Lost in Random
Lost in Random
Carátula de Lost in Random

Lost in Random, análisis. Bienvenidos al mundo de Azar

Analizamos la nueva propuesta de Zoink Games: Lost in Random, que llega ya a PC y consolas PlayStation, Xbox y Nintendo Switch.

Imagina un mundo donde todo, absolutamente todo, sea fruto del azar. Imagina que el resultado de una única tirada de dado fuese capaz de dictaminar tu porvenir por y para siempre. Da igual cuanto te esfuerces en intentar cambiar tu destino: el dado ya ha hablado. ¿Sacarás un 6 y te harás con todo tipo de lujos y riquezas, o un 1, y dictarás tu sentencia de por vida en los suburbios?.

Los desarrolladores suecos Zoink Games creadores de Flipping Death y Stick it to the man! nos traen Lost in Random, una original aventura de acción de corte "Timburtiano" que basa su frenético imaginario en el concepto de la aleatoriedad. Esta aleatoriedad será dictada por un dado, marcándonos con el resultado de cada tirada nuestro caprichoso o desafortunado venidero. ¿Seremos derrotados por nuestro destino o abrazaremos el caos y aprenderemos a hacer que funcione a nuestro favor? En Lost in Random nos embarcamos en un siniestro viaje con la joven Par y su dado Dadelio para jugar con los límites del tiempo y romper con ello, la maldición del reino de Azar. ¿Estará la suerte de nuestra parte?.

“El dado dice que”

Había una vez una niña llamada Par que vivía humildemente con su familia en la región 1 del mundo de Azar. Este particular mundo de Azar estaba constituido por 6 regiones, siendo el 1, la región más pobre, y la 6 la más rica. Como cada año, y como dictaminaba la malvada reina que regía los 6 distritos, todos los niños en su 12º cumpleaños debían tirar un dado para que este eligiese su destino. Cada cara del dado representaba un número del distrito al que debían quedarse, y lejos de ser un simple cambio de domicilio, esto significaba abandonar a su familia para vivir por siempre en el distrito seleccionado por el dado. La historia de Par arranca justo cuando su hermana es elegida para tirar el dado único de la reina, teniendo que abandonar a su familia para trasladarse al nuevo distrito, el 6. Lo que podría ser una buena noticia por conseguir pasaporte en la mejor zona del reino, pronto se convierte en una pesadilla tras alejarla de su familia. Par se embarcará en un largo viaje en busca de su hermana -Impar – en compañía de un simpático dado llamado Dadelio, uno de los pocos dados mágicos que existen en el mundo. Juntos tratarán de desentramar el misterioso y retorcido secreto de la malvada reina de Azar, además de batirse en duelo con todo tipo de criaturas.

El hijo bastardo de Alice Madness Returns y Burton

Lost in Random es una historia sobre magia, reinas malvadas y poderosos hechizos que dominan el mundo. Es una oda a las intenciones más oscuras de Alicia en el País de las Maravillas y a los cuentos clásicos donde opera lo mágico y sucede todo aquello impensable. Aunque no se viste como los clásicos, nada es colorido en el reino de Azar, nada es confiable y solo unos pocos tienen buenas intenciones con nosotros. Con un guion a cargo de Ryan North (autor de los comics de Hora de Aventuras) y un perfecto trabajo sonoro de Blake Robinson (compositor de Alice Madness Returns) el resultado no podía ser otro: una verdadera joya visual y sonora en todos los sentidos. La propuesta más ambiciosa del estudio sueco pone cosas muy interesantes encima de la mesa, haciéndonos sentir más bien que estamos en una película de Burton al estilo "Frankenwennie", "La novia cadáver" o "Pesadilla antes de Navidad" que la realidad, estar a los mandos de una consola. Los mundos construidos y los extravagantes personajes que los habitan crean una  ambientación y puesta en escena digna de enmarcar que consigue salirse de la norma, de lo cuotidiano. Todos estos ingredientes se unen en un original título que a pesar de sus evidentes influencias hacia otros clásicos como Alice Madness Returns, consigue tener su propia voz, calándonos rápidamente de pleno en su propio reino de fantasía.

En Lost in Random tendremos dosis de exploración lineal, misiones secundarias, coleccionables, y un interesante sistema de combate con cartas. Aunque mientras desarrollamos nuestra aventura hay un elemento que cobra más importancia: los diálogos. En este sentido entran los personajes con los que nos toparemos en cada uno de los 6 locos mundos de Azar, ya que los diálogos en el mundo de Azar adquieren un peso y un significado importante. El sentido del humor (irónico) estará presente en los diálogos haciéndonos sonreír en ocasiones puntuales y reflexionar en otras sobre las circunstancias y tragedias personales de cada uno de ellos. Pero lo más importante, marcarán nuestro rumbo y en ocasiones será de vital importancia responder correctamente para avanzar. En toda nuestra aventura necesitaremos hablar con cada uno de los ciudadanos de cada región, además de hacerlo para vencer a los jefes finales. Tendremos momentos para el recuerdo como la batalla de rimas e insultos para vencer al jefe de turno (estilo Monkey Island) y muchas otras conversaciones locas. Además de los diálogos también tendremos otro personaje en discordia: el narrador omnisciente. Una voz en off que nos acompañará en toda la aventura y nos adentra en su propia ficción de los “cuentacuentos”, narrando nuestros movimientos y otros elementos relevantes de la historia. Cada mundo que visitamos será completamente diferente pero compatirá a la vez muchas particularidades. Todos estos mundos estarán llenos de luces, sombras, tendrán distintos climas, habitantes y extravagantes conflictos entre ellos. Todos los distritos se muestran aparentemente diferentes aunque presentan una visión similar: todos normalizan conceptos como la tragedia, la belleza en los ojos ajenos, lo marginal, aquello que está roto, lo extravagante y crean su propia caricatura y parodia. El resultado es un universo doblemente único y enriquecido.

