A Plague Tale: Innocence
A Plague Tale: Innocence
Carátula de A Plague Tale: Innocence

A Plague Tale: Innocence, análisis versión Next Gen: La magia del DualSense

  • Cesar Otero @DieOpheliac

Volvemos a recorrer la odisea de Amecia y Hugo, elevada a un nuevo nivel en PlayStation 5 con su mando.

“A veces pienso que el la faz de esta tierra que pisamos sufrimos el contagio de esa peste moral que es el afán de destruirnos los unos a los otros“, Roberto Alifano

Hay videojuegos Triple A ‘Open World’ que te ofrecen un porrón de horas y mezclan un montón de géneros para darle una variedad enorme a su experiencia, pero luego son tedio, sopor y deseo que se acabe ya la campaña. Y hay juegos que se centran en 1-2 géneros, que encorsetan la experiencia, hacen que el avance sea guiado y prefieren centrarse más en la narrativa, ofreciéndote a cambio un ‘punch’ emocional y una experiencia vívida que, aunque jugablemente no sea abierta y variada, narrativamente te ha calado mucho más. Y siempre que pienses en ella dirás “que **** juegazo, porque recuerdas no tanto cada nivel, sino lo que te hizo sentir.

Esto último es A Plague Plague: Innocence, un título del que es muy fácil decir ‘pues debería mejorar aquí, allá y corregir esto’, pero que es imposible no reconocer que fue una de las joyas de 2019, de las experiencias gaming de ese año que había que jugar sí o sí. Quizás no te acabara convenciendo la parte ‘stealth’ -que a la postre domina el gameplay-, o los momentos de lucha en los que era jugársela a una u otra carta de vivir o morir. Pero, al igual que otros como Life is Strange, su fuerza radica en sus personajes, en su narrativa, y en lo que nivel a nivel busca hacerte vivir.

La Peste Negra

Gracias a la saga Assassin’s Creed, hemos podido jugar épocas históricas que apenas tenían representación en el mundo de los videojuegos, pero lo de A Plague Tale es de esos ’setups’ únicos: Estás en Francia, en 1348, con la Guerra de los 100 años, la Santa Inquisición torturando en nombre de su Dios. Y todo ello justo en mitad de una de las peores pandemias que el ser humano ha conocido: La Peste Negra. Y tu personaje no es precisamente un aguerrido militar, un asesino sibilino o un asaltante de caminos, sino una niña de 15 años que debe proteger a su hermano pequeño, y sólo está armada con una honda para lanzar piedras…

Estrenado en 2019, A Plague Tale: Innocence prometía y no defraudó, ya que la historia de los dos hermanos y la variedad de situaciones en las que Asobo Studio nos metía cumplió con creces. Pero ahora que estamos en una nueva generación, el estudio y Focus Home Interactive han querido aprovechar la potencia de los nuevos sistemas para ofrecernos una versión ‘Next Gen’ mejorada. Y vaya si está mejorada.

Amicia de Rune

Para saber todos los detalles sobre su trama, jugabilidad y duración, os recomendamos leer nuestro análisis de A Plague Tale: Innocence que publicamos en 2019. Aquí nos centraremos en las mejoras que la desarrolladora le ha aplicado a la versión PlayStation 5.

Empezamos con la parte gráfica: A Plague Tale ya se veía muy bien hace 2 años, pero debido a la potencia estaba capado a 30 frames. Las versiones de PS5 y Xbox Series permiten aumentar la tasa a los 60fps, lo que convierte en aún más terroríficas esas hordas de centenares de ratas que verás aparecer en la pantalla. Y también la resolución, que aunque no es 4K, se queda en QHD o 1440 píxeles, más que suficiente para mejorar la presentación con respecto al original.

Tenemos una mejora en el efecto de ‘motion blur’ basado en la velocidad del movimiento de la cámara, aunque a quien no le gustase el original se encontrará con que sigue sin poder ser desconectado; tenemos nueva distorsión óptica gracias a una opción de aberración cromática que se puede regular; sombreados más detallados; oclusión ambiental mejorada, y más cosas que el análisis forense de los expertos de Digital Foundry ha revelado -aunque curiosamente la distancia de dibujado de la hierba en los escenarios es menor que la vista en One X.

Todo ello juega a darle más vida al mundo de A Plague Tale, que recrea con acierto la suciedad, la naturaleza, violencia, mierda y el ambiente de estar tanto en la parte final del Medievo como en mitad de la pandemia de la peste negra. Si que hemos notado pequeñas caídas, ligeros tirones en las partes más saturadas a nivel de lo que sucede en pantalla, pero son puntuales y cortas, y en general, es fabuloso ver el nuevo acabado visual y de rendimiento que el juego tiene, sobre todo en cómo han ‘exterminado’ los tiempos de carga, que pasan de 60 segundos a sólo 15s.

La (puñetera) magia del DualSense

A Plague Tale luce prácticamente igual de bien en PS5 y Series X, pero es en el sistema de Sony donde aumenta considerablemente la inmersión en la experiencia del juego gracias al uso del DualSense, la joya de la corona de Sony en esta 9ª gen sin duda. Lejos de aprovecharlo superficialmente, Asobo Studio ha querido sacarle partido al mando de PS5: Cuando tensas la honda, el feedback háptico del mando te hace sentir el movimiento justo antes que la roca salga disparada. Cuando esprintas con Amicia, la resistencia del gatillo te hace sentir sus pasos.

La vibración se luce también cuando atraviesas diferentes terrenos, sintiendo la ligereza de un suelo plano a la resistencia de una superficie de barro. Y ya la locura es con las ratas, porque antes de oírlas, las sentirás acercarse gracias al DualSense y cómo esa sensación aumenta. Usar la vibración háptica aquí, meter resistencia de gatillos allá, siempre sin que destaque, pero ayudando a reforzar los momentos. Una gozada sin duda que nos ha encantado.

CONCLUSIÓN

En 2019 el mundo giraba normal, y eso de las pandemias eran cosa de países del Tercer Mundo y libros de historia. Pero en 2021, en un mundo post-Coronavirus, vemos las cosas de forma distinta. Recorrer los pasos de Amicia de Rune en A Plague Tale: Innocence de nuevo aporta una sensación distinta sin duda. Sus mejoras gráficas y de rendimiento le dan nueva vida a Innocence y mejoran la experiencia de un juego que ya de por sí fue de lo mejor de 2019. Pero si además estás jugándolo en PS5, el DualSense te hará sentir hasta las malditas ratas… Lo mejor es sin duda que este update es gratuito, y ya lo puedes jugar si tienes PS Plus o Game Pass, porque si aún no lo has hecho, es la mejor forma de descubrirlo.

LO MEJOR

  • Las mejoras visuales y de rendimiento: El juego luce en su mejor acabado, tanto a nivel de entornos como de acabados faciales y personajes
  • El uso magistral del DualSense en PS5 para sumergirte en la experiencia, de lo mejor ahora del catálogo de la consola en este apartado: Sentir las ratas es tan desagradable como sorprendente.
  • Los tiempos de carga, de 1 minuto a 15 segundos.
  • El escenario de fondo, la BSO de Olivier Deriviere y la narrativa siguen siendo estupendos, y su duración ajustada: Ni se hace corto ni se hace largo

LO PEOR

  • Que no hayan retocado también la IA, uno de los puntos flojos del juego original
  • Un selector On/Off para el Motion Blur habría estado genial
8.6

Muy bueno

Juego de notable acabado que disfrutaremos y recordaremos. Una buena compra, muy recomendable para amantes del género. Está bien cuidado a todos los niveles.