en jaque cualquier otra consideración. Saquemos partido pues, reflotando Arte con mayúscula de entre esta miseria que parece querer tragárselo todo.

Fuente | Letterbox