Samurai Warriors 5
Samurai Warriors 5
Carátula de Samurai Warriors 5

Samurai Warriors 5, análisis: El regreso de los guerreros samurai

Analizamos la nueva entrega de la popular franquicia de Koei Tecmo que se presenta novedades tanto en el apartado técnico como en el jugable.

El género musou ha ganado cierta relevancia con el paso de los años a través de las diferentes entregas de la saga estrella por antonomasia, Dynasty Warriors, consiguiendo crear expectación ante cada nueva entrega y sus novedades jugables y nuevos personajes. Samurai Warriors nació, por así decirlo, a la sombra de dicha serie, trasladando la acción a la época del Japón feudal en la que los señores de la guerra se disputaban los dominios del territorio nipón con el afán de mantener su hegemonía en unos casos mientras que en otros la gloria estaba en el dominio total y la unificación, temática similar a la de la saga principal que se centra en el relato chino del Romance de los Tres Reinos.

Aparecida en 2004 en PlayStation 2 y Xbox, la serie despegaba con un juego que, a pesar de no poder rivalizar con la saga principal, denotaba una imagen y personalidad propias a través de su desarrollo, elenco de personajes y modos de juego. Con cada nueva entrega las mecánicas se fueron perfeccionando junto el apartado gráfico y los diseños de escenarios y el plantel creció hasta llegar a la cuarta entrega de la serie que llegó a acumular un total de 55 personajes jugables. A ello se sumaban las experiencias adicionales a través de las respectivas entregas de Extreme Legends y Empires en diversas entregas así como títulos de corte spin off como Spirit of Sanada, el cual se centraba en la historia del Clan Sanada y en especial en las aventuras de Yukimura Sanada, personaje principal y emblema de la serie. En esta ocasión nos llega la quinta entrega de la serie, la cual introduce algunos cambios que afectan tanto al apartado gráfico como al jugable y al plantel de personajes, de manera que se presenta como el punto de partida para un nuevo rumbo dentro de la franquicia.

El desarrollo del juego cuenta con varios modos de juego que se interconectan entre si, siendo estos el modo musou por una parte y por otro el modo citadel. El primero de ellos sigue la historia de Nobunaga Oda a través de diversas batallas que conforman varios capítulos mientras se muestra la evolución del personaje a través de los acontecimientos desde sus inicios hasta el incidente de Honnô-ji. Con el progreso se podrá desbloquear una ruta secundaria que seguirá los acontecimientos a través de la perspectiva de Akechi Mitsuhide, guerrero que lucharía junto al clan Oda por la unificación y que finalmente sería quien derrotase a Nobunaga en combate. Finalmente se podrá acceder a un episodio extra, llamada Reverie Route (ruta de ensueño), en la que se podrán jugar batallas en las que el rumbo de los acontecimientos diferirán, de forma hipotética, respecto a lo visto en las dos rutas previas. Cabe destacar que no sólo habrán batallas principales en cada una de las rutas, sino también escenarios secundarios en los que tomar el control de otros personajes para ver acontecimientos desde sus perspectivas, como sucede en el caso de Ieyasu Tokugawa o Shikanosuke Tamanaka. Una vez completadas estas fases, y habiendo progresado en el juego, se podrán desbloquear nuevos personajes utilizando la opción de juego libre o en el otro modo de juego disponible..

Las opciones adicionales que se incluyen en este modo permiten acceder a aspectos con los que mejorar las prestaciones de los personajes en combate. El Dojo ofrecerá usar los puntos de experiencia para aumentar el nivel de los mismos al tiempo que usar los puntos de habilidad para desbloquear mejoras de parámetros (tales como velocidad, fuerza, novel de la barra de musou, montura, etc.) dispuestas en un árbol de habilidad que recuerda los emblemas de cada uno de los clanes respectivos del plantel, con la limitación en ciertos nodos de alcanzar un nivel determinado para poder activarlo, y también para aumentar el nivel de maestría con cada una de las armas que ofrece el juego. En la herrería se podrán usar opciones para vender las armas que no se necesiten, recibiendo las gemas de habilidades que puedan tener equipadas y obteniendo oro a cambio, y también equipando otras para mejorar su nivel, a cambio del preciado metal dorado. Con estas mejoras el nivel de las armas, que abarcará desde el rango E (el más bajo) hasta el S (el más alto), aumentará así como las prestaciones de la misma en combate para el personaje, aunque requiriendo un nivel de maestría del mismo nivel para usarla.

