Reportaje

Las grandes sagas del cine

El estreno de la nueva película de Ghostbusters sirve para poner en valor otras exitosas franquicias de la gran pantalla.

El Padrino (3 entregas. 1972-1990)

La trilogía de Coppola sobre la mafia, palabra que no se pronuncia ni una vez, pasa por ser la mejor del cine. Ganó el Oscar a mejor película en las dos primeras entregas y como curiosidad Marlon Brando y De Niro se llevaron también la estatuilla por interpretar al mismo personaje, Don Vito, aunque Robert en principio estaba seleccionado para hacer de Sonny, su hijo. Paramount no quería a Brando e insistió en que tenía que hacer una prueba antes, así que Coppola no tuvo más remedio que engañarle y rodar una toma falsa que presentaría a la productora. El actor se introdujo unos algodones en las mejillas para asemejar su aspecto al de un bulldog y el papel fue suyo. Brando era conocido por no aprenderse los diálogos así que les tocaba a sus compañeros de plano ir con los textos colgados en carteles.

Star Wars (9 entregas. 1977-2019)

La relevancia de la película de George Lucas de 1977 va más allá del cine y se convirtió en el origen de una industria que ha generado más 24.000 millones de dólares con todos sus productos: películas, series, juegos, merchandising, novelas, figuras… Sus rodajes no están exentos de curiosidades y caprichos como el color morado que exigió para su sable Samuel L. Jackson o Alec Guinness, a quien no le gustaba el personaje, pero que aceptó hacerlo por el 1% de los derechos de la película. Sus ingresos quedaron muy lejos de los 10.000 dólares que recibió Harrison Ford por la primera. Este pidió a Lucas dejar la saga cuando se acabase el rodaje de El Retorno del Jedi, pero se negó por una razón de peso: “Nadie comprar juguetes de un muerto”, así que Lucas se inventó una muerte que no era tal, pero que dejaba satisfecho al actor: lo encerró en un bloque de carbono. Ewan McGregor fue la pesadilla de los técnicos de sonido en la segunda trilogía porque se dedicaba a hacer con la boca el famoso ruidito del sable láser en las peleas y no era el único.

Rocky (8 entregas. 1976-2018)

Con más de mil millones de ingresos por taquilla no le ha ido mal a Sylvester Stallone en el papel de boxeador. El actor fue además guionista de la original y se inspiró en una pelea entre Muhammad Ali y Chuck Wepner. Ha sido el único, junto a Charles Chaplin, en ser nominado al Oscar como actor principal y guionista por un mismo film. En la pelea final tanto Stallone como Carl Weathers sufrieron lesiones de consideración, algo que se repitió en Rocky IV con Dolph Lundgren y que terminó con Stallone cuatro días en la UCI. En Creed volvió a ser nominado al Oscar. Para la banda sonora Sylvester quería Another Ones Bites the Dust de Queen, pero no llegó a un acuerdo por los derechos.

Misión Imposible (6 entregas- 1996-2018)

El proyecto más personal de Tom Cruise ya que no solo interpreta a Ethan Hunt en las seis entregas, si no que también es productor. En la primera película Brian De Palma concibió las escenas de acción y luego los guionistas dieron forma a la historia en función de estas. Cruise es famoso por hacer sus propias escenas de riesgo, como la escalada Burj Khalifa en Dubai, lo que le ha costado numerosas lesiones. En Repercusión estuvo dando un año clases de paracaidismo para lanzarse del avión y decidió que esta fuera la última escena en rodarse por si las moscas. En esa misma película Herny Cavill tenía por contrato no afeitarse la barba durante el rodaje, la broma le costó tres millones de euros en efectos especiales a Warner porque tuvo que repetir algunos planos de Justice League y quitarle digitalmente los pelos a Superman.

El Planeta de los Simios (9 entregas. 1968-2017)

El éxito de la película de Charlton Heston en 1968 dio lugar a varias secuelas de interés decreciente. En 2001 Tim Burton intentó en vano resucitar la franquicia, algo que sí lograría en 2011 Rupert Wyatt con un enfoque completamente distinto. La saga lleva recaudada más de 2.000 millones. En la película original el maquillaje se comió un 17% del presupuesto y los actores tardaban hasta seis horas en colocárselo, ese fuel motivo por el Edward G. Robinson (Zaius) se bajó del proyecto.

