Opinión

Nintendo Switch va para largo, ¿debe pensar Nintendo ya en una sucesora?

Con una plataforma que no deja de crecer, considero precipitado ver una nueva generación antes del año 2024. Switch no ha alcanzado aún su pico.

Hay una diferencia fundamental entre Nintendo Switch y el resto de consolas de la historia de la compañía japonesa: será la primera plataforma que, en su sexto año, registre crecimiento en su número de jugadores anuales activos. La realidad es que, por muchas consolas vendidas que tengas, no es necesariamente indicativo del número de usuarios que compran videojuegos cada año en tu plataforma. Por eso es tan importante este hecho.

El informe financiero de Nintendo publicado el pasado 4 de noviembre con motivo de la presentación de resultados del segundo trimestre del ejercicio actual (Q2/FY2021) nos dejó con un documento adicional la mar de interesante. Firmado por Shuntaro Furukawa, presidente de la gigante nipona, el directivo se dirige a sus inversores para explicar y justificar por qué deben seguir confiando en Nintendo Switch.

Nintendo Switch
La tendencia es clara: cerrarán el presente ejercicio con crecimiento en jugadores activos.

“Con estos números, pensar en una sucesora de Nintendo Switch se me hace, ahora mismo, improbable”

De poco sirve presumir de los 92,87 millones de unidades vendidas de Nintendo Switch en 19 trimestres —Wii llevaba a estas alturas 87,57 millones— si tu base instalada de usuarios va abandonando su predisposición de compra poco a poco. Es esto lo que sucedió a partir del quinto año en Wii y del sexto año en la todopoderosa Nintendo DS. No será así con Nintendo Switch, que cerrará su sexto ejercicio fiscal (21/22) con crecimiento en jugadores activos.

Este dato es extremadamente relevante para entender el presente y el futuro de la plataforma, de la generación. Las particularidades de la consola de los Joy-Con van más allá de una cifra alentadora en lo que a distribución anual de hardware se refiere.

Nintendo Switch
En el peor escenario, una media de 45-50 millones de juegos vendidos cada trimestre.

Esa clave —que ha permitido que años como 2020 y 2021 hayan salido indemnes a pesar de no tener grandes cabezas de cartel— son los títulos evergreen, el término que utiliza Nintendo para referirse a aquellos videojuegos que, por muchos años que tengan a sus espaldas, siguen vendiendo cientos de miles de copias cada mes. Solo durante este primer semestre del ejercicio (del 1 de abril al 30 de septiembre), Nintendo ha vendido 93,89 millones de juegos; solo un 6,3% menos que el año pasado, marcado por la presencia de Animal Crossing: New Horizons. Entonces, ¿cómo han logrado vender tantos juegos en un solo semestre? Sencillo: han consolidado un total de 18 títulos con más de un millón de copias vendidas.

"La necesidad de un hardware más potente es evidente, pero las ventas no parecen indicar tanta prisa"

Dicho de otra manera: Nintendo Switch, a diferencia de máquinas como Wii, no depende de un puñado reducido de títulos, que dominan su venta global de software, sino que la distribución se ha ampliado a un abanico mayor de juegos; más una emergente cantidad de éxitos de parte de las third party, con especial énfasis en apuestas como Monster Hunter Rise, que supera los 7,5 millones de copias en un semestre.

La tendencia es que cada año llegan unos 20 millones de nuevos usuarios a Nintendo Switch, e independientemente del momento la gran mayoría termina comprando Mario Kart, Animal Crossing, Super Smash Bros, Mario, Zelda y Pokémon. No falla.

Nintendo Switch
Nintendo ha asegurado a sus inversores que distribuirá otros 15,72 millones de Nintendo Switch desde el 1 de octubre de 2021 al 31 de marzo de 2022.

He ahí el dato que respalda el argumento principal de Nintendo para convencer a sus inversores: el elevado número de jugadores anuales activos que sigue invirtiendo recurrentemente en software. El pasado curso lograron registrar un total de 87 millones de usuarios en todo el año, mientras que solo este primer semestre suman ya 79 millones… con una previsión de distribución de otros 15 millones de consolas este segundo semestre (que elevaría el número a 107 millones de Nintendo Switch despachadas al término del próximo mes de marzo), con lo que puede traducirse eso en jugadores activos.

Evitar morir de éxito; o cómo gestionar la popularidad de Nintendo Switch

Ese sexto año de crecimiento, a expensas de si puede convertirse incluso en un séptimo, subrayan aquello tantas veces repetido por Shuntaro Furukawa, que ya avisó a sus accionistas de que iban a trabajar para alargar su presencia en el mercado durante años. Apenas están en el “ecuador” de su ciclo vital.

Quizá estemos en la antesala de un modelo basado en iteraciones, como lo hacen las compañías de dispositivos móviles; o saltos intermedios como Game Boy Color. Incluso casos más recientes, como Xbox One X y PS4 Pro, que mejoraron la fidelidad visual y el rendimiento de multitud de títulos sin romper el ciclo generacional. Todo ello, acompañado de un año de pandemia que ha obstaculizado los desarrollos y el calendario de lanzamientos, invitan a pensar en una prórroga general para este ciclo, que durará más de lo habitual.

Con todos estos factores, sumado a un potente un catálogo de estrenos exclusivos para 2022 y más allá, me resulta complicado pensar ahora mismo en una sucesora que deje atrás la comunidad de jugadores activos más grande a estas alturas de la historia de Nintendo en un entorno doméstico.

Mi apuesta es un modelo basado en nuevas revisiones con pequeñas mejoras, también internas (como el deseado cambio de chip que alcance resoluciones 4K; la conceptualmente referida comoNintendo Switch Pro), para tramitar dulcemente un salto generacional que, seguramente, Nintendo no tenga ninguna prisa en precipitar.


Referencias | Nintendo Financial Results Explanatory Material (Q2/FY2021), páginas 10, 11 y 12; Financial Results and Corporate Management Policy Briefing (Nov. 5, 2021), páginas 4, 6 y 9.