Capcom Arcade 2nd Stadium
Capcom Arcade 2nd Stadium
Carátula de Capcom Arcade 2nd Stadium

Capcom Arcade 2nd Stadium, análisis. De vuelta a los salones recreativos

Arcade Stadium está de nuevo entre nosotros con un segundo volumen que incluye nada menos que 32 juegos arcade. Capcom sigue pisando tan fuerte en el pasado como en el presente.

Es un no parar lo de Capcom en los últimos tiempos. Se trata de una empresa que mantiene muy vivas y actualizadas sus franquicias más potentes, pero a la vez reivindica su pasado con recopilaciones muy cuidadas. Entre el sorprendente Resident Evil VII y Village se sacaron de la manga los remakes de Resident Evil 2 y 3. Devil May Cry nos hizo llorar de gusto a todos, y Monster Hunter se estrenaba multiplataforma alcanzando un éxito sin precedentes para lo que se suponía, era un juego de nicho.

En el presente más inmediato mantienen todas sus líneas a pleno rendimiento. Por un lado, se acaba de estrenar Sunbreak, la expansión del Monster Hunter de Switch, manteniendo el nivel habitual. Preparan el remake de Resident Evil 4 y estamos a la espera de poder disfrutar de Village en tercera persona y, en sus antípodas jugables, en Realidad Virtual. Por supuesto, la expectación es máxima por lo que se pudo ver del nuevo Street Figther presentado en junio en el Capcom Showcase. Por la parte retro/pixelada, todavía está muy reciente el lanzamiento de Capcom Fighting Collection, la recopilación con Street Figther y Darkstalkers como máximos protagonistas. Y es en esta situación que nos tiene casi sin aliento, que nos llega Arcade 2nd Stadium.

(Re)Buscando en el baúl de los recuerdos

La lista de juegos seleccionados es de impresión, nada menos que 32. Si bien es cierto que hay títulos que ya habíamos visto en otras compilaciones, también hay que apreciar la inclusión de algunos nada habituales. Y es que cada vez es más difícil encontrar juegos populares que no hayan aparecido en otros packs a lo largo de los años. Cómo no, Darkstalkers y el inevitable Street Figther 2 están bien representados en 2nd Stadium, repitiendo algunos de ellos del, demasiado reciente, Fighting Collection. La lista completa y por orden alfabético quedaría así:

  • 1943 Kai
  • Black Tiger
  • Block Block
  • Capcom Sports Club
  • Darkstalkers: The Night Warriors
  • Eco Fighters
  • Gan Sumoku (GunSmoke)
  • Hissatsu Buraiken (Avengers)
  • Hyper Dyne Side Arms
  • Hyper Street Fighter II: The Anniversary Edition
  • Knights of the Round
  • Last Duel
  • Magic Sword
  • Mega Man: The Power Battle
  • Mega Man 2: The Power Fighters
  • Night Warriors: Darkstalkers' Revenge
  • Pnickies
  • Rally 2011 LED Storm
  • Saturday Night Slam Masters
  • Savage Bees (Exed Exes)
  • SonSon
  • Street Fighter
  • Street Fighter Alpha: Warriors' Dreams
  • Street Fighter Alpha 2
  • Street Fighter Alpha 3
  • Super Gem Fighter Mini Mix
  • Super Puzzle Fighter II Turbo
  • The King of Dragons
  • The Speed Rumbler (Rush and Crash)
  • Three Wonders
  • Tiger Road
  • Vampire Savior: The Lord of Vampire

Lo que echamos de menos más allá de los juegos

Hemos hecho hincapié en lo del orden alfabético porque aquí es donde encontramos una de las diferencias con el primer Arcade Stadium. En la primera entrega podíamos hacernos con los juegos por paquetes que marcaban la época en la que fueron lanzados: 1984/1988, 1989/1992 y 1992/2001. No es algo baladí, el componente retro de estas recopilaciones se enriquece si se acompaña con una constatación histórica y contextual. El primer volumen nos permitía apreciar la progresión de los gráficos y las mecánicas según pasaban los años, existiendo una diferencia apreciable en el medio arcade al poder comparar directamente el primer y el último juego de la lista.

Algo que también echamos de menos, no con respecto al anterior Stadium sino al recientísimo Figther Collection, es la fonoteca y el Museo que aglutina material histórico. En esta reciente recopilación de juegos de lucha, tenemos nada menos que 400 temas musicales y 500 páginas de arte y diseño con algunas ilustraciones nunca vistas. Pues bien, nada de eso hay en Arcade Stadium Vol2. Pero no todo son malas noticias, claro.

