Impostor Factory
Impostor Factory
Carátula de Impostor Factory

Impostor Factory, análisis. Otra historia introspectiva en el universo de To the Moon

La tercera entrega de To the Moon desbroza una historia emocional que reflexiona sobre diversas cuestiones existenciales.

Las peripecias de la doctora Rosalene y del doctor Watts se cimentan sobre su peculiar trabajo: entrar en la mente de los pacientes moribundos e implantar buenos recuerdos para que el tránsito sea más dulce. Una oportunidad de revivir los mejores momentos de la vida, aunque estos sean falsos. En ese primer guion, el de To the Moon, las emociones se amplificaban hasta el punto de que a veces resultaban desmedidas, lacrimógenas por el mero hecho de serlo. Kan Gao, el principal responsable de la saga, moduló el tono en Finding Paradise y ha hallado su mejor versión en Impostor Factory.

La nueva producción de Freebird Games está disponible en exclusiva para PC y se puede adquirir en Steam. En esta ocasión, el juego ha llegado de lanzamiento localizado al español, un punto importante habida cuenta de que Impostor Factory se apoya en los diálogos y en la historia para casi todo.

Todo comienza en una misteriosa mansión

Esta no es otra historia protagonizada por los doctores Rosalene y Watts, al menos no en apariencia. La narración arranca con un misterio en una extraña mansión. Quincy llega al lugar después de recibir una invitación, sin saber exactamente lo que se va a encontrar. Diluvia en el exterior, por lo que carga con el paraguas en la mano mientras avanza por un jardín descuidado. Una fuente descascarillada le da la bienvenida antes de cruzar el umbral de la puerta. En el interior, todo es diferente, más elegante, con clase. Al parecer la fiesta todavía no ha comenzado, ya que los invitados todavía no han hecho acto de presencia.

Los anfitriones le piden que vaya a lavarse las manos, así que accede al baño, donde se sorprende al comprobar que el retrete es de oro puro. La sorpresa es aún mayor cuando descubra que el lavabo, de algún modo, parece funcionar como una máquina del tiempo. Cada vez que abre el grifo y se enjuaga los restos de jabón regresa al pasado. Sin tiempo para maravillarse por el descubrimiento, el muchacho se lleva un susto de muerte cuando se percata de que los cadáveres de los organizadores de la fiesta aparecen desplomados en el suelo, sobre un charco de sangre. Reinicia el tiempo, con la esperanza de que todo haya sido una pesadilla. Pero no, vuelven a morir.

El resto de invitados toca el timbre e irrumpe por el portón al interior. A continuación, más y más muertes, Quincy desesperado y al borde de un ataque de nervios. ¿Quién será el asesino? Las sospechas recaen sobre él desde que la policía se persona en el lugar del crimen. Nada parece real, pero al mismo tiempo, todo lo que ocurre a su alrededor resulta muy vívido. Entonces ve a Linri entrar en la cocina y  observa atónito que también está subiendo las escaleras. ¿Cómo puede ser? ¿Una persona en dos lugares al mismo tiempo? ¡Imposible! Y poco después se extienden los tentáculos loftcraftianos...

En el universo de To the Moon lo imposible es posible, aunque no ocurra en la realidad. Porque la mente es un vericueto de conexiones capaz de crear ilusiones y construcciones que no se corresponden con lo que acontece en el plano real. Si los juegos anteriores exploraban la labor de los doctores, este se sumerge de lleno en el personaje de Quincy, su relación con otros protagonistas clave, etc. En apariencia, nada tiene que ver con Rosalene y Watts, pero en este universo, todo está interconectado de alguna manera.

El guion más sólido de la saga

Kan Gao escribe un guion que continuamente juega con el jugador, porque este sabe que muchas cosas que ocurren no forman parte de la vida del protagonista, mientras que otras sí parecen retazos de un pasado que existió.

No podemos meternos de lleno en la historia sin incurrir en destripes, así que nos limitaremos a decir que el argumento es el más sólido de la saga. Gao ha madurado su forma de escribir, ha pulido su estilo y se ha librado del ruido de fondo, de lo excesivo, de esa exageración lacrimógena a la que antes aludíamos. Es, en esencia, un producto narrativo que sin dejar de lado lo emocional, lo canaliza de forma efectiva, todo ello sin olvidar el humor que lo caracteriza. Los pequeños recursos humorísticos ayudan, de hecho, a aliviar el tono en las situaciones más dramáticas.

Esta producción está centrada específicamente en la narrativa, todo lo demás está al servicio de la trama argumental. En ese sentido, el juego propone algunas interacciones con el entorno, pero el desarrollo en sí se lleva a cabo a través de diálogos y de pequeños momentos de exploración point & click. Se recupera la obtención de las esferas, que nos sirven para romper las barreras de energía en los escenarios. La jugabilidad se ejecuta mediante la exploración y la narrativa, sin más mecánicas a tener en cuenta. ¿El tema principal? El existencialismo y el significado de la vida de cada uno.

Al igual que To the Moon y Finding Paradise, el proyecto de Freebird Games opta por un estilo gráfico bidimensional, como los JRPG clásicos. Destacan los distintos sprites y los cuidados escenarios, así como la preciosa banda sonora, en la línea de las producciones anteriores. Estos elementos unidos ayudan a realzar lo que de verdad importa aquí, la narrativa. Nos han faltado, eso sí, opciones de configuración. Más allá de eso, tres o cuatro horas muy disfrutables.

CONCLUSIÓN

Impostor Factory es una aventura narrativa de tipo point & click, cuyo germen es una historia de misterio y ciencia ficción, aunque lo que realmente descubre es la intrahistoria de sus dos protagonistas principales, Quincy y Linri. La llegada del muchacho a una extraña mansión destapa una serie de asesinatos, pero como todo en el universo de To The Moon, la realidad y la ficción están separadas por una línea muy fina. Aderezado por unos gráficos 2D funcionales, que de algún modo alivian los tropos más existencialista (el recurso del humor también se utiliza para eso), Kao Gao nos conduce a través de su historia más sólida hasta la fecha.

LO MEJOR

  • La mejor historia de la trilogía
  • Los protagonistas y el camino emocional e introspectivo que realizan
  • La banda sonora

LO PEOR

  • No hay opciones de configuración y accesibilidad
  • Pocos incentivos jugables, solo se juega por la trama argumental
8

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.