Returnal, el último en llegar

6 meses de PS5: ¿Mejora su catálogo al de PS4?

Repasamos los catálogos de los primeros seis meses de cada consola de Sony. ¿Ha mejorado el de PS5 al de su predecesora de anterior generación?

Ya se han cumplido algo más de seis meses desde que PlayStation 5 se pusiera a la venta, bajo unas circunstancias de permanentes dificultades debido a la pandemia de la Covid-19. Esta ha repercutido no solo en la producción de consolas, sino también en el desarrollo de videojuegos, lo que ha hecho que estos últimos tiempos hayan sido menos prolíficos de lo acostumbrado en cuanto a lanzamientos, con unos meses primaverales en los que ya estábamos habituados a ver algunos grandes juegos, evitando el más poblado periodo otoñal. Sin embargo, si echamos un vistazo al catálogo de la nueva consola en comparación con su predecesora, descubriremos, sorprendentemente, que la cosa no ha ido tan mal como puede parecer.

Echemos la vista atrás, concretamente hasta noviembre de 2013, para descubrir el catálogo de lanzamiento de PlayStation 4. Entre el mismo destacaba un nombre por encima de todos como es Killzone: Shadow Fall, nueva entrega del pretendido “Halo killer” -que nunca lo fue- y que si bien, como sus anteriores entregas, no colmó las expectativas, sí que sirvió como buena muestra de lo que era capaz la nueva consola. Esas expectativas probablemente siempre estuvieron más altas de lo debido, ya que sí, hablamos de que todos los juegos de la licencia son notables, pero nunca llegó a alcanzar el punto de excelencia que seguramente pretendían desde Sony. Afortunadamente, la compañía nipona liberaría a Guerrilla Games y daría a los holandeses la oportunidad de crear una nueva IP, lo que daría lugar al, esta vez sí, fabuloso Horizon: Zero Dawn.

Junto a él, llegaron dos juegos en dos extremos completamente. Por un lado, el decepcionante Knack, con nada menos que Mark Cerny en el papel de director, pero que lamentablemente pecó de falta de originalidad y de un apartado técnico nada destacable, algo desafortunado teniendo en cuenta que debía convertirse en uno de los adalides del nuevo hardware. Sin embargo, el disgusto se paso rápido con el sorprendente Resogun, un shoot’em up horizontal frenético y divertidísimo a cargo de los fineses de Housemarque, y que se convirtió en un éxito viral al estar incluido entre los juegos gratuitos para suscriptores de PS Plus de aquel primer mes de la consola.

Habría que esperar cuatro meses para disfrutar del siguiente gran exclusivo de PS4, con una franquicia ya conocida en la generación de PS3, que lo hizo muy bien en crítica y ventas en aquella, y que se quedaría en tan solo una entrega en la nueva consola, además del spin off standalone First Light. Hablamos, cómo no, de inFamous: Second Son, el primer gran juego exclusivo de mundo abierto a cargo de Sucker Punch, que con Ghost of Tsushima han descubierto su nueva IP de éxito. Pero en el caso que nos ocupa supieron aprovechar, esta vez sí, el nuevo hardware, y mostraron una ciudad de Seattle muy bien caracterizada, además de poder presumir de un apartado técnico fantástico en el que destacaban los poderes de su protagonista, Delsin Rowe. Este sería el último gran lanzamiento exclusivo de PS4 en sus primeros meses, en un inicio de generación ciertamente dubitativo.

¿Cómo ha arrancado PS5?

Ahora bien, si recordamos el catálogo primerizo de PlayStation 5, ya encontramos lanzamientos importantísimos, entre los que destacan sobremanera dos de ellos. Uno de ellos fue el remake de Demon’s Souls, la obra original de From Software que daría lugar a una nueva forma de entender los videojuegos, en una época -finales de la década de los 2000- en la que la exigencia con el jugador era una característica considerada casi como rareza. A Miyazaki y compañía se les ocurrió plantear todo lo contrario, con un éxito moderado que sí llegaría de manera rotunda con Dark Souls. Bluepoint Games fueron los encargados de rehacer aquel juego de culto, y el resultado no s epuede calificar de otra manera que no sea excelente. El otro gran juego de ese catálogo de lanzamiento es Marvel’s Spider-Man: Miles Morales, una expansión standalone del juego de 2018, también de la mano de Insomniac Games, y que con una duración ajustadísima hizo las delicias de los millones de fans del juego original, que fue un gran éxito de ventas.

Además, llegaron acompañados de dos juegos que funcionaron genialmente como fondo de armario. Hablamos, por un lado, de Sackboy: Una Aventura a lo Grande, una nueva y divertida entrega de la célebre franquicia de Media Molecule, aunque esta vez de la mano de Sumo Digital y sin su componente de creación. Pero cada inicio de generación trae consigo una sorpresa, y esta vez llegó a cargo de ASOBI Team y su Astro’s Playroom, un título de plataformas con el protagonista de Astro Bot: Rescue Mission repleto de imaginación y mecánicas muy ocurrentes que aprovechaban al máximo las peculiaridades del DualSense, el mando de PS5 que era una de las estrellas de este estreno de la consola. Y por si fuera poca la sorpresa, es completamente gratuito para todos los poseedores de la nueva máquina de Sony, suponiendo un homenaje espectacular a los más de 25 años de historia de la compañía en los videojuegos.

En febrero llegaría una nueva decepción con Destruction All Stars, un título multijugador con una premisa a priori atractiva, pero con errores difícilmente superables en el tremendamente hostil entorno de los juegos online competitivos. Entre estos fallos encontramos cierta escasez de contenido y la totalmente incomprensible decisión de hacer de pago -el juego fue incluido con PS Plus- los modos para un jugador. Actualmente se encuentra con su Temporada 1 recién estrenada, pero la repercusión del juego por el momento no es precisamente para ser optimista con su futuro.

Ese mal regusto de boca se nos pudo quitar a finales del pasado mes de abril gracias a Returnal, el juego de Housemarque, que de nuevo mostró sus virtudes en un inicio de generación. Sin embargo, los finlandeses, tras el exitoso -en crítica, no tanto en ventas- Nex Machina, declararon que habían terminado con su fórmula arcade, dedicándose a partir de entonces a producciones más grandes. Pero no confundamos Returnal como un juego de masas, ya que tras su gran apartado técnico se esconde la esencia más reconocible de Housemarque: exigencia, frenetismo, espectacularidad visual, gameplay sólido como una roca… con la tensión habitual que provoca el tratarse de un roguelike, aunque con la posibilidad de mantener algunos objetos y habilidades conseguidas. Tras unos meses de sequía en lo que a juegos exclusivos de nueva generación se refiere, un imprescindible para quien sea capaz de encajar su propuesta.

¿Y qué hay por venir en los próximos meses? Pues se presenta un 2021 muy cargado, con exclusivos de primera línea como Horizon: Forbidden West o Ratchet & Clank: Una Dimensión Aparte, pero con otros bajo el radar que también merecen atención, como pueden ser Kena: Bridge of Spirits o Deathloop, este último con una exclusividad que será solo temporal. Con lo cual, y a pesar de las dificultades de las que hablábamos al comienzo, PS5 completará su primer año en el mercado con mucho y muy buen material al que echar el guante.

Killzone: Shadow Fall

Killzone: Shadow Fall, desarrollado por Guerrilla Games para PlayStation 4, es una nueva entrega del shooter en primera persona de la saga Killzone que nos permitirá revivir el inicio del conflicto entre las tropas ISA y los Helghast.

Killzone: Shadow Fall