SpellForce 3: Reforced
SpellForce 3: Reforced
Carátula de SpellForce 3: Reforced

Spellforce 3: Reforced. Rol y estrategia se dan la mano... y salen reforzados

Analizamos la versión para consolas de nueva generación de Spellforce III, una combinación de RPG clásico y estrategia bélica que funciona realmente bien.

Ni el RPG clásico de vista cenital ni la estrategia son géneros pensados para jugar en consola. El primero de ellos con su control habitual estilo point & click y sus inventarios complejos, y el segundo con decenas de tropas que seleccionar y opciones en menús, requieren del jugador una serie de acciones que necesitan de una intuición solo posible con teclado y ratón, e imposible de igualar con mando. Por eso, prácticamente cada vez que se adapta algún título de uno de estos géneros, no podemos evitar arquear las cejas ante cómo habrá sabido el estudio en cuestión adaptar todas las vicisitudes del juego al pad ahora de una PS5 o una Xbox Series. ¿Y si rizamos el rizo y hablamos de un juego que aúna ambos géneros? Ese es el caso que nos ocupa con Spellforce III: Reforced, y el resultado es un absoluto éxito, aunque hay que matizar una serie de cosas.

Como ya hemos empezado introduciendo, en Spellforce III: Reforced encontramos elementos tanto de rol clásico como de estrategia bélica, aunque ambos elementos están claramente diferenciados por fases, es decir, no están totalmente integrados en la jugabilidad.

De esta forma, a lo largo del juego encontraremos momentos de conversación y combate a pequeña escala que nos recordará a juegos como Baldur’s Gate o el más reciente Divinity: Original Sin II. Como estos juegos mencionados y muchos otros, tenemos a nuestra disposición un mapa de tamaño reducido –pero sorprendentemente detallado- para explorar a nuestro gusto donde, como decíamos antes, conversar con diversos NPC o comerciar, cuando este entorno se trata de una ciudad o poblado, o bien encontrar equipo o combatir cuando el terreno es abierto o se trata de una mazmorra.

¿Cómo funciona como juego de rol? Pues hay que decir que decir que, a pesar de lo limitado del mapeado, bastante bien, y gustará mucho a quienes se sientan a veces abrumados por la cantidad de líneas de texto y apartados a gestionar habitual de este tipo de juegos. Spellforced III Reforced no cuenta con esa profundidad, pero sí ofrece suficientes capas para poder satisfacer no solo al jugador menos exigente, sino al que sí lo sea y busque una experiencia a caballo entre los dos géneros. Eso sí, tenemos que mencionar un aspecto que nos ha parecido extraño, y es que al abrir el menú de combate para seleccionar habilidades y objetos, la acción no se pausa. No será inconveniente en los primeros compases del juego, ya que la dificultad no es en absoluto elevada, pero más adelante tenemos que hacer gala de una capacidad de previsión excepcional para ver venir una situación complicada y poder resolverla antes de que se produzca.

Pero hay ocasiones en que los problemas se llevan a una escala mucho mayor y cuatro héroes no son suficiente. Es entonces cuando Spellforce III Reforced llega a un terreno de estrategia donde se desenvuelve sin alardes pero con solvencia. Frecuentemente nos encontramos en un escenario donde cada uno de los bandos ocupa un extremo del terreno –con variaciones y diferentes condiciones según avanzamos en el juego- y a partir de ahí , llevamos a cabo la sucesión habitual de acciones de la estrategia bélica: recolección de recursos, construcción de instalaciones, gestión de tropas, toma de decisiones… Obviamente, y al igual que hablábamos en el caso del apartado rolero, no hablamos de un Hearts of Iron, pero tampoco es Spellforce III Reforced un juego que esté dirigido a la fanbase de la obra de Paradox.

De hecho, en algunos aspectos la parte estratégica funciona mejor, ya que en esta ocasión sí, la acción baja la velocidad del juego en determinadas ocasiones en las que necesitamos un poco de pausa para decidir. Por desgracia nos podemos topar de bruces con un problema a la hora de seleccionar las tropas, donde sí se echa de menos la precisión que otorga un ratón, ya que la mecánica diseñada para hacerlo con mando no es probablemente la más acertada: partir de un punto medio y abrir una esfera donde seleccionamos todas las unidades que quedan dentro. Poco intuitivo, pero tampoco queremos asustar a quienes se quieran acercar al juego ya que no es un problema mayor.

Alto nivel técnico y de producción

El mundo de Eo, donde se ambienta Spellforce III Reforced, es el habitual de espada y magia al que estamos acostumbrados en cine, literatura o los propios videojuegos, con sus intrigas políticas, grandes batallas, razas, etc… El juego cuenta con un lore suficientemente interesante y extenso como para considerarlo una parte importante del mismo, y quienes quieran profundizar en él tendrán opciones de sobra, ya que a lo largo y ancho de la aventura no faltarán los típicos libros que nos cuentan historias ancestrales de este mundo.

Sin embargo, lo que sí ayuda a sumergirse en el mundo del juego es un apartado técnico que raya a un nivel fantástico. Visualmente el diseño de personajes es más bien genérico, pero no así en lo que a escenarios se refiere, ya que hablemos de un entorno forestal, el interior de un castillo, una ciudad o una mazmorra, gráficamente se alcanza un estándar sorprendente, haciendo gala de un nivel de detalle, sobre todo en escenarios interiores, que nos deja estampas realmente bonitas.

Al apartado visual se le añade uno sonoro que no está ni mucho menos por debajo. Sí es cierto que la banda sonora puede resultar repetitiva en ocasiones, pero Spellforce III Reforced cuenta con un doblaje muy notable, con unas interpretaciones fantásticas e incluso con algunas voces de sobras conocidas como es la de Doug Cockle, intérprete de Geralt de Rivia en The Witcher 3: Wild Hunt.

CONCLUSIÓN

En definitiva, Spellforce III Reforced es un juego que aúna de manera acertada rol y estrategia, le resta una capa de profundidad a ambos y lo acierta, lo hace con éxito. Es uno de esos casos en que el conjunto es bastante mayor que la suma de las partes, siendo capaz de satisfacer a jugadores poco duchos en cualquiera de los dos géneros, pero también a aquellos veteranos que busquen una propuesta más ligera, alejada de los densos RPG clásicos y la alta estrategia de Paradox. Su adaptación al mando, sin llegar a lo intuitivo del manejo de un ratón, es suficientemente sólida para hacer de él un juego disfrutable también en consolas.

LO MEJOR

  • Visualmente muy bonito y detallado, y un doblaje realmente bueno.
  • Un montón de contenido más allá de la campaña principal, multijugador incluido.
  • La combinación de dos géneros que funcionan perfectamente unidos.
  • Un lore atractivo, sin el carisma de las grandes licencias, pero sí muy profundo.

LO PEOR

  • No termina de profundizar lo suficiente en el rol y la estrategia, sobre todo en esta segunda.
  • Los escenarios no tienen un tamaño como para otorgarle cierta importancia a la exploración.
  • Que no se pause la acción en combate al entrar en la fase estratégica nos puede dar algún disgusto.
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.