Diseño, variedad y personalización, donde Stadium marca la diferencia

Para ser una colección retro, sorprende lo moderno de su presentación. Desde el salón arcade con las máquinas alineadas que podemos customizar, a los elegantes menús y continuas indicaciones cada vez que entramos por primera vez en un apartado determinado. Todo luce bonito, limpio, estupendamente diseñado.

Cada vez que vamos a arrancar un juego podemos elegir entre un montón de atractivas opciones de personalización. Las detallamos a continuación, que hay mucha, pero que mucha tela que cortar aquí:

  • Elegir entre la versión occidental o la japonesa (algunos solo están disponibles en versión japo),
  • Cambiar el formato de pantalla (y su orientación, si se trata de juegos de marcianitos verticales): jugar simulando estar en una recreativa o aprovechando el alto de la pantalla de Switch.
  • Según la opción elegida, intercambiar el modelo de esa recreativa o las bandas laterales ilustradas ante un largo surtido que va aumentando conforme avanzamos en nuestro progreso.
  • Ajustes varios de la dificultad del juego como frecuencia y poder de ataque de los enemigos y de nuestro personaje, velocidad (muy despacio, despacio, normal, rápido o muy rápido. Todo esto, realizable sobre la marcha), límites de tiempo si los hubiera, vidas iniciales y vidas extra, nivel de salud (de inicio o menguante, según el juego), invulnerabilidad, asistencia durante las partidas, selección de fase, límite de continuaciones y jugadores, máximo de rondas contra la CPU u otros jugadores (en juegos de lucha, por ejemplo), número de juegos (si son deportivos), turbo, preferencias de sonido (música y efectos), desactivación de contenido gráfico violento, presencia o no desde el principio de personajes ocultos…
  • Rebobinado para esquivar la muerte habitual en los juegos arcade.
  • Desafíos puntuados, contrarreloj, especiales.
  • Siete tipos de filtro para replicar exactamente la tele que teníamos en casa o la pantalla original de nuestra máquina arcade favorita.
  • Juego en solitario o en local para hasta cuatro jugadores según el juego.
  • Amplio y pormenorizado manual de cada uno de los 32 juegos.
  • Ordenación de los juegos por género (acción, shooter, combate, puzles, deportes) así como la posibilidad de tener una lista con nuestros favoritos.
  • Lista de Logros y clasificación online según los puntos acumulados en cada juego.

En fin, una auténtica locura que demuestra que no estamos ante un producto alimenticio y sí ante uno realizado con mucho mimo, interés y pensando en todo tipo de jugadores. Como comprenderéis, resulta imposible no valorar positivamente un esfuerzo como este.

 

CONCLUSIÓN

Capcom Arcade 2nd Stadium pierde el efecto sorpresa de su primera parte. La selección de juegos empieza a resentirse porque empieza a rascar en fondo de catálogo, aunque eso es oro para los coleccionistas. También empiezan a repetirse títulos imprescindibles ya presentes en recopilaciones tan recientes como Figther Collection. También falta la guinda de material histórico que si es abultado en la compilación comentada de juegos de lucha. A pesar de todo, no podemos hacer otra cosa que caer rendidos ante tal despliegue: de cuidado en el diseño, número de juegos, lista interminable de personalización de las partidas, partidas en local y online, clasificación mundial… Arcade 2nd Stadium tiene como base la descarga gratuita y un juego. El resto no viene por paquetes según épocas como en el Volumen 1, aquí se limita a darte la posibilidad de comprar el lote o cada juego de los 30 por separado. Junto con el que viene de regalo, el 32 llega habiendo registrado anteriormente Figther Collection. El conjunto es abrumador, aunque, con lo prolífico de Capcom en sus recopilaciones retro/temáticas, nos parece cada vez más complicado un Volumen 3 reseñable sin que se repitan demasiados juegos de su fantástico catálogo.

LO MEJOR

  • Nada menos que 32 juegos arcade.
  • Su diseño y presentación: limpio, cuidado y realizado con meticulosidad.
  • La personalización: un número apabullante de opciones para ajustar las partidas a nuestro gusto.
  • Juego en solitario y local de hasta cuatro jugadores según el juego.
  • Clasificación online para picarse con todo el mundo.

LO PEOR

  • Una fonoteca y un museo gráfico habrían sido la guinda al pastel.
  • Empiezan a faltar títulos que sumar a una recopilación de esta envergadura y a repetirse algunos que ya han aparecido en otras.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.