Series

Rumbo a Los Anillos de Poder: ¿cuál es el origen de la Tierra Media, los Valar y los Maiar?

Repasamos el origen del mundo de El Señor de los Anillos ante el estreno de la nueva serie basada en el universo de Tolkien y analizamos su mitología.

Seguimos nuestro repaso al Legendarium y la mitología de Tolkien de cara al estreno de Los Anillos de Poder, la nueva serie de Amazon Prime Video que llegará el próximo 2 de septiembre y hará las veces de precuela de El Señor de los Anillos. Tras repasar quién es Melkor / Morgoth, el mentor de Sauron y primer Señor Oscuro, hoy queremos centrar el tiro en el mundo en que tienen lugar las aventuras y desventuras del escritor británico. Y más en concreto, en su origen. Porque habitualmente nos referimos a este mundo como la Tierra Media, pero es un error, pues ésta es sólo una zona del mismo, un continente. Guarden los móviles y saquen un folio y un bolígrafo, por favor. Es hora de hacer un examen de geografía e historia.

¿Cómo se llama el mundo de El Señor de los Anillos y Los Anillos de Poder?

De Tierra Media nada. El mundo de El Señor de los Anillos y Los Anillos de Poder se llama Arda y fue creado por los Ainur. Antes de seguir cabe aclarar que Tolkien (1892-1973) era un hombre profundamente religioso (como la mayoría de personas y escritores de la época, véase el caso de CS Lewis con Las Crónicas de Narnia), así que gran parte de su imaginario se erigió sobre estratos cristianos.

En el origen de los tiempos había un dios, Ilúvatar, cuyo espíritu o alma era conocida como la Llama Imperecedera y le otorgaba el don de crear cosas nuevas. A la manera de Voldemort con los horrocruxes (aunque sin asesinatos de por medio), Ilúvatar utilizó su espíritu para crear a los Ainur, unos seres divinos e inmortales que salieron a su imagen y semejanza. También contaban con la habilidad de crear, aunque con más estilo, pues estos lo hacían "por medio de la Gran Música".

Vamos que podría decirse que cuando los Ainur se cansaron de estar en el limbo junto a Ilúvatar y quisieron independizarse, se arrancaron una bulería de la que nació Arda, el mundo físico.

La Tierra Media, también conocida como... Europa

En Arda, ese mundo físico, terrenal, creado por los Ainur, han existido muchos continentes y regiones con el paso de los años. Tal y como ocurrió con la Tierra y Pangea en la vida real, su geografía ha ido cambiando con el tiempo, las distintas edades y sus respectivos acontecimientos. Hasta hubo una época en la que era un mundo plano, el sueño de los terraplanistas. Os lo contábamos en el artículo sobre Númenor, la Atlántida de Tolkien, cuyo hundimiento convirtió Arda en un planeta esférico. Si os interesa el tema, existen decenas de mapas  sobre su evolución que se acumulan y solapan unos con otros.

El caso es que a nosotros nos debe importar es la Tierra Media, el continente principal, también conocido como Endor (un saludo a George Lucas). Es aquí donde tienen lugar los acontecimientos de las películas de El Señor de los Anillos y presumiblemente los de Los Anillos de Poder. La Tierra Media está claramente inspirada en Europa y el propio Tolkien desveló en su día las referencias para varios lugares, aunque siempre animó a no buscar correspondencias geográficas exactas. Con todo, se suele decir que Hobbiton sería una suerte de Oxford o Yorkshire; Minas Tirith, la gloriosa capital de Gondor, vendría a ser la ciudad de Rávena en Italia, o quizás Florencia; Mordor sería Turquía, etcétera.

Pero al margen de la Tierra Media hay que entender que en Arda existen otros continentes, como Valinor (también llamado Aman, tierra de Valar y elfos), o las deshabitadas Tierras del Sol, más tarde sustituidas por las Tierras Oscuras.

¿Quiénes son los Valar y los Maiar?

Por último, aclaremos quiénes son los Valar y los Maiar, pues seguramente hayáis oído ambos nombres (y vayáis a oírlos todavía más durante la emisión de la serie). ¿Os acordáis de los Ainur de los que hablábamos antes? ¿Esos seres divinos que procedían del dios Ilúvatar? Pues son ellos otra vez. Cuando se creó Arda, hubo muchos Ainur que se quedaron con Ilúvatar, pero a los que se fueron a vivir al mundo físico recibieron los nombres de Valar y Maiar.

Los Valar eran los de mayor poder, la nobleza de los Ainur, y carecían de sexo y cuerpo físico, pero se clasificaban en femenino o masculino en función de su temperamento. En un principio eran 15, entre los que se encontraba Melkor, el primer Señor Oscuro. Los Maiar estaban a las órdenes de estos, eran su séquito y tenían menor rango. Algunos ejemplos son Gandalf, Saruman o Sauron, e incluso los balrog y los dragones son Maia transformados.

La historia de Arda es la historia de las batallas entre los Valar y de como movían a sus peones (humanos, elfos, enanos y demás criaturas fantásticas) por medio de sus Maiar. Todo mientras Ilúvatar y el resto de Ainur se limitaban a observar.