Seguidamente se encuentra la tienda de objetos en la que se podrán comprar tanto objetos que poder usar en combate (para recuperar vida, barra de musou, mejora de ataque, etc.), configurables en el menú de equipamiento de cada personaje, como armas de nivel bajo. Finalmente queda el establo donde se podrán ver todas las monturas obtenidas, entrenarlas a través de la fusión de los equinos del mismo tipo y obtener a su vez habilidades con un proceso similar. Cabe destacar que todas estas instalaciones podrán mejorarse acumulando materiales que se obtienen a través de los diferentes combates en el modo musou y citadel, requiriendo cada nivel cantidades mayores de los mismos pero consiguiendo mejorar sus prestaciones y por tanto conseguir más ventajas en cada una de ellas.

El modo citadel, por su parte, ofrece las mismas opciones que el modo musou, con la diferencia de que en este caso se podrán jugar fases en las que el objetivo principal es defender bases durante un tiempo limitado o en su defecto derrotando al jefe enemigo para acabar con éxito la contienda. Otra diferencia es que en este caso no se cuenta el número de bajas sino que cada enemigo derrotado o misión completada sumará al total de puntuación obtenida en combate de forma que para alcanzar el rango más alto habrá que conseguir superar el mínimo establecido, lo que a su vez permitirá obtener mejores recompensas al acabar la fase. A través del progreso en el juego se podrán desbloquear nuevas fases que irán aumentando la dificultad progresivamente y con ello el desafío.

El sistema de combate mantiene el sistema de juego visto en la anterior entrega, utilizando el clásico sistema de combos en secuencia, que aumenta a mayor nivel, al tiempo que se pueden usar habilidades como el hiper ataque (pulsando el botón triángulo repetidamente), la barra espiritual (activable con R2 al estar llena la respectiva barra o al alcanzar las 1000 bajas) o mecánicas como el uso de dos personajes alternables en combate en tiempo real. De esta manera el combate mantiene la fluidez y permite unos enfrentamientos ágiles contra los grupos de enemigos, aunque la dificultad sigue presente. La novedad en este caso viene con la inclusión de las llamadas Ultimate Skills, consistentes en un set de cuatro habilidades para cada personaje activables pulsando R1 junto con los botones correspondientes que proporcionan diferentes efectos en combate tales como usar habilidades de ataque múltiple con las que realizar cadenas de combos, un impulso para lanzar enemigos por los aires y fustigarles o recuperar parte de la barra de vida o musou entre otros. Dichas habilidades podrán configurarse e intercambiarse con otras de entre las disponibles para cada personajes en el menú previo al inicio del combate.

Cada personaje tendrá un arma específica para usar en combate, como ya es habitual en la serie, aunque en esta ocasión se introduce la opción de utilizar otros tipos y aumentar la destreza con cada una de ellas en cada una de las fases de batalla del juego, de forma similar a lo que ya se pudo ver antaño en Dynasty Warriors 7. En esta ocasión se cuenta con una selección que incluye armas tales como katana, odachi, espadas gemelas, arco, espada ninja, kusarigama, cañón de mano, lanza, espada y rifle matchlock, maza, sellos mágicos y guanteletes que ofrecen una amplia variedad de técnicas a cual más espectacular en combate. Al progresar en cada fase, podrán obtenerse mejores versiones de cada arma divididas entres rangos (bronce, plata y oro, siendo este último el de las mejores armas) y que variarán tanto en su poder de ataque como en el número de ranuras que pueden equipar, el cual puede alcanzar un máximo de ocho, y tener diferentes habilidades de serie. Estas pueden ser de diferentes tipos incluyendo mejoras básicas de poder de ataque y rango del mismo además de otras que aumentan el poder de las técnicas musou, eliminar a enemigos de un golpe o rellenar la barra de vida al alcanzar un número de bajas concreto, entre otros tipos que serán de nivel bajo. En la herrería podrá invertirse el oro ganado a través de la partida para aumentar el nivel de estas a mayor nivel y a la vez lo propio al rango.

