MotoGP 21
MotoGP 21
Carátula de MotoGP 21

MotoGP 21, análisis en PS5

Analizamos MotoGP 21, la siguiente entrega de la popular franquicia de Milestone. Las dos ruedas se estrenan en la nueva generación de consolas.

Milestone no se pierde su cita anual con las dos ruedas. El videojuego oficial del campeonato de Dorna regresa tras un año marcado por la crisis de la COVID-19. Para muchos, MotoGP 20 fue una vía esencial para disfrutar del mundial desde la seguridad del entorno virtual. Pero más allá de su valor por las circunstancias que nos rodean, la entrega de hace 12 meses se erigía como un paso más en la evolución del motociclismo virtual.

MotoGP 21 intenta ese avance ascendente, tal y como hicieran los británicos de Codemasters desde que tomaron las riendas de la Fórmula 1. La entrega de este año toma un calibre diferente, especial. La nueva generación ya está establecida. PS5 y Xbox Series X|S son algo más que el futuro de la industria; son el presente. Por ello, el estudio se ha animado a aprovechar las capacidades que brinda la consola, aunque desde un plano bastante conservador.

Sensaciones en la pista

Durante el avance que os ofrecíamos en marzo, ya ensalzábamos algunos de los elementos depurados este año. Nos referimos principalmente al sistema de suspensión, una característica que impacta de lleno a la hora de ponernos en el manillar. Es una mejora dedicada principalmente entre el núcleo duro de la comunidad, aquellos jugadores que ya cuentan con una amplia experiencia en la trayectoria de Milestone.

La suspensión influye de una manera más realista que hasta el momento. Con solo un vistazo a la pantalla puedes predecir hacia dónde se dirige la fuerza de moto, su basculación… en definitiva, transmite de manera natural cuándo debemos dar gas, saber hasta qué límite puedes llevar tu montura antes de que se pase de revoluciones. El sistema no es algo que se aprecie en los niveles de dificultad más bajos. De hecho, os recomendamos encarecidamente que quitéis las ayudas relativas a la toma de curvas. El control mejora bastante cuando no hay nada que intercede en la posición de tu stick.

Este impulso jugable va de la mano de la temperatura de los frenos. Cuando eres novato es habitual forzar el freno al paso de curva. En MotoGP 21 se penalizará no atender a la situación de tus pastillas. Si las tienes muy frías o muy calientes, perderán su eficacia. Al estar en uno de estos extremos, cuando demandes que trabajen no lo harán de la forma que deseas. Esto puede dar situaciones en las que pueden intervenir otros rivales, y es que es habitual llevarte a alguien por delante cuando no te has percatado de ello.

Te caerás una y mil veces. Volver a la pista tras besar la grava es un momento que se repite constantemente. Aunque hay una mecánica que te permite rebobinar los eventos, desde Milestone han querido aportar un poco más de coherencia. Existe una opción en la que tendrás que correr hacia tu moto, como hacen los pilotos de verdad. La secuencia es lenta: después de caer, una cortinilla te coloca en un punto cercano a la moto. Simplemente debes mover el stick hacia la posición de tu montura. El piloto corre de manera automática, y la cámara se bloquea para enfocar de manera exclusiva a la moto. No deja de ser una anécdota para quienes están más metidos de lleno en el juego.

Por otro lado, ANNA sigue mejorando sus capacidades. Puede que suene reiterativo, pero es así. Los ajustes (por porcentaje) de la IA hacen que los los rivales actúen de manera lógica. Sin embargo, no siempre dan el margen habitual en la vida real. Algunas acciones las realizan sin pestañear, sin saber que estamos ahí y que intentamos combatir. Se pasan de agresivos en dificultades altas. Se agradece la introducción de la penalización de vuelta larga.

Trayectoria, tu equipo a medida

El modo Trayectoria es la piedra angula de MotoGP 21. Este modo te permitirá llevar tu alter ego a disputarse el todo por el todo contra las figuras oficiales de las tres disciplinas. Nada más comenzar, y debido a la situación tan especial que vive el planeta, el título te permite seleccionar qué tipo de calendario quieres jugar, si el completo del 2021 o los Grandes Premios que se disputarán en la realidad, como la doble sesión en Losail.

A partir de Moto2, tu reputación marcará si puedes montar tu propio equipo juvenil. Firmar con una escudería te permitirá, cuando seas popular, establecer tu fábrica de jóvenes talentos. Desde contratar un director de equipo que consiga patrocinadores y fiche a pilotos, pasando por seleccionar tus acuerdos, seguir la evolución de los pilotos, etcétera.

