Impresiones

Valkyrie Elysium, el Ragnarök también se combate desde Japón

Jugamos al título de Square Enix, desarrollado por los creadores de Samurai Jack y Ninjala, entre otros. ARPG de corte japonés con sus propias ideas.

Hay dos cosas en los videojuegos de futuro inmediato que son impepinables. Una, el terror en el espacio; otra, los juegos de granja. Pero entre estas dos tendencias -presentes en los últimos eventos de videojuegos- han ido apareciendo otros títulos que vale la pena conocer. Y aquí estamos en uno que toca una temática que tiene el foco en un peso pesado como God of War, pero que no es exclusiva suya sino procedente de una mitología tan rica y atractiva como la nórdica. El Ragnarök llega a las aventuras de Kratos, pero también en Valkyrie Elysium, lo nuevo de Square Enix. Y el juego promete.

De la mano de Soleil (Ninjala, Samurai Jack), Square sigue su viraje a la acción -quedan valientes, como Live a Live o el futuro Octopath 2- pero sin abandonar el concepto RPG. Lo hemos visto en muchos juegos, incluidos los que están por venir que no son pocos, y también en este Valkyrie Elysium, un Action RPG que nos pone en la piel de una valkiria que está a las órdenes de Odín e intenta acabar con todo tipo de enemigos para evitar que el Ragnarök sea una realidad.

La puesta en escena nos lleva, primero de todo, a un tutorial donde aprenderemos lo más básico. Ahí ya vemos que estamos ante un juego de acción muy al estilo de los que hemos visto estos tiempos pero que, a su vez, busca ofrecer algo único o diferencial. Y así lo demuestra con su sistema de combate y las opciones que tenemos como valkiria.

El sistema de combate cuenta con combos sencillos que van variando según los ataques débiles y el momento en el que pulsamos el ataque más poderoso. Tenemos el lock on clásico para marcar enemigos y movernos a su alrededor y podemos bloquear y esquivar los ataques de los rivales. Nada sorprendente hasta aquí, más allá de que el control es ágil y la respuesta buena. Un título dinámico que añade capas de profundidad con las acciones más avanzadas.

Invocando aliados diversos

La primera de ellas es la capacidad que tenemos de invocar a Einherjar, unos NPC que atacan de forma autónoma y que tienen efectos propios. Por ejemplo, en la demostración que jugamos -disponible para descargar en vuestras consolas- había dos personajes disponibles. Uno de ellos estaba vinculado al efecto electricidad, por lo que eso le permitía atacar con esa arte a sus enemigos. La gracia de invocar estos personajes es que te ayudan no solo en daño, sino también debilitando a enemigos que tengan marcado ese efecto como su punto débil.

El hecho de invocar a estos personajes hace que nuestros ataques estén imbuidos por su misma magia, por lo que hay cierto componente estratégico a la hora de llamar a nuestros aliados para multiplicar el daño y las posibilidades de éxito. En caso de invocar a dos personajes a la vez, podemos intercambiar con qué efecto imbuimos nuestros ataques.

Todo ello gasta una Soul Gage, de color azul, por lo que hasta pasado cierto tiempo no podremos volver a llamarlos. Durante nuestra partida hemos hecho combinaciones bastante potentes gracias a estos personajes, debilitando rápidamente a un grupo de enemigos mientras lanzábamos combos variados en el suelo y en el aire, como marcan los cánones de este tipo de juegos. La diferencia entre lanzar un Einherjar que debilite a los enemigos y otro que no es notable y vale la pena no hacerlo de cualquier manera.

Más allá de estas habilidades invocadoras, tenemos la capacidad de lanzar artes propias (magias) que gastan unas barras de arte propias para lanzar ataques tipo fuego, eléctricos, etc. Como curiosidad, si tenemos un Einherjar que coincide con alguna de nuestras artes, éstas serán más potentes (a lo ataques EX en juegos de lucha) si el NPC está en combate en ese momento. Así que buscar esas sinergias y centralizar nuestros ataques al tipo de magia que más duele al enemigo de turno es imprescindible.

Saber gestionar las barras de arte y Soul es uno de los detalles que marcan la diferencia a lo largo de la sesión de juego en la que estuvimos. Nos encontramos enemigos que iban variando en debilidades, por lo que debíamos saber cómo invocar cada NPC, a cuál enviar a nuestro aliado y a cuáles ir atacando nosotros. A todo ello, la Soul Chain -una cadena mágica- nos permitía movernos rápidamente por el escenario, engancharnos a los enemigos y embestirlos a lo lejos. Además, claro está, de usarlo como elemento de exploración en momentos de la aventura que no estábamos combatiendo.

La gracia de las debilidades de los enemigos es que se les rellena una barra azul que cuando llega a tope, deja a los rivales bloqueados durante un tiempo. Esto te da más margen de maniobra cuando hay varios -y pasa a menudo- en pantalla, pero sobre todo es vital para hacer frente a enemigos de grandes dimensiones y jefes finales, como un gigante al final de la primera misión que era débil a la electricidad y dejarlo en stun era imprescindible para frenar sus ataques más poderosos.

Pequeños puzles y nuevos caminos

El título está muy enfocado al combate y las oleadas de enemigos es constante, pero también añade pequeños puzles en nuestro avance que pretenden dar algo de variedad al desarrollo. Por ejemplo, tendremos que usar los Einherjar para crear plataformas y poder pasar por un lugar que cae al vacío, o hacer que rompan unas rocas que impiden avanzar. Son mecánicas muy evidentes -no puedes hacer nada más que usar al que toca- que tampoco aportaban demasiado, aunque sí que en una mazmorra vimos algo más de empaque: teníamos que romper las cadenas de un par de anclajes para poder pasar por el camino hacia el jefe final.

Nuestro avance siguió recogiendo objetos, nuevas habilidades y potenciadores en cofres y poco más. A nivel visual, la dirección artística y el estilo cel-shading tienen su punto en el diseño de personajes y de enemigos, bastante variados, aunque en lo que potencial técnico se refiere no nos ha sorprendido: gráficamente no es un portento y los escenarios que hemos visto, de momento, parecen bastante vacíos. Más allá de esto, y a falta de ver como se desarrolla, el sistema de combate nos parece lo suficientemente interesante para tenerlo en el radar. Si explota el potencial visto, hay un muy buen juego en ciernes.

Valkyrie Elysium

  • PlayStation 4
  • PlayStation 5
  • PC
  • Acción
  • RPG

Valkyrie Elysium es un videojuego de acción RPG a cargo de Square Enix para PC, PlayStation 4 y PlayStation 5, una nueva entrega de la saga Valkyrie inspirada en la mitología nórdica con combate ágil y épica narrativa. Tiempo ha, el advenimiento de la batalla decisiva, el Ragnarök, llevó al mundo al borde de la destrucción. El dios supremo y soberano de todo cuanto existe empleó el poco poder que le restaba para dar vida a una cosechadora de almas y dejó en sus manos el destino del planeta. Así comienza la historia de una nueva valquiria.

Valkyrie Elysium