Gaming Club
Regístrate
españaESPAÑAméxicoMÉXICOusaUSA
Betech
Ciencia y tecnología

AVIONES

El Air Force One aterriza en España: origen del nombre, secretos del avión

El avión del presidente de los Estados Unidos descansa en Torrejón de Ardoz. ¿Por qué se llama Air Force One?

Actualizado a
El Air Force One aterriza en España: origen del nombre, secretos del avión

En 1997, Wolfgang Petersen dirigió uno de los actioners más notables de los 90 en Air Force One, con un carismático Harrison Ford de presidente de los Estados Unidos que se lía a tiros y guantazos contra unos terroristas rusos muy malos. Orgullo, icono y símbolo americano, el Air Force One fue presentado a mucha gente fuera de los Estados Unidos en películas como esa o Independence Day.

Pero, ¿por qué es el avión más seguro del mundo?

Radio Call

La Operación Eirene ha tomado hoy Madrid para blindarla. El operativo ha implicado el despliegue de miles de operativos de la Policía Nacional, Guardia Civil, los GEO, Policía Municipal, etc, todo para proteger a la cumbre de la OTAN que se desarrolla en esta semana en España, con mandatarios de 40 delegaciones, entre ellos la norteamericana con Joe Biden, que ha aterrizado hoy en su imponente avión en la base de Torrejón de Ardoz.

Traducido, el nombre del avión del presidente es Fuerza Aérea 1. ¿Qué significa ese nombre? Retomando el film de Harrison Ford, cuando al final logra subir a un nuevo avión, el piloto exclama “Liberty 24 cambia su posición. Liberty 24 es ahora Air Force One”. Y es que el "Air Force One" no es técnicamente un avión, sino muchos. Ese apelativo es simplemente el nombre de llamada por radio de cualquier avión de las Fuerzas Aéreas de EE.UU. que lleve al presidente de los Estados Unidos.

Uno de los primeros aviones del presidente de los EEUU
Ampliar
Uno de los primeros aviones del presidente de los EEUU

El nombre se adoptó en 1953, después de que un avión comercial, el vuelo 8610 de Eastern Air Lines, entrara en el espacio aéreo del presidente Eisenhower cuando éste iba a bordo de su avión, que tenía un nombre similar: Air Force 8610. Tras el incidente, se acuñó el término "Air Force One" para evitar cualquier confusión sobre el avión que transportaba al comandante en jefe.

En cuanto el presidente sube a un avión de las Fuerzas Aéreas, la tripulación y todos los controladores aéreos se refieren a él como Air Force One, para evitar confusiones con otros aviones de la zona. Si el presidente viaja en un avión del Ejército, ese avión es el Army One, y cuando sube a su helicóptero especializado, esa nave es el Marine One -por eso cuando vemos a un presidente de EEUU subirse a un helicóptero, tiene marines de gala escoltándolo.

Y es que es común y normal referirse al propio avión físico como Air Force One: Desde la creación de la flota presidencial se han utilizado varios tipos de aviones como Air Force One, empezando por dos Lockheed Constellation a finales de los años 50: Columbine II y Columbine III. También ha incluido dos Boeing 707 introducidos en los años 60 y 70, respectivamente. Desde 1990, la flota presidencial está formada por dos Boeing VC-25A.

Boeing VC-25A, los aviones del presidente

En la actualidad, hay dos aviones que vuelan regularmente con esta denominación: jets Boeing 747-200B casi idénticos. Los aviones se denominan VC-25A, con los números de cola 28000 y 29000. Los dos aviones tienen la misma estructura general que un Boeing 747-200B normal, y capacidades similares, con una altura de un edificio de casi seis plantas.

Cada uno tiene cuatro motores a reacción General Electric CF6-80C2B1, que proporcionan 25.700 kilos de empuje cada uno. La velocidad máxima es de entre 1.013 y 1.126 kilómetros por hora y el techo máximo (lo alto que puede volar el avión) es de 45.100 pies. Cada avión lleva 202.940 litros de combustible y pesa 378 toneladas a plena carga para una misión de largo alcance. Con el depósito lleno, el avión puede dar media vuelta al mundo.

El Air Force One tiene 1,2 kilómetros cuadrados de espacio interior. La mayor parte se parece más a un hotel o a una oficina ejecutiva que a un avión de pasajeros, excepto por los cinturones de seguridad de todas las sillas. El nivel más bajo del avión sirve principalmente como espacio de carga. La mayor parte del espacio para los pasajeros se encuentra en el nivel medio, y el nivel superior está dedicado en gran parte a los equipos de comunicaciones.

El presidente dispone de una sala de estar a bordo, con su propio dormitorio, cuarto de baño, sala de ejercicios y despacho. La mayoría de los muebles del avión fueron hechos a mano por maestros carpinteros.

“ANGEL”

Según datos oficiales y webs como Aerotime, el Air Force One, apodado ‘Angel’ por el Servicio Secreto de los Estados Unidos, está completamente prohibido para la mayoría de personas. Ni siquiera los políticos y periodistas visitantes pueden entrar en algunas partes del avión, y las Fuerzas Aéreas se cuidan de ocultar detalles específicos de la disposición de la nave.

Varias fuentes oficiales y no oficiales han publicado descripciones generales de lo que hay dentro del avión, pero nadie que sepamos ha dicho con seguridad cómo encajan estas piezas. Y si alguno lo hace, lo más seguro es que reciban una petición de que lo dejaran “por razones de seguridad nacional”.