Alien (8 entregas. 1979-2017)

La película que lanzaba a la fama a Ridley Scott en 1979 supuso un antes y un después en el cine de Ciencia Ficción, pero lo cierto es que se trataba de un film de presupuesto medio (11 millones) y muchas de las soluciones que se emplearon fueron artesanales: los huevos de alien son de gallina que se rellenaban de casquería, el alien original era translúcido pero hubo que cambiarlo por el que conocemos porque no había dinero para crearlo, el babeo del alien es fruto del lubricante que se utilizaba en una cabeza mecánica que contaba con 900 partes móviles… Luego la saga caería en manos de Cameron, Fincher y Jeunet, que enriquecerían el universo del xenoformo. Ridley Scott volvería para las dos últimas películas, pero con un enfoque más filosófico: el origen del hombre y los problemas morales derivados de la IA.

Mad Max (4 entregas. 1979-2015)

En 1979 George Miller creaba una película apocalíptica de corte artesanal (350.00 dólares), protagonizada por un jovencísimo Mel Gibson y que conseguía recaudar 100 millones en taquilla, convirtiéndose en el film más rentable durante dos décadas. Gibson se llevó el papel porque se metió en una pelea antes del casting y a Miller le gustó el aspecto magullado que lucía. Para aumentar el realismo el australiano no tuvo doble para las acciones de peligro y se emplearon miembros de bandas de moto para los delincuentes. En 2015 Miller rescataría al personaje en una de las mejores películas de acción de los últimos tiempos con Tom Hardy y Charlize Theron encabezando el rodaje.

Bourne (5 entregas. 2002-2016)

Matt Damon cambia el concepto de agente de campo con estos thrillers basados en los libros de Robert Ludlum. Para la primera entrega el actor tuvo que aprender a boxear, deporte cuya practica ha mantenido desde entonces, así como artes marciales (Kali) y tiro. Es otro de los que se abonan a no tener dobles porque les gusta rodar las escenas de acción. Curiosamente no era la primera ni la segunda opción: Brad Pitt, Matthew McConaughey y Russell Crowe rechazaron el papel.

Terminator (6 entregas. 1984-2019)

Esta máquina de matar surgió de una pesadilla que tuvo Cameron, en el que se veía perseguido por un robot asesino, aunque unos relatos de Harlan Ellison en los Límites de la Realidad eran muy parecidos, por lo que hubo que llegar a un acuerdo amistoso con el novelista. A Schwarzenager le llegó el guion a sus manos, le gustó el proyecto y se postuló para el papel, pero el director, que no le consideraba un buen actor entonces, quería O.J. Simpson. Al final tras una charla entre ambos el austriaco se hizo con el papel y ganó 6 millones por decir 140 palabras. De Arnold partió la idea de una segunda película por la que cobró 19 millones y un avión. El resto ha sido una cuesta abajo de la que podemos rescatar Salvation, en la que Bale demostró que es el único actor con peor carácter que un Terminator.

Los Vengadores (4 entregas. 2012-2018)

Los héroes de Marvel con solo cuatro pelis desbancaron del primer puesto de ganancias a Star Wars (22,5 mil millones de dólares frente a 10,3). Para llegar a la primera entrega, Marvel fue creando el universo con varias películas desde 2006 donde presentaba a cada superhéroe. Para dirigir el megaproyecto se eligió a un casi novato Joss Whedon porque tenía un conocimiento enciclopédico del universo Marvel. Del elenco original se cayó Edward Norton por los problemas que tuvo con la productora en El increíble Hulk (2008), mal negocio hizo. Todos los actores recibieron clases de lucha y artes marciales, además Jeremy Remmer (Ojo de Haclcón) tuvo que entrenarse con tiradores olímpicos para mejorar su técnica.