Una plantilla de altura

El plantel de personajes en esta ocasión ofrece un total de 39 personajes seleccionables en total. De entrada sólo se contará con Nobunaga y Mitsuhide como controlables mientras que el resto del plantel estarán disponibles a medida que se progrese a través de la historia del juego. Entre los viejos conocidos de la serie hay algunos cambios significativos en sus diseños que les brindan un aire renovado y jovial, como es el caso tanto de los propios Nobunaga y Mitsuhide como de Ieyasu, Tadakatsu Honda o Nô, mientras que otros sufren un cambio radical que les hace ser enteramente otros personajes, algo que sin duda se aplica al ver a Yoshimoto Imagawa que pasa a ser un personaje intimidador y casi un adversario temible que contrasta con su estilo un tanto bufónico de entregas previas. Por otro lado se suman un total de 17 nuevos personajes al plantel como jugables respecto de entregas anteriores, aunque en este caso cabe destacar que buena parte de ellos, 10 en total, son personajes que sólo podrán seleccionarse en los modos libre y citadel.

En materia jugable se puede decir que Samurai Warriors 5 mantiene el nivel visto en los últimos juegos de la serie (la cuarta entrega, su secuela y Spirit of Sanada), ofreciendo un combate que destaca tanto por ser contundente a través de los movimientos y técnicas de sus personajes como por lo asequible de control y el reto que propone a través de las fase, el cual va “in crescendo” a medida que se avanza en los diferentes modos. A su vez las opciones de árbol de habilidades y la personalización de armamentos junto a las opciones de equipar objetos y monturas, sin olvidar las opciones de Ultimate Skills, hacen que en este aspecto el juego destaque especialmente, a la vez que se complementa con el desarrollo de las historias de Nobunaga y Mitsuhide a lo largo de sus rutas.

Apartado audiovisual

Respecto del apartado gráfico, el juego cuenta en esta ocasión con un estilo que hace hincapié en trazos gruesos a los modelados de los personajes y sus diferentes técnicas lo que les confiere un matiz que evoca a las ilustraciones del Japón clásico. Por otro lado, los rediseños de algunos de los personajes veteranos confieren un aire renovado y jovial respecto de anteriores entregas mientras que los nuevos personajes adheridos al plantel resultan llamativos en algunos casos. En ciertos aspectos también resulta especialmente curioso que algunos personajes sean sustitutos de otros de previas entregas, como es el caso de Mitsuki respecto de Kunoichi o Nô que parece ser un reflejo de Ina. Por lo demás el juego cuenta con escenarios amplios que representan diferentes campos de batalla que mantienen el corte habitual de los juegos de la serie, incluyendo zonas con diferentes niveles con bases para conquistar dependiendo de los objetivos propuestos.

En cuanto al apartado sonoro, el juego cuenta con una amplia selección de pistas musicales para cada una de las fases y menús del juego. En algunos casos se incluyen temas recurrentes de la serie, como el tema de victoria, mientras que en otros se mezclan con sonidos del Japón clásico con toques modernos que amenizan las diferentes batallas que ofrece el juego, aunque no llegan a tener una presencia destacada. En cuanto al doblaje, el juego ofrece voces en idioma nipón únicamente.

Las opciones multijugador que incluye el juego tienen la posibilidad de seleccionar fases de cada una de las rutas del juego así como su nivel de dificultad y poder recibir la ayuda de otro jugador en combate para completarla controlando al segundo oficial. Dicha opción está disponible para juego en línea y local, aunque en ciertas fases no se podrá utilizar esta modalidad.

CONCLUSIÓN

Samurai Warriors 5 supone un punto de inflexión dentro de la franquicia al ofrecerse como una nueva entrega que no sólo continua la serie, sino que quiere renovarla ofreciendo cambios que afectan a la jugabilidad y al estilo gráfico principalmente pero también ofreciendo lo propio respecto del plantel de personajes, especialmente al renovar los diseños de algunos de los principales y ya conocidos al tiempo que incluyendo nuevas incorporaciones que aportan savia nueva a la mezcla. El resultado es un juego a la altura de la serie, que será del gusto tanto de los fans de la serie como aquellos que quieran conocer la saga. La nota negativa, aparte del idioma, reside en una falta de modos de juego adicionales que aporten más variedad al conjunto.

LO MEJOR

  • La jugabilidad mantiene el estilo visto en las recientes entregas, proporcionando combates en los que el ritmo es rápido y con el progreso con los diferentes personajes se pueden realizar espectaculares combinaciones de ataques.
  • La amplia selección de personajes que alcanza los 39 al progresar en la partida, ofreciendo el regreso de algunos personajes clásicos de la franquicia con diseños renovados y nuevas incorporaciones.
  • El nuevo estilo gráfico con reminiscencias de las obras artísticas clásicas japonesas, dando como resultado un diseño llamativo y que aporta respecto del encuadre de la serie.

LO PEOR

  • Textos sólo en inglés.
  • Se echan en falta más modos de juego que aporten variedad al título.
7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.