Esto es lo que sabemos: Como un Boeing 747 normal, el Air Force One tiene tres cubiertas. Y los pasajeros pueden entrar por tres puertas. Normalmente, cuando se ve al presidente en las noticias subiendo y bajando del Air Force One con un gesto de saludo, está utilizando la puerta de la cubierta central y una escalera rodante se ha subido al avión.

Los periodistas suelen entrar por la puerta trasera, donde suben inmediatamente una escalera hasta la cubierta central. La mayor parte de la zona de prensa se parece a la sección de primera clase de un avión normal, con asientos cómodos y espaciados -igualitos seguramente que los de las operadoras Lowcost que muchos usaremos este verano…

Mesa de operaciones a bordo

Si recordáis films como Transformers 1 o el propio Air Force One, el avión dispone de congeladores en las secciones inferiores del avión. La tripulación está equipada para alimentar a unas 100 personas a la vez. El avión cuenta con una gran tecnología en su instalación médica a bordo, con sala médica, una amplia farmacia, equipos de urgencias e incluso una mesa de operaciones plegable.

El avión está preparado para cualquier tipo de contingencia, y dado que lleva a la persona más importante de Norteamérica a bordo, también cuenta con un médico de plantilla, que viaja con el presidente allá donde vaya. En cada misión, el avión está preparado para una amplia gama de posibles emergencias.

A diferencia de un 747 normal, el avión tiene sus propias escaleras retráctiles, para la entrada trasera y la entrada delantera. Estas escaleras se abren a la cubierta inferior, y los miembros de la tripulación y el personal suben por las escaleras internas para llegar a las cubiertas superiores. El avión también tiene su propio cargador de equipaje. Con estos añadidos, el avión nunca tiene que depender de las instalaciones de un aeropuerto, lo que podría suponer un riesgo para la seguridad. Por ello nunca lo verás aparcado cerca de una terminal de aeropuerto.

El avión más tecnológicamente preparado

La característica más notable del Air Force One radica en su gigantesca infraestructura tecnológica. Con casi 400 kilómetros de cableado recorriendo todo el fuselaje y estancias, el doble de lo que se encontraría en un 747 normal, el avión dispone de:

  • 85 teléfonos a bordo
  • Radios bidireccionales
  • Máquinas de fax
  • Conexiones informáticas
  • 19 televisores
  • Equipos de oficina

El sistema telefónico está preparado para conexiones normales entre aire y tierra y líneas seguras. El presidente y su personal pueden comunicarse con casi todo el mundo mientras navegan a decenas de miles de pies de altura.

Ampliar
SSGT Alex Lloyd, USAF

Capaz de sobrevivir a un EPM en el aire

Quizás que la característica más sorprendente es que ‘Angel’ es capaz de sobrevivir incluso al golpe más devastador que existe para los aparatos electrónicos. El blindaje del avión es lo suficientemente resistente como para proteger el cableado y los componentes electrónicos cruciales a un pulso electromagnético derivado de una explosión nuclear, capaz de freir cualquier tipo de aparato electrónico.

Si hubiera cualquier tipo de ataque nuclear, el presidente y su gabinete pueden no sólo seguir volando, sino mantener una comunicación completa y 100% operativa con el exterior. Otra adición especial es la conexión de reabastecimiento en vuelo. Al igual que el B-2 y otras naves de combate, la capacidad de ser abastecido en vuelo da al Air Force One la capacidad de mantenerse en el aire indefinidamente, lo que podría ser crucial en una situación de emergencia.

Aunque algunas de las partes más interesantes del avión -su avanzada aviónica y defensas- siguen siendo clasificadas en cuanto a su divulgación. Pero un dato que sí es conocido es que las Fuerzas Aéreas afirman que los dos aviones son definitivamente aviones militares, diseñados para resistir un ataque aéreo.

Entre otras cosas, el avión está equipado con contramedidas electrónicas (ECM) para bloquear el radar enemigo. El Air Force One también puede expulsar bengalas para desviar los misiles que buscan calor, como las contramedidas de un submarino, pero en el aire.

Air Force Two

Cada vez que el Air Force One va a despegar, se revisa de arriba a abajo, desde los motores a sus sistemas de monitorización, comunicación, etc, pero uno de los datos más curiosos es que el avión se encera antes de cada vuelo. Y además a mano, lo que debe llevar un rato dada la envergadura uy diámetro de su fuselaje.

Ampliar

Y como al uno le sigue el dos, al Air Force One le sigue el Air Force Two, la llamada de radio para designar al avión que vaya a usar el vicepresidente de los EEUU, que suele ser un C-32A, un avión militar similar a un Boeing 757.

Los dos aviones del Air Force One llevan funcionando desde 1990, por lo que no debería sorprender que necesiten una actualización. De hecho, está previsto que sean reemplazados en esta misma década. Boeing obtuvo un contrato de 3.900 millones de dólares para crear nuevos aviones Air Force One que sustituyan a la flota actual, y que deberían estar listos para transportar al presidente en 2024.

El avión del Juicio Final

Terminamos aquí el repaso a uno de los símbolos de la presidencia de los Estados Unidos, cuyo icónico exterior se lo debemos a Jackie Kennedy, la esposa de John F. Kennedy, que encargó un rediseño del interior del avión en los años 60 y supervisó el diseño exterior, con el uso de los colores que siguen usándose a día de hoy.

Pero no nos vamos sin un dato que refleja cómo de importante -o quizás sobreprotector- es el gobierno USA con su presidente: Cada vez que el Air Force One vuela, es seguido por otro avión. Y no es el Air Force Two, sino el llamado ‘Doomsday Plane’ o Avión del Juicio Final, del que os contamos sus secretos en este enlace.