BeTech: noticias de tecnología

TECNOLOGÍA MÉDICA

Crean un marcapasos que se disuelve en el cuerpo del paciente

Tras colocarlo y cumplir su cometido, el dispositivo puede eliminarse sin tener que operar de nuevo al paciente.

0
Crean un marcapasos que se disuelve en el cuerpo del paciente

Los marcapasos son una de esas maravillas inventadas por el ser humano que verdaderamente marcaron un antes y un después en la Medicina. Pero no siempre su colocación es permanente en un paciente, y muchas veces se pueden usar de forma transitoria.

Según un artículo para profesionales de la Medicina de la web Patient.Info, “el marcapasos cardíaco temporal proporciona estimulación eléctrica a un corazón que está comprometido por alteraciones en el sistema de conducción, lo que provoca inestabilidad hemodinámica”.

Marcapasos transitorios que se disuelven

En un avance que podría aliviar en gran medida la carga de los pacientes que se recuperan de una operación cardíaca, un grupo de científicos ha desarrollado un nuevo tipo de marcapasos temporal que no necesita ser retirado nunca. Este dispositivo, pionero en el mundo, prescinde del plomo y las pilas y utiliza materiales totalmente biocompatibles, siendo su característica estrella una que parece de película futurista, porque el dispositivo puede disolverse de forma inocua en el organismo una vez que ha cumplido su función.

Desarrollado por científicos de las universidades Northwestern y George Washington, el nuevo dispositivo es un tipo de marcapasos temporal diseñado para normalizar los latidos del corazón tras una lesión o una operación cardíaca. Normalmente, el marcapasos temporal consiste en coser electrodos en el músculo cardíaco que se conectan a una caja externa y que hay que retirar quirúrgicamente días o semanas después, una vez que se ha recuperado el ritmo normal.

Evitar un segundo procedimiento invasivo

Además de la angustia y la incomodidad de un procedimiento invasivo de seguimiento, este proceso puede provocar complicaciones raras pero graves, como infecciones, coágulos de sangre, daños en el tejido o incluso ver cómo los cables se alojan en el tejido cicatricial. La alternativa de los científicos es un dispositivo totalmente biocompatible que pesa menos de medio gramo y tiene 250 micras de grosor.

El dispositivo temporal puede implantarse en el corazón, donde un conjunto de electrodos integrados emite un pulso eléctrico, recibiendo energía de forma inalámbrica de una antena externa a través de NFC. Esto significa que no se necesitan voluminosas baterías, cables o hardware rígido, y que todos los componentes del implante pueden ser absorbidos de forma natural por los fluidos del cuerpo en un plazo de 5 a 7 semanas.

Hasta ahora, los científicos han probado el dispositivo en corazones de ratones, ratas, conejos y caninos, así como en modelos humanos, en los que ha demostrado su eficacia en la estimulación de corazones de distintos tamaños. Resulta interesante que la velocidad de disolución pueda controlarse mediante su composición y grosor, lo que permite al equipo determinar el número exacto de días que el marcapasos seguirá funcionando hasta desactivarse.

Sin duda, otro descubrimiento que reduciría los procesos invasivos en la Medicina, y que ojalá no tarde demasiado en ser aprobado y aplicado en los hospitales de todo el mundo.