Ikebukuro Gigo

Los fans en Japón despiden a uno de los arcades de SEGA más populares tras 28 años de servicio

SEGA Ikebukuro Gigo echa el cierre tras casi tres décadas de servicio. Los fans se reunen a su alrededor para apoyar al equipo allí presente.

Y llegó el día de la clausura. SEGA Ikebukuro Gigo, uno de los arcades más populares en Japón, cierra definitivamente sus puertas tras casi tres décadas de servicio ininterrumpido. “Gracias por estos 28 años”, se podía leer en las camisetas del equipo allí presentes. Cientos de fans se agolparon en los aledaños para inmortalizar un momento histórico para quienes vivieron el fervor de las recreativas niponas.

¿Por qué cierra?

Tal y como recoge Kotaku, el jefe del arcade se subió a una tarima para comentar a los allí presentes los motivos del cierre. Desmiente que haya sido por la pandemia de COVID-19 que salpica el planeta, sino por “circunstancias inevitables”. Según explicaba el mismo medio, el acuerdo de cesión de ese espacio ha expirado, y las reformas del edificio han motivado a echar el candado. “Si estuviera en mi poder, me gustaría poder estar abierto para siempre aquí y poder reunirme con los felices rostros de nuestros increíbles clientes”, decía el jefe. “Desgraciadamente, en este momento ha resultado en que el arcade cierra”.

Con apertura en julio de 1993, Ikebukuro Gigo ha sido un punto de encuentro para los aficionados de la marca en Japón. Su emblemático exterior rojizo no siempre fue así. Durante la década de los 2000, la estructura presentaba un color amarillo. No fue hasta 2013 cuando se produjo el cambio de la fachada y añadió “SEGA” en su título.

En noviembre de 2020 conocíamos que el gigante asiático vendía su negocio de máquinas arcade, ahora en propiedad de la compañía Genda. Dada las circunstancia sanitaria, esperaban “grandes pérdidas” en el pasado curso fiscal. Los padres de Sonic cuentan con el 14,9% de las acciones, mientras que sus nuevos propietarios cuentan con el 85,1% restantes. Un año duro incluso para los fans, quienes vieron la clausura del mítico SEGA Building Two del barrio de Akihabara.

Fuente: Kotaku