Explotación

Nintendo niega estar informado sobre posibles trabajos forzosos en fábricas chinas

La compañía admite que ha realizado una investigación y que ha pedido a sus socios que firmen sus guías de conducta.

Un informe publicado por el Australian Strategic Policy Institute, vinculó a empresas de videojuegos con ciertos casos de trabajo forzoso, concretamente relacionados con la minoría musulmana uigur. Ocurrió, presuntamente, en fábricas chinas en las que se fabrican algunas de las consolas y dispositivos tecnológicos de diversas empresas, entre las cuales están Nintendo, Microsoft y Sony. Sin embargo, en la compañía de Super Mario desmiente que tengan conocimientos sobre esos supuestos abusos.

Durante un turno de preguntas y respuestas con accionistas, un inversor ha preguntado a los miembros de la junta directiva sobre su punto de vista con respecto a los derechos humanos en China. El accionista ha recordado que Nintendo ha trabajado previamente con compañías que han sido relacionadas con problemas de esta índole. Shuntaro Furukawa, el presidente de los de Kioto, ha asegurado que ya han investigado las denuncias y que han puesto en marcha procedimientos.

No tienen conocimiento de que eso sea así

“Estamos al tanto de que hubo un informe que decía que los uigur podían haber sido forzados a trabajar en las fábricas de nuestra cadena de abastecimiento”, ha comentado Furukawa. “Sin embargo, hemos investigado la fábrica señalada en el documento y no hemos podido encontrar ningún informe que acredite que fuera nuestro socio de negocio. Tampoco hemos recibido informes sobre trabajo forzoso en nuestra cadena de abastecimiento”.

Según el presidente, con el objetivo de asegurarse de que no se da esta situación, han establecido una serie de políticas que los proveedores deben cumplir. “Gestionamos nuestro negocio bajo una política que dicta que si hay un riesgo serio a trabajos forzosos, no solo para los uigur, dejaremos de hacer negocios con ellos [los socios]”. Y añade. “Como compañía global continuaremos trabajando junto a nuestros socios de producción para implementar políticas éticas”.

De acuerdo con el informa, más de 80 compañías trabajan con socios y fábricas que fuerzan a los uigur a trabajar.

Fuente | VGC