Indiana Jones (4+ entregas. 1981-2008)

Aunque mucha gente piensa que Indiana es una idea de Spilberg lo cierto es que una creación de George Lucas y Philip Kaufman. Steven estaba como loco por hacer un 007, así que su amigo Lucas le cedió este Bond arqueólogo al que puso el nombre del perro de su mujer: Indiana. Para el papel Harrison Ford tuvo a Tom Selleck como duro rival. En busca del Arca Perdida fue todo un éxito y tuvo precuela: El templo maldito, de la que Spielberg no quedó satisfecho. Actualmente se está rodando una quinta entrega que vuelve a tener a Harrison Ford como protagonista (79 años). En una época donde los efectos especiales eran casi artesanales Spielberg juntó 7.000 serpientes para la escena de la tumba.

Harry Potter (8 entregas. 201-2011)

Las adaptaciones de los libros de J.K. Rowling a la gran pantalla han sido uno de los negocios más rentables del cine (9.215 millones de dólares). La escritora tuvo un peso decisivo ya que eligió a varios de los actores e incluso vetó a los no ingleses, como Robin Williams, que incluso se ofreció a trabajar gratis porque era un fan de los libros. También exigió que los protagonistas fuesen fieles a las novelas, Radcliffe tuvo que ponerse lentillas verdes, pero se desecharon por los problemas que le ocasionaba, y a Emma Watson le colocaron unas prótesis en los dientes, pero era incapaz de hablar bien con ellas.

James Bond (25 entregas. 1962-2021)

Tiene el récord de ser la serie de películas más larga de la historia y por el personaje han pasado sucesivamente: Sean Connery, George Lazenby, Roger Moore, Timoty Dalton, Pierce Brosann y Daniel Craig. Solo ha ganado cuatro Oscar menores y nunca uno de sus actores o directores ha sido nominado para el premio de la Academia. El nombre del espía más famoso del cine lo encontró Ian Fleming, el autor de las novelas, gracias a su afición a las aves. Estaba leyendo una publicación sobre el tema cuando le gustó el nombre de un ornitólogo estadounidense: James Bond.

Parque Jurásico (4+ entregas. 1993-2018)

De nuevo Spielberg creaba un universo cinematográfico que se perpetúa en el tiempo, aunque lo cierto es que fue una imposición para que le dieran vía libre a su proyecto soñado: La Lista de Schindler. En 1993 devolvía a la vida a los dinosaurios basándose en una novela de Michael Crichton, que cobró dos millones por los derechos. La primera película recaudó 1.029 millones $ con un presupuesto de solo 63. Los efectos eran una mezcla de artesanales -se construyó un robot T-Rex que pesaba seis toneladas y se encasquillaba cuando llovía- y digitales, con la tecnología que empleaba entonces Nintendo para sus animaciones. Spielberg llamó a Harrinson Ford para que fuera el doctor Grant, pero no le gustó el papel que fue a parar a Sam Neill; Laura Dern también llegó por descarte.

Matrix (3+ 1999-2003)

En 1999 los entonces desconocidos hermanos Wachoswki crearon uno de los grandes clásicos de la moderna ciencia ficción. Keanu Reeves pudo no tener su icónico papel de Neo si Will Smith no lo hubiera rechazado para hacer “Wild Wild West”. También Valkilmer denegó ser Morfeo. Todos los actores estuvieron cuatro meses en un campamento de artes marciales para preparar las peleas y se recuperaban de los numerosos golpes en bañeras de hielo. Las dos secuelas no alcanzaron ni la fama de los ingresos de la original, está por ver qué ahora la nueva entrega.

El Señor de los Anillos (3 entregas. 2001-2003)

Peter Jackson fue el encargado de este proyecto faraónico que fue grabado de un tirón en 438 días de rodaje, en él participaron más de 2.400 personas y se fabricaron 18.000 armaduras. Vigo Mortensen llegó al proyecto a última hora ya que el director neozelandés comenzó el rodaje con Stuart Townsend como Aragorn, pero lo despidió porque no le gustaba. Jackson llamó a Daniel Day-Lewis, pero las exigencias del rodaje no le convencieron. Así que el neoyorkino se metió de lleno en el papel: dormía con su caballo, aprendió esgrima, se partió un diente en el Abismo de Helm y se fracturó dos dedos al dar una patada a un casco de un orco, escena que puede verse en la película. La trilogía recaudó 5.850 millones de dólares.