Combate por cartas: Un Hearthstone descafeinado

Gran parte del tiempo estaremos combatiendo y en esta ocasión lo haremos a través de tiradas de cartas y dados. En total podemos desbloquear 34 cartas distintas en las categorias: arma, daño, trampas, suerte y riesgo. No os esperéis un sistema muy profundo como Hearthstone, ya que aquí además entra un factor clave: la aleatoriedad. La suerte tendrá que estar de nuestra parte para poder jugar unas u otras cartas para trazar la mejor estrategia de ataque y salir victoriosos. Por ello será indispensable crear nuestro propio mazo y mejorar a Dadelio. Para tirar las cartas en combate tan solo deberemos equiparnos el tirachinas de Par, y disparar a los puntos débiles de nuestros enemigos -en forma de cristales azules- para aumentar la barra de maná, y con ello, la posibilidad de jugar nuestras cartas. Una vez tengamos la barra completa será el momento de tentar a la suerte y lanzar a Dadelio -nuestro dado amigo- para obtener un valor para equiparnos cartas. Por ejemplo, si sacamos un 3, no podemos usar cartas que contengan ataques mayores a 3, pero sí alternar una carta de daño 2 y una de daño 1. Así que estaremos prácticamente a merced de lo que dicte el dado.

Cada carta tiene un tiempo limitado por acción o habilidad, así que tendremos que estar constantemente tirando de Dadelio. La mayoría de las veces jugaremos cartas de bajo valor que nos darán la oportunidad de invocar una espada o un arco, curarnos, ralentizar el tiempo o lanzar la artillería explosiva más pesada. A medida que avancemos desbloquearemos nuevas cartas más poderosas y podremos personalizar nuestro mazo de forma más personal: ya sea comprándolas en el tendedero (estilo Duque) o avanzando en la trama. En resumen, deberemos recolectar maná, lanzar el dado y jugar bien nuestras cartas. Además de la lucha clásica, también tendremos otro sistema de lucha basado en los juegos de mesa clásicos. Sí, un tablero con casillas. En esta ocasión, Par se situará en medio de un tablero, y deberá mover la ficha y avanzar hasta su casilla final derrotando a todos los enemigos que se personen en el encuentro. Un sistema de combate adictivo y del que nos encariñaremos rápido, pero que como todo, a veces nos desesperará al no tener la suerte de nuestro lado: ya sea por no salirnos las cartas deseadas o por obtener un número bajo en nuestra tirada. Eso sí, el dado lo usaremos de forma recurrente (por suerte) aumentando nuestras posibilidades de éxito.

Jugabilidad lineal con secundarias y coleccionables

A nivel jugable tendremos algunos sencillos puzles para avanzar en la historia ya sea activando palancas o botones para acceder a zonas ocultas, como también deberemos dedicar gran parte del tiempo en completar encargos. Todos estos objetivos serán fácilmente alcanzables, sin dificultad aparente y formarán parte de nuestro recorrido habitual en los distintos mundos, además de darnos la opción de completar misiones secundarias para obtener sencillas recompensas. Las mecánicas de juego serán exactas en cada región y deberemos recurrir al uso del diálogo con los ciudadanos. Aquí, nosotros como Par, dictaremos la personalidad a través de nuestras respuestas, aunque en la muchos casos no afectarán al desarrollo de la historia. Para los más completistas, un elemento clave son los objetos coleccionables. Podremos recolectar páginas del libro de cuentos que se pueden encontrar en cada reino explicándonos un poco más sobre la historia de fondo de Azar, y recoger monedas escondidas por los escenarios destruyendo pequeñas ollas de barro con el tirachinas o enviando a Dadelio a entrar en puertas abatibles. Las monedas nos serán imprescindibles para poder mejorar nuestro mazo en la tienda y comprar cartas especiales.

Con un espacio dedicado a la exploración y a los coleccionables ocultos, nos encontramos en definitva ante una historia lineal, narrativamente profunda, y con un entorno que sin duda alguna no pasa desapercibido. Sencillo, pero a la vez original, con una buena historia y un sistema de combate que engancha y desespera a la vez (si la suerte no está con nosotros). Su extraña mezcla de géneros rinde homenaje a los juegos de mesa clásicos y encaja a la perfección. Su apartado técnico destaca por su gran trabajo lumínico con sus constantes luces y sombras, convirtiéndonos en un habitante más de Azar. Con una duración aproximada de 12h, el resultado final es un buen trabajo por parte del estudio Zoink, que nos recuerda que el mercado indie no está exento de potencial. Y mucho menos, en cuanto a creatividad se refiere.

CONCLUSIÓN

Lost in Random es una obra que se atreve en muchos sentidos, desde su gótica puesta en escena hasta su novedoso sistema de combate a la vieja usanza con cartas y dados. El resultado final no podía ser mejor: una narrativa que consigue imponerse a su original jugabilidad y que nos deja una buena sensación tras completarlo. Un buen ejercicio de creatividad a cargo del estudio Zoink que convierte al título en un espectáculo visual y sonoro obligado de visitar. A pesar de sus problemas, que también están presentes en la repetición de ciertas mecánicas y una dificultad más bien baja.

LO MEJOR

  • Su apartado visual y sonoro
  • La excéntrica personalidad de los personajes, narrador y jefes finales
  • Su sistema de combate es atractivo y original
  • Buen trabajo de guion
  • Buena calidad-precio

LO PEOR

  • Una pena que no esté doblado al español
  • Su escasez de plataformas
  • Dificultad baja, pocos retos y coleccionables
  • Peca de repetitivo en ocasiones
7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.