Pica el gusanillo seguir explorando este modo, ya que su rendimiento impacta de lleno en nuestro bolsillo. Con mayores créditos podremos formar un equipo de auténticos profesionales cualificados. A los árboles de desarrollo de la moto que ya conocemos, también se le ligan las áreas de investigación en los cuatro principales departamentos: motor, chasis, aerodinámica y electrónica.

Si eliges Honda, por ejemplo, puedes irte a los paneles de su sede para contratar a más personal. Cuanto más y mejores sean (hasta un total de 11 por área), mayor número de datos producirán de manera semanal. No solo basta con ser bueno a los mandos; también debemos tener músculo en la ingeniería. Los test de invierno son una fantástica oportunidad de aliviar los primeros pasos por la temporada.

Echamos en falta mejoras de mayor peso. De lanzamiento no encontraremos la Red Bull Rookies Cup, tan solo podremos partir desde cualquiera de las tres cilindradas oficiales. Tampoco aparecerá desde el inicio la MotoE en los modos de acción rápida y campeonato. Eso sí, llegarán próximamente.

MotoGP 21 en la nueva generación, ¿un verdadero salto?

El análisis lo hemos realizado en base a la versión de PS5. El aspecto gráfico, mejorado frente a lo visto en la pasada generación, no parece aprovechar todavía las capacidades completas de la consola. Corre a resolución 4K dinámica a 60 frames por segundo, los modelados de las motos y pilotos en pista son de un alto nivel, pero los escenarios y la iluminación todavía no están en ese punto que se espera en este hardware.

PS4 y Xbox One todavía le arrastra para lograr alcanzar el potencial que deseamos. Desprende la sensación de ser un título intergeneracional. Aunque no todo es negativo en este aspecto. La memoria SSD permite que los tiempos de carga tomen poco más de un par de segundos entre carrera y carrera. Durante muy poco tiempo se te quitará el control de las manos.

Que no sea el salto gráfico esperado en sistemas como PS5 y Xbox Series X|S no quiere decir que visualmente sea malo. No. Traslada de manera eficaz la licencia, la trata con cariño. No hemos apreciado caídas en el rendimiento, tan solo algunas texturas de baja calidad. En el resto, está en la misma línea de la pasada edición.

La versión de PS5 tiene todavía un elemento más añadido a la ecuación: el DualSense. Los usuarios tienen bastante curiosidad por conocer cómo se comportan los primeros títulos de conducción nativos. Más allá de esos pasos iniciales con DiRT 5 o WRC 9, por nombrar a algunos, Milestone ha compartido en algunas ocasiones su fascinación por las tecnologías que tiene.

MotoGP 21 hace uso de la retroalimentación háptica y los gatillos adaptativos de una manera bastante inteligente. En el chasis del mando sentimos las revoluciones de la moto en tiempo real. Podemos predecir desde la palma de nuestra mano cuándo debemos meter o bajar una marcha. Hablamos de una función que se convierte en mecánica, y eso es de agradecer. En cuanto a los gatillos, debemos confesar que hemos tenido nuestros más y nuestros menos. Imitan la dureza de las ambas palancas, tanto la de freno como la de aceleración. Es un poco incómodo frenar cuando la resistencia es tan alta. Afortunadamente se puede ajustar el grado de acción desde el mismo menú.

CONCLUSIÓN

MotoGP 21 sigue una línea bastante conservadora. No logra sorprender en la línea ascendente marcada el pasado año. La llegada de PS5 y Xbox Series X|S nos ha dejado una versión mejorada de la franquicia que conocíamos, pero todavía tiene sabor a lanzamiento intergeneracional. Eso no quiere decir que esta entrega esté exenta de novedades. Encontramos en el plano jugable dos elementos por encima del resto: el nuevo sistema de suspensión y la temperatura de los frenos. Refinan la fórmula, especialmente entre la masa de jugadores veterana. En definitiva, es un pequeño paso en un futuro que ya se ha convertido, más que nunca, en presente.

LO MEJOR

  • Las mejoras en el sistema de suspensión.
  • El modo trayectoria sigue siendo la piedra angular de la experiencia.
  • La forma en la que aprovecha las capacidades del DualSense en PS5.
  • ANNA, en la línea ascendente

LO PEOR

  • Entrega muy conservadora. Pocas novedades de peso.
  • Pese a la mejora, se respira aroma a título intergeneracional.
7.8

Bueno

Cumple con las expectativas de lo que es un buen juego, tiene calidad y no presenta fallos graves, aunque le faltan elementos que podrían haberlo llevado a cotas más altas.