Fast & Furious (9 películas. 2001-2021)

Las carreras ilegales son el origen de esta saga que se ha convertido en una máquina de hacer dinero, solo la última entrega recaudó 1.500 millones, colocándose en el top ten de mayores ingresos. Las aventuras de Toretto (Vin Diesel) han derivado del mundo underground al espionaje internacional y han sobrevivido a la trágica muerte de uno de sus protagonistas, Paul Walker (2013). Fueron sus hermanos Caleb y Cody, quienes rodaron las escenas necesarias para terminar la séptima entrega. Las chicas de la saga no tenían carné de conducir cuando empezó la saga, así que les tocó sacárselo.

Batman (8+ entregas. 1989-2016)

Gracias a la trilogía de Nolan el vigilante de Gotham se ha convertido en el héroe cinematográfico por excelencia. Bajo la más cara han pasado actores de primera línea: Michael Keaton, Val Kilmer, George Clooney, Christian Bale, Ben Affleck y próximamente Robert Pattinson. La idea de las dos voces no figuraba en el guion, fue una idea de Keaton que Burton le compró para su película, además se equivocó y en vez de decir: “I’m the night” como ponía el guion dijo: “I´m Batman”. Ambas aportaciones se quedarían para siempre. Si el Joker de Heath Ledger es el mejor villano de la saga, el de Jack Nicholson le convirtió entonces en el actor mejor pagado por una película: 60 millones. Dark Night fue la primera cinta de superhéroes en superar los 1.000 millones en taquilla. Bale rodó Batman justo después de El Maquinista, así que tuvo que ganar 40 kilos de masa muscular en 5 meses, además muchas de las secuencias de acción las ejecutaba él mismo, como la que aparece en la cornisa de la Torre Willis de Chicago.

Piratas del Caribe (5+ entregas. 2003-2017)

El origen de La Maldición de la Perla Negra está en una atracción de Disneyland y estaba pensada para ser solo una película, pero los productores vieron su potencial y le colocaron delante Piratas del Caribe. Johnny Deep, que se ha hecho de oro con la franquicia (solo en la última su sueldo era un tercio de los 220 millones de presupuesto), no fue la opción preferente de Disney, antes probaron con Hugh Jackman, Jim Carrey y Christopher Walken, incluso De Niro rechazó la propuesta de ser Jack Sparrow. Deep creó el personaje como quiso, se inspiró en la estética de Keith Richards y en la mofeta Pepe Le Pew, y propuso todo tipo de excentricidades incluso que no tuviera nariz, pero por ahí no pasaron. La sentencia por maltrato a su ex, Amber Heard, y sus continuas borracheras durante el rodaje de La venganza de Salazar (“Es insultante decir que gastaba 30.000 dólares al mes en vino. Porque era mucho más”) han llevado a Disney a prescindir del pirata para su próxima entrega.

X-Men (13 entregas. 2000-2019)

La saga de los mutantes es el hermano pobre del universo Marvel y solo las dos entregas de Deadpool se sitúan entre las cien películas más taquilleras de la historia. Aunque en su conjunto se sitúan en octavo lugar con un total seis mil millones de ingresos, justo por delante de Batman. Dentro del grupo la estrella era Lobezno, que un principio iba a ser Russell Crowe, pero pidió aumento de sueldo y el papel fue a parar a su compatriota Hugh Jackman, quien estudió a conciencia el comportamiento de los lobos. Algo que le sirvió de poco porque el Wolwerine es un carcayú. También se daba duchas con agua fría antes de rodar para meterse en el papel.

Spiderman (7+ entregas. 2002-2019)

Con 7.222 millones de ingresos ocupa el quinto puesto en el ranking de sagas más taquilleras. Por el personaje han pasado sucesivamente Tobey Maguire, Andrew Garflied y Tom Holland. Sony y Disney han mantenido una relación tensa que ha impedido hasta 2017 que el personaje se incorporara al universo Marvel (UCM). Tom Holland ha sido quien mejor ha representado al superhéroe, además su pasado como bailarín de ballet le da una coordinación de la que carecía Maguire, que necesitó 156 tomas para rodar la famosa escena en la que rescataba la bandeja del desayuno de Mary Jane.